Porlamar
19 de noviembre de 2018





EL TIEMPO EN MARGARITA 27°C






“Docha” celebra 50 años en la escultura con retrospectiva en el Museo “Narváez”
Cuarenta piezas componen la muestra que abre el sábado 17 del presente mes, como vestigio y presente de la producción del escultor asuntino, tallador creativo de la piedra. Tiene una amplia formación plástica, labrada en sus estudios de arte puro en Margarita y Caracas.
Carlos Villalba-Luna

Foto: Joselín Chacón

En su taller las piezas están diseminadas por los rincones. / Foto: Joselín Chacón

4 Nov, 2018 | Con una retrospectiva en el Museo de Arte Contemporáneo “Francisco Narváez”, Oswaldo “Docha” Gutiérrez celebrará sus cincuenta años de actividad artística, exponiendo 40 piezas de su creativa producción escultórica, que le han valido ser considerado una referencia inequívoca del movimiento plástico en Nueva Esparta.

La apertura de la muestra será el sábado 17 de noviembre, a las 10:00 de la mañana, y entre las obras de mediano y gran formato, sobresalen siete piezas que tiene del artista asuntino el Museo “Francisco Narváez” en su colección permanente. La exposición estará abierta a los amantes de la cultura unos dos meses.
“Docha”, como se le conoce no solo en el mundo de las artes sino también entre familiares y amigos, tiene una amplia formación plástica, labrada en sus estudios de arte puro en las Escuelas de Artes “Pedro Ángel González” y “Cristóbal Rojas”, en Margarita y Caracas, respectivamente.
Nacido el 9 de julio de 1952 en la capital neoespartana, en el popular barrio El Mamey, está casado con Cristina Noriega, y es padre de “Any”, Francisco y José Ibrahín, y de varios nietos, de quienes espera que alguno siga la carrera del arte, “porque mis hijos se dedicaron a otros cosas en las que son felices”.

ALÉGRATE YAURERO EN LA MAÑANA
Habita en una agradable casa en la calle Los Reyes, del sector Palosano, en La Asunción, donde tiene su taller, con esculturas diseminadas por todos los rincones. Al frente de su residencia, como símbolo de la margariteñidad, un fornido yaurero da la bienvenida a los visitantes. “Nació en el techo de la Escuela de Artes Plásticas y ahí lo bajé en un porroncito, y como empezó a crecer lo sembré y ya ves el tamaño que tiene”, nos cuenta.
Recuerda haber ido a Caracas a proseguir estudios en la “Cristóbal Rojas” junto a un grupo de jóvenes salidos de la “Pedro Ángel González”. “Entre ellos estaba Luis Antonio Rodríguez, de los demás del grupo no sé que se hicieron, solo Luis Antonio y yo regresamos a Margarita y hemos seguido en el mundo artístico”, apunta.
Está jubilado como docente luego de laborar como profesor de artes plásticas en varias instituciones, y de escultura en la “Pedro Ángel González”, “escuela a la que quiero mucho, y cuando tengo tiempo libre, me voy para allá para ayudar y a ver el trabajo de los muchachos”, refiere.
Con especial afecto recuerda a sus profesores José Marcano, “Tango” Fernández, Asdrúbal Marcano, Enrique Brito y César Rivas. “El profesor José Marcano me enseñó a trabajar la piedra, el había sido ayudante del maestro Francisco Narváez; y cuando llegué a Caracas, le llevaba ventaja a los estudiantes de allá, porque solo hacían modelado, y yo ya iba un paso adelante porque sabía tallar”, indica.

El nombre “Docha”

“El nombre ‘Docha’ me lo puso un cartero asuntino de nombre Eduardo ‘Lalo’ Rodríguez, un señor muy apreciado, quien entregaba las cartas en una bicicleta de reparto. El me llamó desde que yo era pequeño ‘Oswaldocha’, luego ‘Waldocha’ y finalmente ‘Docha’, y así me dice todo el mundo. Me imagino que es por cómo termina mi nombre Oswaldo”.

“Prefiero tallar la piedra”

Aunque graduado en arte puro, es decir dominador de diversas áreas, “Docha” se considera escultor, y entre los materiales utilizados, prefiere la piedra. “Tallar la piedra es parte de mi vida. Me gusta la de Cumarebo. Ahorita trabajo con granito de Guarame, mármol de San Antonio, y hasta con un mármol de Carrara que dejó por ahí mi amigo, el desaparecido Valentín Malaver”.

Con la Fe en Nueva Esparta

Junto con el ceramista “Chuíto” Rodríguez organizan todos los años el Salón “Con la Fe en Nueva Esparta”, bajo el auspicio de la Fundación “Lilia Mata de Tovar”, y el mecenazgo de Rafaelito Tovar. “Es de los pocos salones de arte que quedan en el país. Tiene mucha rigurosidad y prestigio, con un jurado de recepción y otro de calificación, y otorga bolsas de trabajo a los jóvenes creadores. Tiene como sede el Museo ‘Narváez’, pero es probable que sea convertido en bienal y mostrarlo en varios museos del país”.














Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES