Porlamar
17 de noviembre de 2018





EL TIEMPO EN MARGARITA 27°C






Gracias Tolú
Para dar cumplimiento a su última voluntad esparciremos sus cenizas en la bahía de Guaraguao, ese bucólico paraje que albergó la antigua Dirección de Cultura y la Escuela de Música Modesta Bor, desde donde gerencia el complejo cultural “Don Rómulo Gallegos.
Fernando Fernández Fermín/Coralista de la “Augusto Fermín”

7 Nov, 2018 | De mediana estatura, regordete, de sonrisa a flor de piel, de cálido afecto, excelente rimador, de versado y fino humor. Este personaje tiene nombre, apellido y hasta mote como los buenos decimistas, no puede ser otro que Pedro Luis González Gil “Pedro Tolú”, quien naciera en Carúpano, estado Sucre el 20 de enero de 1946. Formado en las aulas primarias y parte del bachillerato en su ciudad natal, donde se involucra junto con su hermano Miguel Ramón en movimientos que conllevaron los sucesos del “Carupanazo”, el 4 de mayo del año 1962, lo que le imposibilita culminar su bachillerato en esa ciudad y se trasladan a la isla de Margarita cursando el quinto año en el Liceo Nueva Esparta nocturno, mientras que en el turno diurno se dedicaba a impartir clases de inglés, como suplente en la misma institución. Realiza sus estudios profesionales en el Instituto Pedagógico de Caracas donde egresa como docente de idiomas y se especializa en Norteamérica. Ejerció como profesor de inglés en varios liceos y colegios de la isla, además de la Universidad de Oriente núcleo Nueva Esparta; así como profesor titular del Pedagógico del Caracas. Ejerció el periodismo y el humorismo aspectos que combinó en dos diarios regionales, primero en “Sol de Margarita” y luego en el “Diario del Caribe”, donde mantuvo su columna diaria muy particular, llamadas: “La rima asoleada” y “Me caribearon la Rima” respectivamente, de habitual espera por todos sus lectores, que ansiosos buscaban en sus páginas que traería Pedro Tolú en aquellas rimas jocosas, protestatarias o de salutación a su dilectos seguidores. Insuperable gerente cultural, cuando le tocó ejercer la administración pública en el gabinete de los gobernadores Pedro Luis Briceño (desaparecido en ejercicio) y que concluyera Augusto Hernández.
Nuestro siempre director que hoy vuela en lo etéreo, fue un músico de pasión y convicción que sin tener preparación académica, desde lo empírico cultivo esa disciplina con magistral desenvoltura. De innata habilidad para la creación armónica, de arreglos de mucha calidad en la composición coral y de un oído musical absoluto. Emprendedor cultural desde su llegada en el año escolar 1963-64, cuando funda el orfeón del Liceo Nueva Esparta, más adelante por iniciativa de Mario Armas, Antonieta de Armas y Francis Figueras invitan a Pedro Luis a formar parte de lo que sus integrantes iniciales llamaron: “Aquí Venezuela”, que incluso llego a grabar un disco de 45 rpm. En el pedagógico de Caracas funda el grupo coral “Armonio” con estudiantes de esa institución en los inicios de los años 70, finalizando esa década crea acá en Margarita la Coral CANTV con empleados de dicha compañía, pasando por un período de transición muy breve a llamarse Coral “Margarita”, a la que se le unieron un grupo de alumnos del liceo “Nueva Esparta”. Este paso se cierra cuando en el auditorio de la Escuela “Francisco Esteban Gómez” de La Asunción, el propio Pedro anuncia la nueva denominación de la agrupación, como merecido homenaje al músico asuntino don Augusto Fermín de quien tomó varias de sus obras para arreglos corales propios muy significativos, entre las que destacan: “Amor eterno”, “El abajeño”, “Quisiera”, “Noche ideal”, “Alondra” y “Noches margariteñas”. Mentor de grandes iniciativas artísticas y culturales como la aparición de la agrupación juvenil “Orgullo insular”. No podemos dejar de reconocer que este quijote de la cultura, audaz al momento de cualquier iniciativa que impulsara y fortaleciera el movimiento cultural neoespartano y en especial el polifónico, trajera hasta la isla a grandes directores a ofrecer cátedras de técnicas vocal, arreglos y talleres, entre ellos se destacan: las Maestras Modesta Bor y María Colón de Cabrera, los Maestros Cruz Taylor Almao, Héctor Pérez Bravini y Raúl Delgado Esteves, quienes dejaron una estela de conocimientos a sus integrantes en los años de existencia de esta significativa agrupación coral, que hoy por hoy como individualidades y colectivamente siguen resonando en el abanico del canto coral neoespartano. De estas quijotescas hazañas resalta la creación de la coral universitaria “Inocente Carreño” del núcleo Nueva Esparta de la U.D.O. para diciembre de 1978, la cual durante sus 40 años de existencia ha cosechado gran éxito regional, nacional e internacional, de sus filas han germinado grandes maestros de la dirección coral en el estado y otros han trascendido con resonancia en tierras extranjeras. Para dar cumplimiento a su última voluntad esparciremos sus cenizas en la bahía de Guaraguao, ese bucólico paraje que albergó la antigua Dirección de Cultura y la Escuela de Música Modesta Bor, desde donde gerencia el complejo cultural “Don Rómulo Gallegos”. Por todo esto y mucho más gracias Pedro Tolú por dejarme entrar al mundo coral, por tu afecto y enseñanza en nombre de toda la gran familia polifónica y cultural de este estado, serás recordado por siempre.
La Cruz Grande, 7 de noviembre de 2018.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES