Porlamar
21 de abril de 2019





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






Sembradores de Playa El Agua luchan labrando tierra fértil a pesar del abandono
El reconocimiento y no desplazamiento de los agricultores en la isla, con la garantías de tierra, insumos, agua, apoyo técnico entre otros requerimientos, solicitan en las inmediaciones de Varadero en Antolín del Campo, donde a pesar de las limitaciones siguen adelante.
Martha León | @LeonMartik

Foto: RUBEN ALBERT

En la parcela garantizan producción agrícola a los hoteles cercanos, pueblo , vendedores y visitantes. / Foto: RUBEN ALBERT

31 Ene, 2019 | Agricultores de Playa El Agua en el sector Varadero del municipio Antolín del Campo, quienes desde muy jóvenes labran la tierra que recibieron de sus padres y a la que le han entregado gran parte de sus vidas, se sienten en el abandono al no recibir apoyo de los entes agrícolas en la entidad.

Emiro Subero de 80 años, quien labora la tierra con tres hijos y un nieto, indicó que tiene toda la vida trabajando en esa zona, una posesión que él define como fértil y buena porque a pesar de la ausencia de agua les bendice con cosechas de patilla, entre otros rubros.

Subero recordó que en los comienzos del Instituto Nacional de Tierras (INTI) fueron muy apoyados, pero afirmó que estos últimos años han sido negativos, porque deben buscar la semilla, conseguir para comprarlas, y el costo es elevado, al igual que los insecticidas y los alimentos para animales porque no reciben apoyo.
“Antes recibíamos dos veces a la semana la visita de la directora del INTI, ahora no sé quiénes son y eso que yo permanezco en el terreno las 24 horas”.

Foto: RUBEN ALBERT

Emiro Subero está agradecido por los 14 mil kilos cosechados en enero. / Foto: RUBEN ALBERT

Subero mencionó que para la segunda semana de enero aproximadamente recogió un gran cultivo de patillas, un total de 14 mil kilos lo cuales vendió a las personas que pasaban por las inmediaciones del terreno, clientes de hoteles que siempre le visitan y compran, el pueblo, además de regalar a quien le solicita.

Por otra parte entre los rubros de su cosecha se encuentran frijol, yuca, chaco, auyama, melón, patilla, maíz, plátanos y en áreas del terreno tiene un criadero de cochino y borregos que son criados por uno de sus hijos.

Lamenta que tanto trabajo diario está expuesto por la falta de seguridad y los hurtos que sufren. Le han robado siembras de yuca, auyama, patillas, animales.

“La situación por la inseguridad es tan grave que no puedo ni salir y dejar la parcela sola por el temor, al igual que en las noches”. Expresó que cumplen guardias toda la noche, para mitigar un poco los robos de sus cultivos.

Subero exaltó que preparó la parcela para sembrarla y estaba lista, pero en el mes de enero no pudo hacerlo porque no tenía agua. A su vez recordó que en una oportunidad junto a Juan Millán abrieron los cuatro pozos y compraron los tubos, pero ahí quedó todo en un proyecto que no resultó.

Comentó que su hijo ha buscado regar la parcela comprando agua, pero eso no es rentable para nadie.

Por otra parte el agricultor llamó a los entes encargados de suministrar apoyo a quienes trabajan la tierra, a que se acerquen a conocer lo que necesitan, pero no con promesas, sino con hechos, “que vengan a dar respuesta a lo que necesitamos”.

José Gregorio Subero, hijo del labrador de la tierra, enunció que en este periodo de lluvia en la que siembran no lograron que se diera la cosecha. “Ya el trabajar la tierra no es como antes”.

“Para los agricultores no hay apoyo para que tengan agua en sitios como estos, y en cierta parte hemos sentido el abandono de las instituciones y organismos que le compete, porque en los últimos años la agricultura ha tenido un decaimiento en cuanto a la semilla, apoyo técnico, insecticida, por eso en la zona no se observan tantos sembradíos”.

Subero explicó que antes Agropatria y Agroisleña tenían para combatir la mosca blanca, el ácido que son los elementos que por lo general daña las siembras de ciclo corto en las que encontramos patilla, auyama, melón, el frijol.

Asimismo el agricultor manifestó inquietud porque la semilla de frijol que viene cultivando desde hace 60 años está por desaparecer. Es una semilla que por tradición han venido cultivando pero debido a la falta de agua no pudieron cosechar y conservarla para futuras siembras.

José Gregorio Subero refirió que en octubre obtuvieron la semilla de maíz pero no pudieron cosecharlo y recabar la semilla, lo que los llena de inquietud porque desconocen si podrán conseguirlo posteriormente.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES