Porlamar
17 de agosto de 2019





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






La fajina en la Identidad Margariteña
La Fajina por lo general se realizaba los días domingos, y se convertía en una gran fiesta, para todo el pueblo
Verni Salazar

5 Feb, 2019 | Por la escasez de agua en la Isla de Margarita, a través de los tiempos los margariteños se han visto en la imperiosa necesidad de construir pozos, para almacenarla, conservarla y así poder utilizarla, en el caso específico del municipio Antonio Díaz, sobre todo en poblaciones del área más xerófila, desde Carapacho hasta Los Bagres, los utilizaban para surtir a sus moradores del preciado líquido.

Para conservar en buen estado estos depósitos construidos por los mismos habitantes, los vecinos implementaron “La Fajina”, la cual consistía en realizar la limpieza de los pozos y sus acequias además de la reparación de las empalizadas que estaban colocadas alrededor de estos, con el fin de conservar lo más limpia posible el agua, a la vez que evitaban que los animales la ensuciasen.

El cumplimiento de esta primitiva costumbre de solidaridad era ordenada y coordinada por El Comisario, primera autoridad del caserío, quien por intermedio del Cabo de Cita, le informaba a los pobladores el día que se iba a realizar “La Fajina”. La orden para la mencionada “Fajina”, era obligatoria para los jefes de familia, en caso de no poder asistir podía comisionar a cualquiera de sus miembros, pero si por algún motivo ninguno de la casa podía asistir, debía cancelar una cantidad pre-establecida.

Para comenzar “La Fajina”, la primera orden era la de tapar las empalizadas, donde se escogían entre los presentes a los veteranos tapadores, y a estos se le asignaban ayudantes. Luego con picos, palas, chícoras, se encargaban de remover la tierra en la orilla del pozo, la cual era trasladada en canastos por hombres y mujeres, para echarla en los barrancos que quedaban a cierta distancia.

La Fajina por lo general se realizaba los días domingos, y se convertía en una gran fiesta, para todo el pueblo, donde las colaboraciones espontáneas de los vecinos, con sancochos, frutas, etc., para los trabajadores no se hacía esperar y hasta gente de los pueblos cercanos acudían para tan noble labor, ya que en ciertas oportunidades, también utilizaban estos pozos.

Este ejemplo de unión para resolver los problemas de todos los habitantes de un sector, se ha perdido hoy en día en nuestras colectividades, donde los bienes individuales están por encima de los comunes. Debemos volver a “La Fajina”, para que la vida en comunidad se haga cada día mejor.

La fajina forma parte de nuestra Identidad y de uno de los rasgos más importantes de nuestra margariteñidad: la convivencia.

La fajina es Identidad…Yo Soy Identidad.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES