Porlamar
21 de abril de 2019





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






Venezuela es un bonche
Tengo familiares y amigos que se pegaron a sus teléfonos y/o televisores desde las 11 de la noche del domingo 03 de febrero. Esperaron ansiosos las 12 de la noche para saber si Maduro renunciaba ante la primera petición de renuncia voluntaria bajo exigencia de los gringos.
Pedro Salima

9 Feb, 2019 | El 03 de febrero las redes sociales fueron invadidas por audios donde se informaba y alertaba sobre la invasión de una fuerza multinacional a Venezuela, entrando a territorio nacional por tres partes, la más importante la que llegaría por el Puente Simón Bolívar que enlaza a Colombia y Venezuela a través de Cúcuta y San Antonio del Táchira. En los audios se daban algunas medidas para sobrevivir en medio de la tan cacareada intervención. Muchos le dieron veracidad al audio y no enviaron sus hijos a la escuela, además de mantener la televisión encendida toda la noche. Otros optaron por acusar al gobierno de lanzar el audio a lastimar redes a fin de azuzar la esperanza y rodar hasta una nueva decepción entre quienes sueñan con derrocar a Nicolás Maduro. Unos terceros aseguraban que el audio era de un mamadorcito de gallo que pretendía burlarse de chavistas y escuálidos.

Tengo familiares y amigos que se pegaron a sus teléfonos y/o televisores desde las 11 de la noche del domingo 03 de febrero. Esperaron ansiosos las 12 de la noche para saber si Maduro renunciaba ante la primera petición de renuncia voluntaria bajo exigencia de los gringos. La mayoría sostenía (con mucha alegría) que la brutalidad del Presidente Obrero era tal que no iba a renunciar. No tuvieron noticias de ese primer llamado, ni del segundo, ni del tercero. No sé rindieron. Se mantuvieron firmes hasta que el sol asomó su rostro.

Los únicos que se asomaron al Puente Simón Bolívar fueron unos chavistas medio sifrinosos que se tomaron fotos de turistas en el lugar.

El lunes 04 de febrero las manifestaciones fueron de los chavistas para celebrar el Día de la Dignidad. Además, se dedicaron a mamarle el gallo a los esperados invasores. Y bonchar. Cada rincón del país fue un espacio para la risa, el baile y la rumba.

Los gobernantes de los países empatados en una de reconocer al legítimo Guaidó y no al usurpador Nicolás Maduro, se ven preocupados porque el usurpador sigue teniendo el dinero del país para comprarles. Mientras el legítimo se limita a gorrear al embajador de Colombia en Venezuela.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES