Porlamar
26 de mayo de 2019





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






A 71 años del bogotazo
Si bien Gaitán rompe con el ala conservadora del liberalismo permanece dentro del mismo, quizás para no perder la mayoría que internamente habría logrado. Por tal razón se le empezó a calificar como un “socialista liberal”.
Pedro Salima

14 Abr, 2019 | Estudiosos sociales latinoamericanos y europeos con la vista puesta en nuestros países han dicho y escrito que la oligarquía más conservadora, retrógrada y fascista de este lado del mundo es la colombiana.

Se han dado demostraciones de esta característica. Fue El Libertador Simón Bolívar uno de los primeros en conocer y sufrir está particularidad. Hace 71 años los oligarcas colombianos demostraron al mundo cuán conservadores son.

Hace 71 años a esa oligarquía no le tembló el pulso al momento de ordenar el asesinato de Jorge Eliécer Gaitán, un líder social proveniente del Partido Liberal, pero que a raíz de su experiencia como parlamentario, abogado, juez y ministro da un giro hacia la izquierda y decide abrazar las causas del pueblo más humilde, excluido y oprimido.

Gaitán no era marxista, apenas en sus discursos balbuceaba la palabra socialismo, además de un libro sobre las ideas del socialismo en Colombia, sin llegar a proponerlo como alternativa frente al capitalismo en su país.

Si bien Gaitán rompe con el ala conservadora del liberalismo permanece dentro del mismo, quizás para no perder la mayoría que internamente habría logrado. Por tal razón se le empezó a calificar como un “socialista liberal”.

Al no plantearse la lucha de clases, ni mostrarse como un antiimperialista en su esencia, visto en oportunidades como un populista; no podía ser visto como un enemigo del sistema.

A pesar de ello, la oligarquía colombiana teme a que su discurso incentive al pueblo y todo gire hacia un movimiento popular que pudiese radicalizarse, darle nuevas alternativas a los pobres y dar inicio a un reclamo por la inclusión, de manera que no fuesen los mismos apellidos, provenientes de la oligarquía los que siguiesen dominando la escena política de Colombia.

Sólo esa sospecha bastó para que se ordenase su asesinato, se cumpliese la orden. La reacción del pueblo se da y se lanza a la calle. Se da la oportunidad a la oligarquía de usar su ejército para aplastar de manera cruenta, criminal y genocida al pueblo, en busca de sembrar el miedo y evitar las ideas del socialismo.

Así nace “El bogotazo”. Y así la oligarquía colombiana pretendió sembrar el terror. Así fue el punto de partida para años de violencia en el hermano país. De principio la violencia desatada por “El bogotazo” de manera directa se mantuvo por 10 años y fue el germen del conflicto armado que pareció llegar a su fin, pero que el actual gobierno de Iván Duque pretende reavivar con la persecución y asesinato de líderes sociales e indígenas, como un recurso para seguir recibiendo dólares de los Estados Unidos.

Hoy, Colombia sigue sufriendo las consecuencias de “El bogotazo”, pues la oligarquía colombiana, a través del miedo sembrado con la represión, mantiene su control en el país.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES