Porlamar
24 de julio de 2019





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






Panes y dulces con sabor centenario
En La Asunción, capital del estado, se asienta la panadería Pan de Mama que remonta sus raíces a más allá de 1890. Su especialidad el pan de leche. El lugar tiene en sus jóvenes integrantes un futuro garantizado. Tres generaciones comparten la fiesta de la harina con levadura.
Karelys Inciarte C |@kareinciarte

Foto: OLYANA MARCANO-@olyamarcano

Tradición de generaciones, Panadería Pan de Mama. / Foto: OLYANA MARCANO-@olyamarcano

12 Jul, 2019 | Puede decirse que los hijos de María Lárez de Marcano nacieron con un pancito bajo el brazo. Ellos forman parte de una larga tradición de panaderos que, en La Asunción, capital de Nueva Esparta, trabajan la harina de trigo desde tiempos coloniales, pero que desde hace dos años formalizaron su herencia como la Panadería Pan de Mama.

Foto: OLYANA MARCANO-@olyamarcano

Tradición de generaciones, Panadería Pan de Mama. / Foto: OLYANA MARCANO-@olyamarcano

Como la levadura, los hijos fueron creciendo como su pan aliñado y de leche y cada uno aprendió el oficio que transforma la harina de trigo, el agua y demás ingredientes, en panes, galletas y dulces delicias. Pan de mama y no de mamá, así, sin acento, como le dicen los asuntinos a la progenitora de la casa, fue el nombre escogido en vista de que todo el que llegaba al obrador, solicitaba: “dame pan, pero que sea el de mama”.

El árbol genealógico de los panaderos se diluye con la bisabuela Inés, quien le transmitió el conocimiento a su hija Rosa y esta a María, quien a su vez pasó el legado a sus hijos y en la actualidad hasta sus bisnietos colaboran en el negocio. La Mama, con 100 años de edad, ya está retirada del negocio.

FUERTE TRADICIÓN

Se pierde en el tiempo la fotografía: entrar a la casa de esta familia es ver la mesa de madera bañada en harina de trigo, la masa estirada o en pequeños bollos aguardando para recibir la forma de trenza, redonda o de empanada. Aunque la modernidad llegó hace 15 años, con el horno a gas, el de leña se vislumbra en el fondo, y aunque apagado, todavía es funcional, dando calor de tradición al obrador de los Marcano Lárez.

La periodista gastronómica Serenella Rosas, descendiente de esta estirpe panadera, hace uso de la memoria y las anécdotas familiares para indicar que en La Asunción de los años 30, hasta 18 hornos albergaban los panes que se consumían no solo en el municipio, también en varios sectores de la isla.

Rosana, la tercera de las cuatro hijas, es la encargada de continuar el negocio, que se ha visto renovado con Teodardo Vásquez, quien decidió montar la tienda, porque el Pan de Mama solo se vendía los martes y jueves. Ahora la panadería trabaja todos los días: de lunes a sábado desde las 10:00 a.m. hasta las 7:00 p.m. y los domingos desde las 12:00 m hasta las 7:00 p.m.

Luisa Quijada, bisnieta; Samuel Rivero, nieto; Rosana y María Alcira, hijas; mantienen el legado de su madre María, aunque ya no se levantan a la 1:00 de la mañana para empezar la faena del pan, que terminaba a las 6 de tarde, con los suspiros, el último calor del horno.

Ellos trabajan en el siglo XXI, pero conservan la tradición, como las maras o cestas que las vendedoras usaban para el pan y que te reciben para contarte una historia margariteña, si quieres conocerla.

María Lárez de Marcano “La Mama” es un patrimonio viviente

Con una misa de acción de gracias se celebró el centenario de María Lárez de Marcano, La Mama panadera de La Asunción, quien desde el 11 de julio fue reconocida por el municipio Arismendi como Patrimonio Viviente.

Su cumpleaños número 100 es un acontecimiento que comenzó a las 7:00 de la mañana en la Catedral asuntina, la misma iglesia donde se casó con Domingo Marcano Fermín, el trompetista de la banda del Estado y con quien tuvo a sus cuatro hijas.

“Yo nací el 11 de julio de 1919” le contaba a SOL DE MARGARITA esta margariteña que vino al mundo antes del descubrimiento de la penicilina, el 28 de septiembre de 1928 y que estuvo dedicada a hacer panes mientras en el mundo ocurría el crack financiero de 1929, la Segunda Guerra Mundial (1939-45) o cuando el 21 de julio de 1969 el hombre llegó a la luna.

Son 10 décadas, 20 lustros, mucha historia contenida en unas manos aún fuertes de tanto amasar…

Y con tanta historia ¿cuál es el mejor pan? A lo que ella contesta: “El pan que más me gusta es el que yo hago. Pero el pan aliñado está mejor hoy que ayer. Lleva harina, clavo, queso, anís, canela, papelón...” y así sigue la receta de su tradición.

Contactos

En instagram @pandemamalaasuncion. Dirección: Calle Unión a 100 metros del Puente Colonial, sector El Copey, cerca de La Curia.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES