Porlamar
18 de agosto de 2019





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






Usan nim como insecticida para la siembra de patilla
Es la opción más rentable e inmediata que tienen los agricultores José y Emiro Subero para combatir plagas en el cultivo del fruto que han sembrado por años.
Angélica Villarroel Butto|@angelicvillabut

Foto: JOSELIN CHACON - @joselinaymarch

José Subero aprendió de su padre Emiro Subero el arte de la agricultura, una labor que no la ejerce toda persona y que vale igual que cualquier otra profesión. / Foto: JOSELIN CHACON - @joselinaymarch

16 Jul, 2019 | José Gregorio Subero y Emiro Subero, hijo y padre, se han dedicados durante muchos años a la actividad agrícola en el sector Cabo Negro en Manzanillo, municipio Antolín del Campo.

El principal rubro que cultivan es la patilla de distintas especies como la criolla, jubilee y la santa melia; además de otros tipos de frutos como el melón.

En reiteradas oportunidades, el equipo de SOL DE MARGARITA ha tenido el privilegio de conocer el trabajo que con amor y dedicación, realizan este par de hombres de piel morena que reflejan en sus manos y rostros la ardua labor en el campo.

En este año 2019 ya van por la segunda siembra de patilla. Los Subero contaron que hace poco más de un mes plantaron una importante cantidad de matas, no tanto como en otros años pero igual la consideran muy representativa.

El cultivo está extendido en más de una hectárea y media de los terrenos, y los agricultores calculan que para mediados de agosto o principios de septiembre estarán recogiendo la cosecha.

IMPACTO DE LA SEQUÍA
Para José Gregorio Subero y Emiro Subero no ha sido fácil trabajar en tiempos de sequía. Confesaron que se las han visto difíciles, sobre todo porque cuando hay sequía y de pronto entra la lluvia, los cultivos están expuestos a recibir plagas.


“Ha sido muy difícil, hasta un infarto me dio, porque además de la sequía, existe mucha inseguridad en los alrededores, y tenemos que sobrellevar la inflación. Estamos pegados a Dios”, manifestó José Gregorio Subero.

Para combatir las plagas en el terreno, se han visto en la necesidad de recurrir a productos artesanales. Con las hojas de nim preparan un insecticida por las sustancias que contiene esta planta. El proceso tarda un mes aproximadamente, porque las hojas se deben colocar en remojo. El producto final lo usan con una asperjadora manual.

Las plagas más frecuentes en los cultivos son los áfidos y la mosca blanca, además de las hormigas que también son perjudiciales para los cultivos porque mantienen una relación mutualista con este tipo de plagas, que segregan una sustancia azucarada conocida como “miel de rocío” o “ligamaza”, compuesta por glucosa, sacarosa, fructuosa, aminoácidos libres, ácidos orgánicos, vitaminas y otros compuestos, la cual constituye un recurso muy utilizado por las hormigas para satisfacer sus requerimientos nutricionales.

Emiro Subero explicó que han dejado de sembrar rubros como maíz, frijol, auyama, batata, y yuca debido a los problemas de sequía.

Para él los tiempos han ido cambiando en la actividad agrícola, y son más complicados que en épocas pasadas, cuando labraba las tierras desde muy niño con sus padres; sin embargo trata de mantener el espíritu de trabajo y con una sonrisa en sus labios dijo que “si volviera a nacer sería agricultor”.

Cerdos y vacas

Los terrenos de este par de agricultores antolinenses son bastantes amplios, lo que ha permitido combinar la agricultura con la cría de porcinos y ganado vacuno.

Lo cierto es que la alimentación para los animales resulta muy costosa, todos los días deben invertir en más de 35 kilos de engorde, lo que se traduce en un gasto de más de Bs.S 100.000.

“Es tan difícil producir y la necesidad más grande es producir”, reiteró José Gregorio Subero.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES