Porlamar
22 de septiembre de 2019





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






Primera parte de “Ángel temprano”
Ella es una costra de octubre que me arranco adrede, para que duela y sangre,
y no sane nunca.
Juan Ortiz

3 Sep, 2019 |

I

¿Qué harás con las palabras que te traje del mar?,

¿adónde pondrás la casa de agua de orilla,

la taza de peltre,

el mangle

y la voz de mi vieja llamando a los muertos?

¿A cuál lugar llevarás tanta luz sin que se rompa?

De todo lo acabado he tomado un poco

y me he hecho un catre de espera

para aguardar las horas de retornar a ti

cuando toque de nuevo remendarme el nombre.

II

Ella es una costra de octubre que me arranco adrede, para que duela y sangre,

y no sane nunca.

III

Mi sexo más peligroso

siempre ha estado en la letra.

Si te trepo al ojo

llegaré a tu mano

y en cualquier instante te vendrás conmigo.

IV

Si me acompañas en este amor sin decir te amo,

estaré a cada instante,

sujeto a ti por más que una palabra,

y la raíz será más honda,

y seremos una piedra con mariposas por dentro.

Voy al lado del camino,

lo sabes,

quiero arrancar las paredes del tiempo hasta nuestro ahora,

pero aún falta,

y morir queda cerca.

Vivir esto es comprender el infortunio

mientras la sonrisa corona el triunfo,

y vamos de sepelio en sepelio

y la gente va alegre con uno

sin saber qué pasa.

Esta cruz de café que visita en las horas de la costumbre

quita el sueño de la mano contigo,

y saboreo tus muslos,

otorgándote adentro las luces de mi lengua...

Para ese entonces volver es tarde,

y el corazón se vuelve un lugar de andar rara vez, olvidándose de quien fue uno,

porque conviene doblar la vida y guardarla

hasta que sea prudente

y pueda verte de nuevo.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES