Porlamar
22 de septiembre de 2019





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






Un problema de conciencia
La dimensión que habrá de adquirir es inimaginable, dada la gravedad que desde ya encierra, porque no es nada difícil admitir, en base a los análisis más conspicuos, que serán las Farc en esta oportunidad las que generarían cualquier incidente que pueda ser la gran chispa que incendie la frontera.
Ángel Ciro Guerrero/ angelcirog@hotmail.com

5 Sep, 2019 | Lo que día a día se perfila como el más serio enfrentamiento de los muchos que el gobierno de Nicolás Maduro a la fecha ha protagonizado con la hermana república de Colombia, preocupa no sólo a los venezolanos sino al pueblo entero de América Latina. Los gobernantes responsables de toda Latinoamérica han hecho múltiples llamados al presidente Maduro para que modere su lenguaje y apacigüe su actitud que lo retrata como guerrerista aun cuando sostenga que es su deber y su derecho armarse para defender su gobierno y al país, asunto serio que según muchos no tiene reales asideros porque Colombia hasta la saciedad ha sostenido que quiere la paz y no la guerra.

Bastante tiene ya su actual presidente, Iván Duque, con el regreso al monte de una importante facción de las Farc que, con Iván Márquez al frente, junto al tristemente célebre Jesús Santrich, se alzó en armas nuevamente dispuestos a vencer o morir en el intento de establecer un gobierno capaz de derrotar en todo sentido a la democracia colombiana.

Argumentan los combatientes, de quienes se dice allá y aquí que cuentan con firme respaldo de sus camaradas chavistas -lo que estaría por probarse, y se probará advierte el canciller Holmes- que Duque incumplió los acuerdos de paz firmados en La Habana, postura que Maduro aprovechó para acusar a su homólogo de ser el culpable del alzamiento de Márquez, Sandrich y algunos cientos de guerrilleros con probados expedientes en crimines de lesa humanidad y narcotráfico especialmente.

La situación, planteada de resumido modo, tiende a extenderse. La dimensión que habrá de adquirir es inimaginable, dada la gravedad que desde ya encierra, porque no es nada difícil admitir, en base a los análisis más conspicuos, que serán las Farc en esta oportunidad las que generarían cualquier incidente que pueda ser la gran chispa que incendie la frontera.

¿A estos facinerosos les conviene la guerra, igual que a sus pares? Preguntárselo resulta obligante. También demandarle una respuesta al presidente Maduro y a sus asesores, que no los genuflexos, sobre si habrán sopesado, meditado y decidido que a su gobierno y al país en nada ni para nada favorece cualquier asomo apenas de debilidad o complacencia, por solidaridad ideológica fundamentalmente.

La decisión de llevar a cabo ejercicios de alta fuerza militar en la estratégica zona fronteriza, declaración de alerta naranja, la previa a la declaración de guerra, produjo más miedo que alerta entre la población que, alarmada, ruega al Todopoderoso que cualquiera de los dos gobernantes, a conciencia, terminen entendiendo que no tendrán perdón alguno si alguno de los dos levanta el dedo para encender el fósforo o efectuar el primer disparo.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES