Porlamar
16 de septiembre de 2019





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






Palabras para una naturaleza… ¡Don Augusto Fermín!
Se nos van muriendo los hombres y mujeres con cantar de pájaros. Verdaderos santos de carne y hueso están abandonando los nichos de calles angostas, con sus cargas y estampillas
Perucho Aguirre

12 Sep, 2019 | Se nos van muriendo los hombres y mujeres con cantar de pájaros. Verdaderos santos de carne y hueso están abandonando los nichos de calles angostas, con sus cargas y estampillas. Muriendo las flores viejas de los jardines tiznado de tiempo. Las campanas viejas de las iglesias del pueblo.

Se nota la presencia de voladores enlutados. Disecando partituras y la bulla popular perdiendo su clamor de retretas. ¡Van entristeciendo los caminos! Se pierde la doctrina neoespartana y se agrieta el gentilicio de ser de aquí. De lo de aquí.

Los instrumentos y las voces del canto y folklore insular lloran lágrimas de Augusto Fermín en las caras de los jóvenes, para que vean a través de arcoíris empañados, esta tristeza de terrón. Tu redención está en defenderlo Augusto Fermín. La Margariteñidad que se ausenta. Las plazas, la belleza, sonidos que tú. Con tanto tino, hiciste música, despertar mañanero, tardes sangrientas de colores y noches en paseo de soles y luna.

El milagro Augusto Fermín es defender La Margarita que en su ausencia se lleva colmada de estancias. Estás en la sierra. Muy cerca de los manantiales de taparos sagrados. En las cholas y las cayenas. En la jacarandosa risa de carajada de María Ortega. En lo que aún está tapado por lo de ayer. Los encuentros. Despedidas. En los retratos de cajón grande, con manga larga de estribillos puros. En la voz del bello mercado y en las escamas de Rita la de El Tirano. En las maras de tunjas, panes y corazones esplendorosos, almendrones y semillas de merey…

¡Quedaras indeleble en el silencio de los cohetes, campanadas y en la consagración que es una forma silente de belleza! En la voz minúscula que correteó tu mecedora de reflexiones. Al abrir los brazos en la glorieta del jardín de Luisa La Heroína. En la casona de los actos rituales. Y el museo abrirá su capullo de senos benditos para decirte ¡Adelante reliquia…! Vas en la herida hombre bueno de Sepulcro y de la Asunción en el “papán –papa rapa – rapapán” redoblante de Ramoncito.

Y no dormirás eternamente. Siempre habrá bancos en las plazas y quedaras como las animas del purgatorio ¡ávido de velas baratas! ¡Consolación de tu escala musical! Níspero de Chú Subero, Mangos de Bruno Ortega. ¡Como diablo te vas a ir si eras de música!

Augusto Fermín:

¡Aguarda…! Se soltó un pájaro de la jaula a la difunta Can Can y fue a esperarte a las puertas del cementerio. Posó en un guayacán de creyones y su canto alegre cantó tu ahora existir de siempre…”noches margariteñas llenas de encantos y de ilusiones”… “la noche esta serena y el viento suave habla de amor”… ¡Aguarda! – Ven, ahora. Abre bien tus llagas de posteridad y observa tus sentidos quedaros en los sarcófagos afinados para un nuevo concierto del pueblo- ¡Una nueva retreta!... ¡Que vivas!
¿Azul?




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES