Porlamar
15 de noviembre de 2019





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






“La flor es una poesía que se abre cada mañana”
El periodista calló por los momentos, para observar una “torcuchita” (Colibrí o Chupaflor), que revoloteando sus alas en segundos, le extraía el néctar a las Ixoras, que siempre están florecidas.
Emigdio Malaver G. / @emalaverg@gmail.com / @Malavermillo

30 Oct, 2019 | Las caricias de una llovizna mañanera dejaron besos húmedos en las mustias hojas de los árboles y arbustos que rodean o están cerca de la casa del periodista Juancho Marcano, quien junto a su perro Pipo, observaba las sonrisas agradecidas de las plantas, mientras que las montañas aledañas mostraban su cabellera blancas peinadas por la neblina.

Pipo observaba intranquilo al reportero, quien limpiaba con una tijera de jardinería los helechos y por tanto el perro, al verlo tan entretenido, en su labor, preguntó:

- Juancho y ¿Hoy no vas a ir para el conuco? A pesar de que el chubasco llegó y le entonó la canción de la alegría a las plantas.

El periodista, escuchando aquella frase del Pipo, dejó en seco su trabajo, observó al perro y le dijo: Si supieras que nunca había oído a un perro poeta. ¿De dónde sacaste esa expresión “la canción de la alegría?

- Carajo, Juancho, eso me la copié de tí mismo, que creo que la has repetido, varias veces cada vez que por esta Tacarigua de Margarita, aparecen las bondades de una llovizna.

- Ah ok, si es verdad, yo la repito por no soy nada creativo y si se me ocurre una frase, me parece original y a repetirla, para que nadie me la quite. Pero volviendo a tu pregunta, te digo que hoy no vamos al conuco, y si lo hacemos será más tarde, pues viéndolo bien, hoy nos toca mantenimiento al jardín, para tener flores, pues éstas nos brindan fragancias y belleza en cada aurora.

El periodista calló por los momentos, para observar una “torcuchita” (Colibrí o Chupaflor), que revoloteando sus alas en segundos, le extraía el néctar a las Ixoras, que siempre están florecidas.

Mientras tanto el perro Pipo, tomó asiento y observando fijamente a Juancho, le dijo: “Es verdad, hay que cuidar mucho el jardín, porque nos ofrece flores y la flor es una poesía que se abre cada mañana. Y esta frase si es mía Juancho”.

El periodista, soltó la risa con las ocurrencias de su perro, lo felicitó y siguió con su encomiable tarea de jardinería.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES