Porlamar
18 de noviembre de 2019





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






Estudiantes rechazan el acoso escolar continuo
Los educadores deberían saber captar el momento cuando al niño le hacen bullying. Una vez detectado, se necesita una atención integral.
Martha León | @LeonMartik

Cortesía

El niño objeto de bullying o acoso manifiesta cambios en rendimiento y comportamiento. Los padres deben prestar atención. / Foto: Cortesía

3 Nov, 2019 | El bullying es el tipo de abuso que puede ser experimentado por los niños y adolescentes durante su etapa escolar a causa de la apariencia física, la estatura, la religión, lugar de origen, entre otros.

Es innegable que el maltrato o agresión puede manifestarse en burlas, acoso, abusos verbal, psicológico y físico que causa miedo o sensación de peligro en el abusado. Se presenta en las escuelas y liceos y pudiera durar meses o años, por lo que es importante la intervención de padres y representantes.

Alexandra Brito, 10 años, comentó que el bullying es burlarse de los demás, situación que observa mucho en su escuela, en la cual les dicen cosas feas a otras personas y muchas veces pueden llegar a los golpes. Precisó que cuando sucede acude a los profesores o directores. “Creo que eso no está bien, ¿por qué hacer sentir mal a otros niños?, pienso que debemos ser compañeros y amigos”.

Para Braulio Zabala, 13 años, el bullying es cuando los demás se burlan y maltratan diciendo cosas muy malas. “En el liceo en el cual estudio, veo el comportamiento algunas veces, llegan incluso a las peleas por causa del abuso. Al suceder ese tipo de cosas trato de evitarlo haciéndome a un lado y busco decirle al profesor”.

Sara Acosta, 10 años, considera que el bullying es cuando tratas a los demás como gente extraña y en su escuela se ve ese tipo de tratos. Recordó que cuando ocurre ayuda a sus compañeros para que haya paz. “Muchas veces los llevan a la dirección, llaman a sus representantes, pero esos niños no cambian de actitud, pues continúan haciéndolo, muchas veces, no entiendo por qué”.

Ramue Meneses, 10 años, indicó que se burlan de los niños discapacitados, que tienen problemas de vista, o por ser pequeños, “como en mi caso, porque soy pequeño me dicen enano“. Expresó que cuando eso sucede, no hace nada, “pues sé como me llamo y sé quién soy, y no dejo que eso me afecte”. Cuando ocurre le dice a su maestra, pero no usa la violencia. “A mis padres les cuento y ellos me aconsejan que le diga a la maestra, pero nada de caer en golpes”.

Para Agustín Zabala, 14 años, el abuso es cuando se ofende a los demás con burlas o tratándolos mal. “En el liceo, cuando ocurre, trato de buscar la tranquilidad entre las partes, pues pasa cuando no están los profesores. Mi punto de vista es que todos tenemos diferencias y debemos aceptarnos tal como somos”.

Según el sociólogo José Rodríguez Suniaga, el acoso escolar se presenta a cada segundo en los liceos y es una situación que se da en instituciones públicas y privadas, por la misma pérdida de valores que hay en los hogares.

Lo que trae como resultado que niños que no cuentan con esa fortaleza o autoestima que aporta la figura paterna sean presas fáciles para ser acosadas. Está la otra cara de la moneda, cuando es uno de los agresores un niño o joven procedente de una familia disfuncional, en la que no están presentes el padre, la madre y en ocasiones ninguno.

El especialista resaltó que al momento de presentarse un acoso dentro de la institución, la forma de contrarrestarlo o controlarlo es a través de los Defensores Escolares, que lo componen los estudiantes más grandes, quienes se encargarán de la parte jurisdiccional en los planteles.

Precisó que una vez se presenta un caso o situación de acoso escolar, que ha sido notificado por los Defensores Escolares, según la magnitud del problema, se continúa con seguimiento por los Consejos de Protección.

Rodríguez Suniaga indicó que entre las formas para debilitar el acoso están fortalecer los valores desde el hogar para que al recibir algún comentario o burla, no cause ningún efecto negativo. Lo que requiere la intervención de los padres y representantes de observar el comportamiento de su hijo dentro del hogar y fuera de él, en cuanto a manejar la situación, porque cada caso y abordaje es distinto.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES