Porlamar
9 de diciembre de 2019





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






30 años de la caída del Muro de Berlín
Al final el Muro fue construido y permaneció como mudo testigo que fue cubierto en sangre y lágrimas de un pueblo que luchó por su libertad y su reunificación.
Luis Longart Guerra

12 Nov, 2019 | El 9 de noviembre se cumplieron 30 años de la caída del Muro de Berlín. Ese Muro fue consecuencia directa de la Guerra Fría, ese enfrentamiento político, militar y tecnológico entre los Estados Unidos y la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), luego de concluida la Segunda Guerra Mundial.
Concluida esa confrontación, Alemania derrotada quedó dividida y su territorio repartido entre los vencedores de la contienda.

Por un lado, la República Federal de Alemania (RFA), que tenía un sector norteamericano, un sector ingles y otro francés, integrantes de la alianza de países vencedores y de otro lado, la República Democrática, (que ironía), Alemana (RDA) ocupada por los soviéticos.

Recuérdese que los soviéticos fueron los primeros en llegar a Berlín comandadas por el general Zhukov e instalan su bandera en el propio Reichstag en una feroz e implacable contraofensiva que los llevó hasta la propia capital alemana.

La Guerra Fría tuvo momentos dramáticos y difíciles. Entre ellos, tenemos la crisis de los misiles soviéticos instalados en Cuba, el derribamiento de un avión espía estadounidense U-2 en territorio soviético y el apresamiento de su piloto Guy Powers y su enjuiciamiento en Moscú, la permanente tensión entre las dos Coreas, que aun persiste, la invasión de los tanques soviéticos a Checoeslovaquia y el aplastamiento del movimiento encabezado por Alexander Duckek, y por supuesto, el Muro de Berlín.

La URSS llegó a acumular un inmenso y colosal poderío político, económico, científico y militar. Para 1989, tenía 287 millones de habitantes, era la tercera economía del mundo detrás de Estados Unidos y Japón, producía 11 millones 700.000 barriles diarios de petróleo, tenia 5 millones de soldados y 45000 cabezas nucleares. Era poder contra poder en relación con los Estados Unidos.

Miles de miles alemanes orientales habían desertado a Berlín occidental. En la Alemania Federal, los ingleses con su aparato de inteligencia M-16 y los norteamericanos con la Agencia Central de Inteligencia (CIA) usaban ese territorio como base de espionaje político y económico para atraer viajeros de Berlín comunista.

Walter Ulbricht, jefe político de Alemania Oriental, ante tantas deserciones solicitó desde 1958 al primer Ministro soviético Nikita Kruschev una solución radical para evitar las fugas. Fue en junio de 1961 que Kruschev, accedió a la petición de los alemanes orientales. La temida y represiva policía política de Alemania comunista, la Stassi, solo lograba interceptar uno de cada 5 fugados.

Fue una operación cuidadosamente preparada y de ella solo estaban enterados pocos funcionarios de Alemania Oriental. Fue escogido el 13 de agosto de ese año. Ese día grandes depósitos de alambres de púas, losas de hormigón y postes de cemento fueron instalados por soldados protegidos por un inmenso anillo de tanques soviéticos. Se utilizaron 500 toneladas de alambres de púas.

Los Estados Unidos tenían un espía en pleno corazón del Kremlin, Oleg Penkosky quien el 9 de agosto de 1961 supo de la acción planeada para construir el Muro de Berlín pero no tuvo tiempo de informar a Washington. Una red de espías occidentales también advirtió: “El cierre de las fronteras del sector es considerado como una posibilidad inminente”.

Al final el Muro fue construido y permaneció como mudo testigo que fue cubierto en sangre y lágrimas de un pueblo que luchó por su libertad y su reunificación.
Hoy, rendimos homenaje a los mártires que cayeron buscando la libertad y enaltecemos el coraje y la valentía de quienes con sus propias manos derrumbaron un signo antidemocrático, autoritario e ignominioso para la dignidad humana.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES