Porlamar
10 de diciembre de 2019





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






Ángeles Open Water
Para los que vivimos alguna vez en Caracas, la sensación del mar surge inmediatamente al salir del Boquerón I y darse de bruces con el infinito horizonte azul, hoy luce vacío de aquella tremenda cantidad de barcos anclados a la espera de ser cargados o descargados.
Alfredo Calvarese

Cortesía

Ángeles Open Water / Cortesía

28 Nov, 2019 | “Voy de Petare rumbo a La Pastora”, dice aquella hermosa canción que conmueve y evoca con su letra una época maravillosa de nuestro país y mas allá de eso refleja ese único y espectacular paisaje del Ávila con el cual crecimos.

Disfrutar una vez más de esa amada imagen, es posible gracias al hecho de visitar nuestra capital como punto de base para participar en el evento de natación aguas abiertas III Copa Angeles Open Water cuyo título, así expresado en lengua inglesa, le da un toque de único y distintivo y en esta oportunidad la edición se le dedica al sr. Michel Conde, padre de uno de los organizadores y quien fuera colaborador y aliado de las ediciones anteriores.

Para los que vivimos alguna vez en Caracas, la sensación del mar surge inmediatamente al salir del Boquerón I y darse de bruces con el infinito horizonte azul, hoy luce vacío de aquella tremenda cantidad de barcos anclados a la espera de ser cargados o descargados.

La Guaira ya no es la misma desde aquel trágico deslave, me siento perdido ante sus lugares de siempre y cuando finalmente reconozco las instalaciones del Rey del Pescado entonces la infancia vuelve a mí y la cercanía al sitio del evento me emociona llenándome de sentimientos encontrados. Pasamos Naiguatá y luego consecutivamente playa Los Angeles A, B, C y D, la nuestra donde accedemos y el movimiento de carros, familias y nadadores van creando una algarabía llena de colores.

Entrega de liberación de responsabilidades, nos marcamos los números asignados, chequeos médicos para los masters y cada punto de control perfectamente ubicado y la amabilidad era la constante en la atención de los voluntarios.

En la playa, eran ancladas las cuatro boyas que dibujaban un circuito rectangular de un kilómetro y medio. En el caso de los infantiles, cuya salida sería previa a la nuestra, solo darían una vuelta. Luego vendríamos nosotros, juveniles y masters, con dos vueltas para completar los tres kilómetros pautados.

Una vez llegado el último infantil, hacen el llamado para nosotros quienes nos vamos juntando a metros de la orilla para recibir las últimas instrucciones sobre el recorrido y los diferentes motivos por los cuales podríamos ser descalificados. Nos reímos, algunos bromean, otros revisan las tiras de los lentes, otros más recién se colocan los gorros, otros ven el mar en silencio, cada quién enfrenta sus emociones contenidas a su manera. Continúa la correcta atención del personal de apoyo y jueces.

De a uno vamos entrando al mar para nadar hacia la primera boya desde la cual haremos una línea que será el punto de partida, cuando es mi turno me sorprende lo limpio y la transparencia del mar. Las condiciones eran óptimas para gozar el nado y con ello inclusive tener muy buenos resultados.

Dan la salida en medio del bullicio de cientos de patadas y brazadas, miedos y emociones, golpes y esperanzas que se van diluyendo al llegar a la primera boya y que finalmente desaparecen al pasar la segunda y luego toca el encuentro contigo mismo y mantenerte hasta el final en lo mejor de tu propio ritmo.

Un logo de un ángel termina siendo el diseño de la pancarta detrás del podio de las premiaciones. Allí se suceden primero una serie de rifas de los promotores del evento mientras esperamos los resultados y luego viene la emoción de la premiación si has tenido el privilegio de ganarte un lugar entre los tres primeros de tu categoría. Una garúa va apagando el evento que finaliza en medio de la satisfacción y la alegría de todos.

Mientras los nadadores aun revisan sus propios recorridos y se planifican futuros entrenamientos, la playa retoma su rutina entre familiares y amigos, toldos y ventas de artículos playeros, empanadas y bebidas. En silencio y desde mi perspectiva felicito a los organizadores y Dios bendiga una vez más nuestra tierra, su gente y la natación de aguas abiertas




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES