Porlamar
4 de abril de 2020





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






La trinidad en colores
“El encuentro con El Creador es impostergable”.
Alfredo Calvarese

Foto: CORTESIA

La trinidad en colores. / Foto: CORTESIA

5 Dic, 2019 | Así me escribe una amiga muy especial mientras mi corazón le sonríe y a fin de cuentas y de igual manera anda sonriéndole a la vida recibiendo sus dones con alegría y agradecimiento. Frase profunda y significativa que debería ser parte de un estandarte que represente la vida en este planeta. Si por algún motivo has descuidado tu sonrisa interior perdiendo tu mundo interno, basta que te escriban: “¿hoy quién nada, nos vemos a la hora de siempre?” y de inmediato el corazón se despierta y cuando más tarde bajas del carro al llegar al lugar de encuentro, caminas por un momento hasta la orilla mientras abres ese inmenso baúl de azules cuya bisagra es el horizonte con su cordillera en tierra firme y te permites por un breve instante que la luz reflejada entre el cielo y el mar inunde tu alma, inevitablemente se obtiene la gracia y el carisma que permiten sentir la presencia de Dios. El llamado “temor de Dios” no es más que una errada manera de sorprenderse ante la omnipotencia de Dios cuando admiras un paisaje así y disciernes tu propia presencia en él. A estas alturas y sin haber entrado aun al mar ya valió la pena la motivación de las aguas abiertas.

Movemos automáticamente las manos cuando recitamos “en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo” alejados de cualquier estado de consciencia ante el significado de esa Trinidad representada por el Poder Creador del Universo, la Inteligencia Infinita y el Absoluto Inefable. Te lanzas al agua impregnado de las buenas vibraciones internas con las que ya se había cargado tu alma en la orilla y si eres consciente mientras nadas, de tu respiración, de cómo el aire recorre los pulmones, de tu corazón, de los azules del fondo, de la superficie y del cielo, si eres consciente de cómo se mueve a ritmo tu cuerpo por medio de la exacta ejecución de movimientos de huesos, articulaciones y músculos, si eres consciente de la luz reflejada en las burbujas dentro del agua o de la luz en las gotas que estallan por el aire en cada brazada, si eres consciente del color del sol y cómo va cambiando en la medida que va bajando detrás de los cerros y cómo colorea el mar en cada nueva respiración, si eres consciente de lo minúsculo de tu cuerpo ante la magnitud del océano y si eres consciente de lo minúsculo de tu planeta ante la magnitud del Universo, entonces sabes e intuyes que hay una inevitable Inteligencia Infinita en medio de todo esto y que tu eres parte de eso como Hijo y que se manifiesta como Espíritu Santo a cada instante con el Poder Creador del Universo y si has llegado tan lejos te rindes o más bien diluyes en El Padre, el Absoluto Inefable.

¿Es todo esto una manera exagerada de interpretar la natación de aguas abiertas? Tal vez si para muchos, tal vez pura poesía para unos cuantos. Tal vez simplemente consiga las palabras y la expresión precisa que representa el sentimiento de muchos de nosotros nadadores. Tal vez no sean necesarias las instrucciones del sacerdote para recordarnos La Trinidad, tal vez sea solo necesario tomarse un momento para uno mismo, en un lugar sagrado como lo es el mar, al final de una hermosa tarde margariteña, entrando a sus aguas con alegría y en la libertad de dejar en la orilla tu casa, tu gente, tu trabajo, tus problemas, tu familia, tu pasado o futuro, tu ego junto a sus pensamientos y cuando el agua te llegue al pecho, al nivel del corazón, solo cierra los ojos y siente. Permite que La Trinidad se convierta en ti.

Bendecido inicio del mes de Diciembre, el mes de la Navidad. No permitas que nadie, sea pareja, familia, amigos, sociedad o la falta de gobierno desfiguren tu Navidad, llena de colores este evento Divino y maravilloso celebrando la presencia de Cristo en ti.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES