Porlamar
26 de enero de 2020





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






Perfiles de coraje
Para ejercer liderazgo genuino hace falta coraje. Coraje no es la patética actitud pendenciera del guapetón; coraje es la fuerza tranquila que emana de la entereza y la integridad personal
Manuel Narváez / narvaezchacon@gmail.com

7 Ene, 2020 | Eduardo Rivas Casado fue un ser humano admirable. Escrupulosamente honesto, mente brillante y cultivada, generoso y de finas maneras en el trato personal, fervoroso asuntino, venezolano apasionado. Atesoro con satisfacción su grata memoria y el regalo de unos libros que formaban parte de su biblioteca; todos valiosos y útiles: Perfiles de Coraje es uno de ellos.

En 1957 John F. Kennedy recibió el Premio Pulitzer por el libro Perfiles de Coraje, escrito durante una larga convalecencia como consecuencia de una delicada operación en la espalda. El texto relata la experiencia de ocho senadores estadounidenses, quienes en distintas épocas y circunstancias, enfrentaron situaciones difíciles en las que debieron tomar decisiones que pusieron a prueba su integridad personal y la solidez de sus convicciones.

En los casos relatados por Kennedy, esos senadores sufrieron estoicamente las consecuencias de haberse mantenerse fieles a lo que sus conciencias le indicaban como la decisión correcta. Ello implicó para algunos ser extrañados de sus propios partidos por haber transgredido la línea oficial, otros decidieron a contrapelo de la opinión de sus electores y encajaron duras derrotas, otros más contrariaron y rompieron viejas amistades. Nunca se preguntaron “¿cuánto hay pa’ eso?” ni “¿cómo quedo yo ahí?”; simplemente hicieron lo correcto y pagaron las consecuencias.

En tiempos en que la voluble y frívola opinión que se manifiesta en las redes sociales se ha convertido en el oráculo de muchos sedicentes líderes políticos, en tiempos en que el aliento fétido y la impudicia del despotismo chavista amedrenta y prostituye; en esta hora menguada, es bueno recordar que un líder no es quien sigue y halaga a las multitudes, sino quien las orienta y las conduce. Un verdadero líder defiende serenamente sus convicciones, impertérrito ante la amenaza o el soborno.

Para ejercer liderazgo genuino hace falta coraje. Coraje no es la patética actitud pendenciera del guapetón; coraje es la fuerza tranquila que emana de la entereza y la integridad personal, del compromiso de honestidad con uno mismo, de la voluntad de asumir a plenitud las responsabilidades que nos corresponden.

2020 plantea al liderazgo opositor venezolano el reto de la renovación de la Asamblea Nacional. Resolver exitosamente este compromiso exigirá mucho coraje al presidente Guaidó y a la dirigencia que le acompaña; pero también a cada venezolano que anhela un país que progrese en paz y libertad.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES