Porlamar
23 de febrero de 2020





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






La vocación de un educador en Venezuela
Estamos perdiendo lo mejor de nuestro país, los profesionales que han decidido formar a otros bajo estándares de calidad, de entrega profesional y emocional, de hacer bien las cosas en el sentido del conocimiento y el desarrollo humano.
María Margarita Galindo /pensareducativovzla@gmail.com

12 Feb, 2020 |Corren los tiempos y la profesión docente se desvanece al punto que la deserción en esta carrera rompe registros negativos en nuestras universidades. De hecho, la formadora de docentes por excelencia en Venezuela, o sea, la Universidad Pedagógica Experimental Libertador (UPEL), es muestra de ello, la cual pasó de tener una matrícula de 105.239 en el año 2008, y para el 2017, según sus propias estadísticas contana con 51.413 inscritos ¿Y cuántos de ellos serán los egresados en un país donde la diáspora supera los 4 millones de venezolanos por el mundo y lo que se espera, emigrarán otro número importante este 2020?

La profesión docente ha sido sumergida en la más profunda desvalorización por parte de las instituciones encargadas de la materia educativa, nuestros salarios son de hambre y miseria. No existe ninguna protección social. Los seudo-sindicatos no funcionan en ningún sentido. La realidad del docente venezolano es que no tiene ni para pagar el pasaje del transporte público, ni zapatos para caminar, y menos para alimentarse. ¿Dónde está la vocación del maestro de dar enseñanza con amor? La vocación puede existir en un docente pero de acuerdo con estudios científicos la primera necesidad del ser humano es la alimentación, y el eminente psicólogo Abraham Maslow en su famosa pirámide de las necesidades humanas lo certifica. Entonces, nos preguntamos ¿Quién no puede cubrir sus propias necesidades básicas, podrá cubrir las necesidades de otros? Duele reconocer que ya ni de manera digna podemos atender a nuestros estudiantes que sucumben ante las mismas carencias humanas.

La vocación se desvanece y se convierte en desmotivación cuando vemos una reducida cantidad de "colegas" haciendo el juego político ante quienes han destruido lo más valioso de un país: la educación. La vocación se convierte en utopía cuando el salario de los educadores venezolanos varia a lo sumo entre los 3 y 10 dólares mensuales, en un país donde la canasta alimentaria según datos del Centro de documentación y análisis para los trabajadores (Cenda) alcanza los 176 dolares. Ante esta dramática realidad ¿Cómo sobrevivimos los docentes? Esa es la gran interrogante. Aunque la vocación permanezca en nuestro ser y enseñemos ad honorem, cubrir nuestras necesidades básicas y de nuestras familias nos obliga abandonar años de formación y dedicación a esta hermosa labor para migrar hacia otros oficios que permitan soportar la compleja situación del país, o sencillamente abandonarlo buscando nuevos destinos y horizontes.
Estamos perdiendo lo mejor de nuestro país, los profesionales que han decidido formar a otros bajo estándares de calidad, de entrega profesional y emocional, de hacer bien las cosas en el sentido del conocimiento y el desarrollo humano ¿Cuál sera el precio para recuperar un docente e investigador universitario con trayectoria de vida académica y profesional? ¿Cuánto habrá que superar para recuperar ese amor por enseñar de nuestros educadores?

Los maestros y profesores de nuestro país tenemos derecho a una vida digna. Vivir en la miseria no es ejemplo para nadie. La vocación de maestro se lleva en el alma y no en el titulo. En ese contexto, asumimos con responsabilidad que el actual ministro de educación, Aristóbulo Isturiz, solo tiene el título de profesor porque en la praxis resulta evidente que nunca llegó a sentir la profesión docente, lo cual demuestra con mayor desprecio por el magisterio venezolano, al ser parte de quienes incluso han promovido la sustitución de educadores con años de formación y estudios universitarios de pre y postgrado por "maestros emergentes" del mal llamado programa de algo que llaman "chamba juvenil" capacitados en sólo cinco semanas ¡Toda una barbarie de destrucción pedagógica!

¡Docentes, colegas! Necesitamos vencer la oscuridad, necesitamos unirnos y demostrar que la educación es la fuerza que podrá impulsar una nueva Venezuela llena de desarrollo y prosperidad. Tenemos la mayor herramienta para contribuir a que nuestro país pueda vivir una nueva y mejor etapa de vida. Eso no significa volver al pasado. Significa relanzar un futuro cimentado en la educación de sus ciudadanos, donde el venezolano tome conciencia de sus acciones como sujeto activo de una nación.
La educación es un arma poderosa, no la dejemos morir en manos inhumanas y egoístas de seres que solo aspiran su bienestar individual a expensas del sufrimiento de muchos; verbigracia, el pais como un todo. La educación es el combustible que permitirá avanzar a Venezuela en esa nueva etapa de desarrollo que le espera en los próximos años. Aun hay vocación, pero la educación esta en terapia intensiva, pues hasta la infraestructura sucumbe ante tanta desidia. Nunca olvidemos que sólo la educación puede salvar a Venezuela.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES