Porlamar
4 de abril de 2020





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






Pasar sin que la ceniza se ofenda
Cuna de odios y maldiciones,/ ¿de qué hablas?,/ ¿por quién te lamentas?
Juan Ortiz

17 Feb, 2020 |

Andar sin romper la calma,

sin pisar las delicadas ramas del ego de las cenizas,

de los robles fracasados,

como si fuera culpa de tu existencia que se ataran al medirse,

al tratar de llegar al sol con su esencia de madera.

Sus carbones suenan hasta con la tenue brisa, se deshacen,

pero se debe andar,

necesariamente,

sin romper el cristal de sus almas no graduadas en el arte de la vida.

Años y años, y nada.

Libros y libros, y nada.

Palabras y palabras, y nada.

Títulos y títulos, y nada.

Cuna de odios y maldiciones,

¿de qué hablas?,

¿por quién te lamentas?,

¿a quién bendices con tu lengua de gusanos?,

¿a cuál dios clamas por el dolor del retoño que debe recoger sus raíces y replantarse por su cuenta?,

¿qué posibilidad de bondad intentas?

De tu boca ha salido ácido a la tierra,

quemaste tu pluma al final del camino,

mancillaste tu camino de poeta,

el intento más noble que se pudiera,

quizá,

en este sendero de ser malo ajuro,

traspasados en el alma por la piel y la carne,

por las uñas y el cabello;

te volviste fuente de grillos del infortunio,

a pesar de las coronas,

de las tantas líneas en la historia,

vas y quemas las raíces

y luego buscas llevarlas a los cielos con tus oraciones marchitas.

Leerte parece cierto,

pero solo eso,

te jode la esencia,

el sahumerio negro bajo la chaqueta al borde de la costilla izquierda,

donde el corazón cuenta hacia atrás.

¿A dónde vamos sino a falsedades?

¿Qué buscamos entre estas estrellas caídas?

Somos el punto cardinal perdido,

el lugar que escogen los barcos para perderse,

un continente de naufragios.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES