Porlamar
7 de abril de 2020





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






¿Quién contesta el teléfono en Miraflores?
Ni en Carcas, ni en ninguna otra parte de Venezuela, fueron exitosas las manifestaciones convocadas por Juan Guaidó.
José Gregorio Rodríguez Jotaerre577@gmail.com

14 Mar, 2020 | Cuando el diputado Juan Guaidó, ofreció su primer discurso al llegar al país luego de la gira que realizó por varios países de Europa, Canadá, Estados Unidos y Colombia, el pasado 11 de febrero, aseguró frente a un pequeño grupo de seguidores y algunos parlamentarios de la AN, reunidos en la Plaza Bolívar de Chacao, que: “Los mecanismos de presión van a aumentar. Por polémicos que sean, van a aumentar”.

Se refería el jefe político del G4 (Acción Democrática, Primero Justicia, Un Nuevo Tiempo y Voluntad Popular), al recrudecimiento de las sanciones económicas. Confirmaba el verdadero propósito de su tournée.

Comenzó desde ese momento una abrumadora campaña mediática convocando a una marcha para el pasado 10 de marzo proclamando que el pueblo se volcaría a las calles para respaldar su liderazgo.

En el camino renunciaba al estribillo que lo acompañó desde su autoproclamación del 23 de enero del 2019: “cese a la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres”; y asumió en la práctica un nuevo mantra político: elecciones presidenciales con “condiciones electorales irrenunciables”.

Se percató el muchacho de la película que la mayoría de la oposición venezolana, incluyendo por lo menos a dos de los partidos políticos del G4, se preparan para participar en las elecciones parlamentarias como lo establece la constitución.

Convencido por la comisión asesora presidencial instalada en los EEUU, que tenía que reposicionarse como líder de la oposición en la calle, lanzó la convocatoria a marchar el 10M, persuadido de que, ahora sí, la gente saldría a respaldar su liderazgo.

Se equivocó el ex presidente de la Asamblea Nacional y el 10 de marzo se sumó a la larga lista de días “D” por él anunciados: 23 de enero, 2 de febrero, 12 de febrero, 23 de febrero, 4 de marzo, 30 de marzo, 19 de abril y 30 de abril del 2019, entre muchos otros.

Ni en Carcas, ni en ninguna otra parte de Venezuela, fueron exitosas las manifestaciones convocadas por Juan Guaidó.

Puedo testimoniar que la marcha en Margarita fue un rotundo fracaso. La registré con mis propios ojos. No alcanzaron reunir ni a mil personas y sirvió como detonante para agudizar las contradicciones en el seno de la oposición neoespartana. El gobernador Alfredo Díaz jugó a ser el Guaidó local. La convocatoria a la movilización giró en torno a su figura. Sobre este asunto escribiremos en detalles en una próxima oportunidad.

Lo cierto del asunto es que después de más de un año de la autoproclamación del susodicho, el presidente constitucional Nicolás Maduro, sigue contestando el teléfono en Miraflores y todo parece indicar que así será, por lo menos, hasta el año 2025.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES