Porlamar
3 de agosto de 2020





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






Desafíos de la cocina margariteña en tiempos de Coronavirus
Aún no se conocen los catastróficos efectos de la cuarentena, ni las consecuencias de higiene y salud que surjan de toda la crisis. Ni siquiera sabremos cómo será el comportamiento del habitante ante las embestidas de la enfermedad y las actitudes que tendrá en su vida cotidiana y pública, una vez superado el estado de alarma.
Redacción | @elsoldmargarita

Foto: CORTESÍA

Desafíos de la cocina margariteña en tiempos de Coronavirus. / Foto: CORTESÍA

16 Abr, 2020 | ¿LA COCINA MARGARITEÑA PODRA ENFRENTAR LOS DESAFIOS POST-CORONAVIRUS?

Incertidumbre y desesperanza son quizás algunas de las sensaciones que se repiten en cada uno de los actores que hacen vida en el sector gastronómico insular. No escapa a las grandes preocupaciones del mundo culinario. Reflexiones y preguntas que se vienen expresando desde el viejo continente hasta los derroteros del cono sur; desde el milenario mundo asiático hasta el cálido asombro del caribe.

Tampoco es despreciable el hecho que en nuestro país, venimos escalando una crisis estructural de profundo deterioro desde los últimos 20 años, en términos reales. Crisis que ha abarcado los distintos espacios de la vida cotidiana, institucional y constructiva venezolanas. Desde el desabastecimiento, la carencia de insumos y alimentos, la desatención social de vastos sectores populares, así como la grave incidencia en el tema del hambre y de la vida saludable del venezolano. Es un perturbador signo de nuestro tiempo ante lo que amerita ser cada vez más audaz para sortear este camino abultado de obstáculos e imposibilidades, que ha destruido casi por completo los medios de producción y las cadenas de distribución alimentaria venezolana. A ello se le agrega la destrucción de miles de puestos de trabajo, la demolición de la riqueza propia, pulverización de ahorros y una hiperinflación arrolladora que ha empobrecido a millones de venezolanos hasta umbrales nunca antes visto.

Un cuadro que no tenía muchas perspectivas alentadoras hace apenas unas semanas. Cierto que en los últimos 3 o 4 meses se vivía una suerte de burbuja económica, que había traído un respiro al sector comercial local, pero que se dudaba de su permanencia y de sus alentadores efectos positivos o permanentes en el aparato productivo nacional. Pero surgió una crisis de salud mundial de proporciones inimaginables. A esta fecha y a dos semanas de avanzar en la implementación de medidas de emergencia para enfrentar la pandemia del coronavirus, el país se sume en el desconcierto. Ya no solo por la cuarentena que obliga a resguardarnos del virus con todas las consecuencias de impacto económico y social sino también por la implicación forzosa de cierre de fuentes de trabajo, empresas, restaurantes, distribuidores, establecimientos y emprendimientos del sector gastronómico sin precedentes a escala mundial. Y aún más, no sabemos cómo enfrentarnos a la pérdida y a la desaparición de familiares, amigos o allegados. Pérdidas humanas que amenazan con abultar el desconcierto y la desesperanza sobre todo cuando no tenemos certeza de la evolución, el tratamiento o la culminación de esta pandemia.

Aún no se conocen los catastróficos efectos de la cuarentena, ni las consecuencias de higiene y salud que surjan de toda la crisis. Ni siquiera sabremos cómo será el comportamiento del habitante ante las embestidas de la enfermedad y las actitudes que tendrá en su vida cotidiana y pública, una vez superado el estado de alarma. Antes de que crucemos este puente, debemos pensar en los miles de trabajadores que han quedado en desempleo, emprendimientos a la puerta de la quiebra definitiva, personal que no tiene mayores posibilidades de ingresos que los obtenidos semanalmente por sus salarios en establecimientos gastronómicos y sus respectivas propinas.

En los últimos 9 años se ha construido una robusta plataforma de eventos gastronómicos en el estado Nueva Esparta. Este calendario ha resistido embates políticos, electorales y económicos, y sigue consolidándose como una estructura de valoración culinaria al tiempo que le da sustentabilidad a comunidades enteras, cocineros populares y emprendimientos gastronómicos que perviven de estas actividades comerciales de gran impacto económico, social y cultural en todo el estado Nueva Esparta. Con todas sus peculiaridades, se han sabido sobreponer desde la carencia de efectivo hasta la casi ausencia de transporte público. Han superado la falta de ingresos económicos que le al público solvencia para asistir y consumir en estos festivales y se han levantado ante la imposibilidad de tener capital para invertir en sus emprendimientos de cara a las ferias que pudieron llegar este 2020 a más de 58 celebraciones. Estas comunidades en el territorio insular, se hacen preguntas ante la incertidumbre de saber si el calendario se mantendrá la oportunidad de llevar a estos pueblos de 600 o 1.000 habitantes un público que rebase acaso las 5.000 o 10.000 personas. ¿Qué pasará con ello?

Es un despropósito pensar lo que vendrá en los próximos seis meses sin ni siquiera pensar en lo que abordaremos o sufriremos en los próximos 30 días. ¿Y si agregamos la cadena de suministros y abastecimiento de estos locales? Pensemos por un momento en los miles de empleados, productores, pescadores, agricultores, panaderos, carniceros y demás agentes de la cadena alimenticia o culinaria que quedarán fuera de sus sitios de trabajo. Y no porque sean sustituidos, sino porque sencillamente el mercado habrá cambiado para siempre.

¿Volverá el comensal con toda seguridad a las mesas de sus restaurantes preferidos? ¿Existirá ese local? ¿Habrá dinero con el cual podrán pagar sus consumos o sus sencillas compras para llevar a casa? ¿Habrá capital para sostener el reinicio de esta maquinaria de tanto impacto económico y social de la isla de Margarita? Y por otro lado, ¿volverá el turismo a ser fuente de aportes y visitas a la región insular? ¿Cuánto tiempo tendrá el segmento gastronómico la posibilidad de aguantar esta crisis para mirar con optimismo el desenvolvimiento de esta inusitada situación?

En lo inmediato, restaurantes apuntan al modelo del delivery, el sistema pick-up y servicio a domicilio, aun con las dificultades de movilización por falta de combustible, a lo que algunos se adaptaron al servicio en bicicleta. Por otro lado, los emprendimientos redirigen sus productos a las necesidades perentorias. Surgen propuestas muy rudimentarias pero más a modo de ensayo-error y de sobrevivencia que de sustentabilidad empresarial.

Son sólo algunas de las preguntas que nos hacemos, apenas en el comienzo de la cuarentena que controla el libre movimiento por la ciudad y limita el acceso del margariteño a los bienes y servicios. Resultará un auténtico reto dilucidar o al menos intentar arrojar luces sobre las perspectivas de reinicio del sector gastronómico y alimentario neoespartano. No obstante, es necesario brindar ideas y reflexiones sobre los turbulentos momentos que vivimos y los esperanzadores tiempos que deseamos construir.

DINAMICA Y DIVULGACION

Apoyándonos en la plataforma de medios digitales de Margarita Gastronómica estableceremos una campaña de difusión de los resultados de los trabajos solicitados, ensayos, artículos, entrevistas y cuestionarios en los que recogeremos los pensamientos y opiniones de conocedores de las distintas áreas impactadas en esta crisis. Esto difundido como una suerte de bitácora que arroje ideas y reflexiones de los consultados para el público y atentos seguidores del tema gastronómico en nuestras redes sociales.

La estrategia difundirá por medio de Twitter y mensajes de difusión de Whatsapp las publicaciones escogidas y curadas por el equipo de MG. Estas serán rigurosamente seleccionadas y analizadas para luego ser publicadas en la página de Facebook de nuestra asociación civil. En paralelo en la plataforma de Instagram se le estará dando promoción a través de piezas especialmente diseñadas por las que se llegará al más ancho público de seguidores de MG. Adicionalmente, solicitaremos a aliados y patrocinadores aunarse a esta campaña de difusión como una manera de llegar a un público mayor, obteniendo así un alcance nacional y seguramente internacional.

DETALLES DE LA CAMPAÑA

TITULO DE LA CAMPAÑA:

DESAFIOS DE LA GASTRONOMIA MARGARITEÑA EN TIEMPOS DE CORONAVIRUS

ETIQUETA:

#LaCocinaEsTuCasa

REDES SOCIALES

FACEBOOK margaritagastronomica

INSTAGRAM @margaritagastronomica

TWITTER @SaborMargarita

INVITADOS

EMPRENDIMIENTOS DUNIA DE BARNOLA

MAURICIO PARILLI

COCINA ESTHER GONZALEZ

RUBEN SANTIAGO

PILAR CABRERA

JUAN CARLOS SAYALERO

MIGUEL SOLER

ECONOMIA Y FINANZAS FEDERICO BLACK

JUAN CARLOS MACEDO

RESTAURANTES CARLOS GUERRA

NELSON ARVELO

CARLOS CALO

LUIS D’AMICO

COMUNICADORES MIRO POPIC

INES RUIZ

FERIAS AMANDA SORIANO

MAYRA RIVERO

LUIS GARCIA

FRANCISCO VASQUEZ

HIGIENE CARLOS ALVAREZ

SALUD GERMAN ANGELI

PSICOLOGIA YORELIS ACOSTA

MIGUEL ANGEL DE LIMA

IMPACTO SOCIAL LUIS PEDRO ESPAÑA

EMPRENDEDORES MARIFLOR ANDRADE

DORIS GUZMAN

ALI VILORIA

OFICIAL / ESTADAL MANUEL ANTONIO NARVAEZ

LUIS E. RODRIGUEZ

EMPRESAS / GREMIOS JESUS IRAUSQUIN

JOSE YAPUR

MELANIA BALAN

JESUS MANUEL IRAUSQUIN

ANDRES SIMON HERRERA

COMUNICADORES MARIELA CONTRAMAESTRE

REDES SOCIALES HILDA BELLORIN

INVITADOS MONICA JIMENEZ

VICENTE GERARDI

HUGO ORTIZ

CAPITULO UNO: EMPRENDEDORES

NOS SENTIMOS IMPACTADOS ECONÓMICA Y EMOCIONALMENTE

Son los emprendedores del sector gastronómico uno de los espacios donde creció con mayor contundencia el desconcierto. Sea por las debilidades en la sustentabilidad de estas pequeñas empresas, o bien sea por las inmensas complicaciones de comercialización, hiperinflación y consecución de insumos. Ha sido un momento duro, en el que vemos a emprendedores inventarse diariamente nuevas formas de sostener sus empresas, generar ingresos y darle sustentabilidad a sus hogares y familias.

Por ello nos activamos para verificar en un pequeño trio de emprendedores, de qué manera les había tocado la cuarentena y las ordenes de aislamiento social que han impedido la realización de mercados y ferias callejeras, así como también han recortado los horarios de ventas de los supermercados y abastos, garantizando fundamentalmente los suministros alimenticios de subsistencia de la población.

Extendimos la invitación a tres emprendedores incansables e innovadores como Doris Guzmán (Mermeladas Margaji, C.A.), a Mariflor Andrade (Grupo Km 0) y a Alí Viloria (Cruje Alimentos) a respondernos un cuestionario que generó el equipo editor de esta campaña, en el que nos relataran sus experiencias iniciales, impactos y afectaciones de la cuarentena en lo personal y laboral. Estas respuestas, luego de recibidas y procesadas, se las traemos como una forma de recoger el testimonio de una parte representativa del ecosistema de emprendedores del movimiento gastronómico de los últimos años en nuestra isla.

DORIS GUZMAN – MERMELADAS MARGAJI C.A.

Quisimos conocer de primera mano, cómo había sido el impacto de esta crisis en nuestros emprendedores. Doris Guzmán, es quizás una de las más entusiastas y creativas empresarias del área gastronómica, quien se involucra en eventos, mercadeo, constante evolución, mejoramiento y diversificación de su oferta. Es ella quien nos delata crudamente lo que se vivió, en este sector, apenas se tomaron las decisiones de cuarentena en nuestro país.

“Nos sentimos impactados económica y emocionalmente. Nuestros clientes fijos no los hemos podido atender Y no pudimos enviarles el pedido a tiempo. Era una entrada fija mensual y al no percibirla es muy fuerte para nosotros.

Aún es rápido para poder asentar el golpe y activarse en la realización de estrategias que visto el desenvolvimiento de este inusitado proceso, se podrán llevar adelante. Ante eso nos relata Doris que la venta por redes sociales es una opción de muy bajo costo. Igualmente, buscando opciones se puede ir tejiendo redes que los lleven a colocar sus productos en mercados emergentes. “Acabamos de despachar por primera vez uno de nuestros productos en una presentación especial, que es El Guacalito con Dulce de Piñonate que lo ofrecerá como postre en su local. También gracias a este cliente pasaremos a formar parte de la plataforma de comercio electrónico guuao.com”

En el caso de la consecución y procura de insumos e ingredientes aún es muy rápido para tantear sin embargo, en las primeras de cambio, no ha habido mayores inconvenientes en ese sentido. Quizás comiencen en unas semanas a asentar las complicaciones con los efectos de los controles de movilización y transporte de insumos hasta la isla de Margarita.

ENFRENTAMOS ESTA CRISIS CON LA CONVICCIÓN DE QUE ESTO VA A PASAR

MG-¿Qué acciones de higiene y protección ha tomado en su centro de producción?

DG- Seguimos con nuestras medidas de higiene de costumbre e incorporamos el tapaboca. Además estamos limpiando e higienizando constantemente todas las superficies de trabajo. Limpiamos, higienizamos, desinfectamos y además reutilizamos el agua del lavado del instrumental y equipos para proceder al lavado del piso de nuestro centro de producción.

MG-¿Cómo enfrentará el inmenso desafío de esta crisis en los días inmediatos?

DG-Enfrentamos esta crisis con la convicción de que esto va a pasar. En algunos momentos, con temor y al mismo tiempo agradecida por lo recibido en tiempos tan difíciles. Reinventándonos y sacando provecho de los recursos que tenemos.

MG-A esta fecha (3ra semana de cuarentena) ¿Cuáles estrategias piensa aplicar para resistir las semanas por venir?

DG-Tenemos un desafío por delante. Pienso seguir produciendo en la medida de lo posible. Impulsar y desarrollar otros productos de la dulcería tradicional. Además queremos trabajar postres venezolanos, desarrollar sus recetas fáciles de elaborar y publicarlas en nuestras redes sociales.

MARIFLOR ANDRADE – GRUPO KM 0

EMPRENDEDORA – COCINERA – GRUPO KM 0

Mariflor Andrade, es una emprendedora recia y rigurosa. Especialista en las áreas de planificación y desarrollo de proyectos económicos, se sacudió, luego del “momentum” mismo del impacto y comenzó a revisar, ahora como cocinera, qué otros productos no había contemplado desarrollar, “no para salir del paso, para diversificar, si no para repensar respecto a posibles propuestas que ya estaban planteadas a nivel interno dentro del plan de negocios de GrupoKm0 C.A.”

Nos relata que a pesar de diversificar y buscar integrarse en la revisión de nuevas estrategias para superar la situación financiera, buscarán formación a través de talleres online que les permita tomar nuevas estrategias (marketing) para reconducir o afianzar según sea el caso.

Su irreductible decisión es la continuar, produciendo en virtud de que algunos productos se desarrollan en lapsos determinados aun cuando su comercializada está detenida por efecto de las medidas especiales de cuarentena de protección ante la pandemia. Es por ello, que han retomado y la otra área de producción del Grupo Km 0 el cual abarca los alimentos especialmente la producción de tequeños congelados y con ello sigue dando sustentabilidad a este emprendimiento familiar, apalancándose en el servicio a domicilio, los despachos a locales y atención y venta por redes sociales y whatsapp.

SI CREEMOS QUE ESTAMOS VENCIDOS LO ESTAREMOS

MG-¿Qué acciones de higiene y protección ha tomado en su centro de producción?

MA-La higiene ha sido uno de las medidas implementadas antes de la pandemia por un tema de principios, como norma. En la actualidad lo hemos intensificado por las recomendaciones de la OMS. Tomando la previsión, en el centro de producción, del cuidadoso ingreso de la materia prima la cual es desinfectada antes de entrar, con una solución de agua con cloro y luego nuevamente dentro del centro, así como no entrar con ropa ni zapatos del exterior, en caso de haber estado en búsqueda de insumos o despacho. Si antes limpiábamos a diario ahora limpiamos a diario tres veces.

MG-¿Qué estrategias o caminos han tomado para hacer frente al desafío de esta crisis en los días inmediatos?

MA-En los días inmediatos vamos a continuar con la producción de tequeños, no parar, e implementar otras estrategias de venta que estamos definiendo (cambios en la modalidad de venta de algunos rubros), aunado a lo que ya aplicábamos. Desarrollar nuevos productos que satisfagan las necesidades primarias de las personas a precios atractivos que no impacten de gran manera a nuestra estructura de costos, y permitan tener un flujo de caja. Seguiremos revisando nuestro plan de negocios, para poder encontrar en medio de la situación una oportunidad de reconducir, afianzar, mejorar. Todas las crisis traen consigo oportunidades, si creemos que estamos vencidos lo estaremos, puede ser el momento para mejorar procesos, incluir nuevos, seguir estudiando. Hay millones de oportunidades que nos ayudan vía redes a mejorar.

ALI VILORIA – CRUJE ALIMENTOS

Profesional de la comunicación y publicidad, Alí Viloria comenzó compartiendo emprendimientos con amigos y luego se lanzó por un proyecto familiar de alimentos con recetas crujientes que estuvo activo hasta hace poco tiempo, en las diferentes mercados y ferias gastronómicos de la Isla de Margarita. Forma parte de un colectivo de emprendedores que han terminado por darle forma a un incipiente gremio que ordene, regule y busque ventajas en la producción y sostenimiento del ejercicio de estos pequeños empresarios en el estado.

Efectivamente su emprendimiento, como ha sucedido con una buena parte de los innovadores, cocineros, dulceros, pasteleros y panaderos de la isla, “al momento de llegar la crisis del Coronavirus, se encontraba en un cierre técnico. El movimiento ferial se encontraba en una etapa muy baja.”

Alí Viloria nos relata detalles del movimiento emprendedor, que para él “está en constante actividad, aunque sea mental. El coronavirus no es algo que te obligue a parar, el emprendedor siempre anda moviendo piezas en su mente, buscando oportunidades de emprender o de cómo mejorar o adaptar tu emprendimiento a cualquier situación. Les pongo un ejemplo, el 99% de nosotros, los locos emprendedores, con la llegada del Coronavirus no pensábamos sólo en cómo podía afectarnos, pensábamos como abejas en panal: ¡DELIVERY! Después, algunos lo harían y otros no, pero siempre pensamos en las oportunidades de cualquier situación. La resilencia es la sangre que corre por nuestras venas”.

Por ello se agruparon entre algunos de ellos, y entre amigos y allegados, compraron algunos productos e insumos al mayor, para obtener mejores precios, cocinar con conciencia de guerra, es decir aprovechar todo, y extender el abanico gastronómico. Aprovechando que la materia prima se consigue aún, el problema es con otros productos como los empaques. Nos toca es planificar, probar recetas y seguir trabajando incubando ideas y adaptarnos, remata Viloria.

SOLIDARIDAD, CREO QUE ALLÍ ESTÁ LA CLAVE

MG-¿Cómo enfrentar el inmenso desafío de esta crisis en los días inmediatos?

AV- Con solidaridad, creo que allí está la clave, apoyándonos en todo lo que podamos, en la distancia, compartiendo ideas, recetas, inspiración e información útil. El coronavirus cambiará la forma de ver la vida, a unos más que otros, pero no es para siempre, debemos estar dos pasos adelante y trabajar desde ya cuando pasemos el pico de la pandemia y nos acerquemos a la normalidad.

MG-¿Cómo enfrentará en lo personal las semanas por venir?

AV-Estudiar lo necesario o útil sobre el virus, no se trata de saber las cifras a cada minuto, si no saber qué hacer en cada caso, de que cuando llegue a tu comunidad, sepas qué hacer. Planificar las rutas si se va a salir, programar las comidas con conciencia de guerra. No quiero decir con esto que se coman enlatados con galletas, es conocer qué tienes en tu alacena y cuantas comidas tienes cubiertas, ser creativo también cocinando. Tener mejor conciencia del uso de los servicios, gas, agua, electricidad. Seguir siempre los protocolos de seguridad, no bajar la guardia. Tener una dosis justa de información y tener cautela con las redes sociales, no dejar que la desinformación te paralice, o sea lo único que gobierne tu estado emocional y tu tiempo. Disfrutar a mi familia y trabajar en función de la etapa post-virus.

TANQUE DE RESERVA

-Los emprendedores no se rinden. Siguen adelante.

-Se van ajustando al mercado y los tiempos. Miden nuevas necesidades y apuntan a producir para ese mercado. Apuntan a la creación y producción de nuevos productos.

-Queda demostrado que para buena parte de los emprendedores y de las pymes son empresas de sustentabilidad familiar, por ello no pueden dejarlas a un lado, sino por el contrario adaptarla a las nuevas realidades del mercado que es dinámico y aún no termina de decantarse, pues la crisis de la pandemia aún está en desarrollo.

-Los insumos y materia prima aún se consiguen en el mercado. O al menos, poseen inventarios que les permiten cabalgar la cuarentena hasta nuevo aviso.

-La higiene y cuidado en manipulación de alimentos e ingredientes ha sido reforzada, así como el cuidado en la elaboración, empaquetado y distribución de los productos para luego llevarlos al mercado.

-Se disponen a seguir en formación, aprovechando la cuarentena, e incluso profundizarla para medir impactos y adaptarse a los nuevos tiempos y mercados. El rediseño de los modelos de negocios es parte de este plan de formación y especialización entres los consultados.

DISEÑO, RECOPILACIÓN Y EDICIÓN

MARGARITA GASTRONÓMICA, 11 ABRIL, 2020.

#QuedateEnTuCasa

#LaCocinaEsTuCasa

CAPITULO DOS: COCINEROS (1)

PARA NOSOTROS EL MAYOR ESFUERZO HAY QUE HACERLO EN LA REAPERTURA

Los cocineros son esa especie humana a la que el ADN que le compone es irreductible e inalienable. No sabe de perdidas ni de cierres. Ve un obstáculo y reinventa caminos. Si falta un ingrediente lo sustituye inmediatamente por otro. Al menos así son los superhéroes de la cocina margariteña que conocemos. Nunca dicen que no a un plato, y si no es factible, hacen otro parecido. Es una suerte de estirpe de oficiantes que están hechos para sobrevivir en condiciones adversas y de necesidades. Aun con todas las falencias, escasez y desabastecimiento de estos tiempos, han sabido llevar sus cocinas a buen punto. Por eso, más que una disposición personal, en estas circunstancias de cuarentena tememos en principio por su bienestar y resguardo. Luego, sabremos cómo se inventan un nuevo negocio dentro del mismo local. Y así es. Cada cocinero no solo busca sustento por medio de sus fogones sino que también advierte de riesgos y posibilidades que otros no han considerado aún. Tienen la virtud que antes que la salsa se dañe, ya saben a qué sabe. Bueno, en esta cuarentena, han luchado para permanecer abiertos en sus negocios y cocinas., por autentica necesidad. Y cuando eso sea insostenible, comienzan a redactar proyectos y recetas para preparar cuando la cuarentena se levante. Denodadamente se entregan a pensar cómo abrazarán a sus clientes, sus amigos o familias cuando vuelvan a sus mesas. Eso les mantiene la sangre caliente, como en los fogones.

MAESTRO RUBEN SANTIAGO - @rubensantiagomgta

EL MAYOR ESFUERZO HAY QUE HACERLO EN LA REAPERTURA

Desde el inicio de la cuarentena el maestro Rubén Santiago estuvo en contacto con nosotros, aun cuando atendía compromisos en la ciudad de Caracas, para hacernos llegar sus preocupaciones, puesto que estábamos por realizar el Master Chef de la Arepa Margariteña en el cual estaban involucrados más de 10 cocineros e invitados especiales. Y desde ese momento, el maestro Rubén ha estado dispuesto a proteger a su familia, al tiempo que los conminó a resguardarse en sus casas. Como sabemos el cocinero Rubén, primero fue bartender y de allí ha pasado por todas las áreas de servicio y producción en un restaurante. Por ello, conoce de cerca y en carne propia las necesidades y sufrimientos de los trabajadores de este sector. Como él lo llama, “es la parte de la sociedad gastronómica que es más vulnerable”.

Por eso, su sensibilidad le lleva a expresarnos en esta consulta que “Nuestro personal, por el tiempo que tiene entre nosotros, es parte de la familia, viaja en el barco y se niega a abandonar el barco. ¡Mientras el capitán viva, ellos vivirán!”. No deja de ser una muestra de la personalidad inspiradora y guía del maestro Rubén, pues quienes van a su restaurante ven y sienten esa figura del patern-family que arropa y vela por su equipo.

Y aun en su condición física de vulnerabilidad, el maestro Rubén, como sabemos ha pasado por algunos padecimientos de salud a los que se ha sabido sobreponer con absoluta y férrea voluntad, fe y disposición, debe protegerse y así a todo su equipo. De esa manera, decidió asumir la responsabilidad de mantener la cuarentena total y cubrir obligaciones respectivas con todo su personal.

Como ocurrió con buena parte de la oferta culinaria del país, intentaron promover algunos de sus platos en un menú para llevar que no rindió los frutos necesarios para compensar los costos y sobre todo, los peligros de exposición de su equipo. Por ello, decidieron finalmente en la segunda semana de aislamiento, resguardarse en sus hogares.

No obstante, sabemos muy bien que el maestro Rubén Santiago es un inquieto cocinero, emprendedor perpetuo, promotor impenitente e inapagable propulsor, que no descansa, y desde ya piensa en los tiempos que vendrán. Allí, destaca: “Nuestro público siempre estará a nuestro lado. Nosotros, más que una empresa comercial, somos un negocio qué identifica el gentilicio y la cultura de un pueblo. Formamos parte de ella. Para nosotros el mayor esfuerzo hay que hacerlo en la reapertura y necesitamos el concurso de todos y cada uno de nosotros para, una vez solucionada la situación, trabajar en la reconstrucción de la Isla de Margarita, por supuesto, junto a nuestra guía espiritual... ¡La Virgen del Valle!”

MIGUEL SOLER – cocinero @miguelsolerb

DEFINITIVAMENTE LOS NÚMEROS SON DE SOBREVIVENCIA

Es cocinero, maestro parrillero, “cochinólogo”, maestro cervecero artesanal, charcutero embutidor, restaurador, comerciante y dj. Es multifacético y así asume su rol en la escena culinaria local. Por ello, como todos los cocineros y empresarios culinarios del estado, esperaban que la Semana Santa fuera el desahogo de unos tiempos que han sido duros y complicados para el sostenimiento de las empresas gastronómicas y de sustentabilidad familiar. En su restaurante Anafre Grill ha seguido brindando el delivery de sus productos de hamburguesas, sandwichs y choripanes sino que ha retomado la elaboración en su propio centro de producción de embutidos para llevar. Soler explica que “este sistema delivery, que hemos trabajado en estas semanas, ayuda efectivamente pero no resuelve las grandes necesidades y requerimientos del negocio y la familia”. De allí sale su visión más demoledora: definitivamente los números son de sobrevivencia. Aun cuando no deja de mirar a lo que está por venir sentencia, “veremos qué pasa a largo plazo y cómo nos ajustamos a lo que viene”.

Por supuesto, que la falta de facturación y de financiamiento deja al sector desguarnecido. “El mayor impacto lo hemos tenido en la no consecución de recursos económicos suficientes como para poder hacer compras al mayor y fortalecer el stock y la operatividad del negocio. Además nos complica la escasez de combustible precisamente para la procura y transporte de insumos”. Miguel, su esposa Rachel y su hija Michel son quienes atienden el negocio, cocina y servicio desde antes de la cuarentena. Aun así el tema de combustible y movilización va haciendo más difícil cada vez la operación del local. En el momento de recopilar este trabajo, se había decretado la cuarentena más intensa en el municipio Maneiro, donde tiene base su restaurante lo que hace más complicado aún el ejercicio comercial diario.

Con todo, Soler agradece a quienes fieles a su propuesta han seguido solicitando, comprando y usando el servicio delivery que incipientemente sigue ofreciendo en su local: “Gracias a Dios y al comportamiento de nuestra fiel clientela que nos ha dado la oportunidad de sostener parcialmente nuestro negocio familiar. ¡Dios los bendiga!”

ESTHER GONZALEZ – cocinera @lacasadeesther

AHORITA MÁS QUE NUNCA HAY QUE PONERSE EN LOS ZAPATOS DE OTROS

La negra Esther González es una de las cocineras con más energía e ímpetu de todo el sector gastronómico margariteño. Llena de un optimismo embriagante, Esther nos ha sabido inocular el germen del optimismo desde nuestros inicios. Cada vez que el equipo de MG la visita en su restaurante para compartir una cena, un evento o cualquier otra aventura, de una vez asume la responsabilidad de motivar a los demás, de darnos razones para insistir y brindar alegría en cada encuentro. Así su risa franca es un combustible necesario para avanzar en esta cuarentena.

Sabemos lo difícil que debe haber sido para Esther y su hija Aisha tomar la decisión de cerrar momentáneamente el local en el Valle de Pedro González. Así lo dic, la propia Esther: “decidimos cerrarlo hasta ver qué pasa con toda esta situación que estamos viviendo. Con los empleados se le sigue pagando y dándole mercado de alimentos para ayudarlos a llevar la situación”.

Muchos dicen que la cocinera Esther tiene legiones de seguidores y no clientes. Son sus fans. Y ese grupo de fieles seguidores de su cocina, han respondido escribiéndole o enviando sus mensajes por redes sociales o texto. “Se siente confortable cada vez que recibimos mensajes alentadores de nuestros clientes. Saben Uds. que nuestra comida no es para llevar. Nos gusta que los clientes vengan y disfruten de la casa y nuestra hospitalidad”.

Y finalmente, ese espíritu colaborativo y cómplice de Esther y Aisha ha aflorado nuevamente con esta situación. Pone, desde su residencia, un granito de arena y colabora con las personas más necesitadas en su entorno. “Todos los días pasan niños buscando algo para comer y por supuesto, les estamos tendiendo la mano. Siempre tratamos de ayudar, y ahorita más que nunca hay que ponerse en los zapatos de otros y tenderle la mano”, remata la solidaria Esther.

TANQUE DE RESERVA

-Los cocineros, como profesionales curtidos en el fragor de los fogones, no se amilanan ante las adversidades. Hacen una pausa y luego se reinventan en sus negocios.

-Como todo el sector se fue ajustando a las medidas de cuarentena. Aunque el control de combustible y los horarios restrictivos al público han tirado por la borda la posibilidad de darle sustentabilidad a los servicios de delivery (domicilio) o para llevar.

-Diversificación de la oferta. Nuevos productos o construcción de una oferta que se adapte a las necesidades más perentorias del público con los recursos, insumos e ingredientes que disponga cada restaurante.

-Sin facturación es difícil darle viabilidad a la apertura de los locales o a la consecución de un inventario más amplio para ampliar la oferta de productos.

-La fidelidad de la clientela es un activo importantísimo que buscan mantener. Atendiendo o acercándose a las necesidades más inmediatas que tengan. En todo caso, no se rompen los vínculos para apuntar a la reapertura de los locales cuando lo permita el levantamiento de la cuarentena.

-La solidaridad es una bandera que levantan los restauradores y cocineros. Piensan en su equipo y extienden sus redes colaborativas para ayudar a sobrellevar este paso tan complicado de la cuarentena. Al mismo tiempo, extienden sus acciones de contribución con los más necesitados del entorno de sus locales o de sus comunidades residenciales.

-La fe, sigue siendo el alimento más importante de quienes vivimos en la isla de Margarita. Guardamos la fe infinita que la Virgen del Valle nos arrope con su manto, no sólo para protegernos en estos tiempos de pandemia sino guiando los pasos para salir en lo sucesivo de los inmensos retos de salir a la nueva normalidad que se nos avecina.

CAPITULO TRES: SALUD MENTAL

YORELIS ACOSTA – PSICOLOGA SOCIAL · @cuidesusaludmental

1-¿INCERTIDUMBRE O MIEDO?

Apoyándome en algunas notas que voy haciendo y en análisis del comportamiento colectivo del venezolano en estos días intentaré unas ideas sobre el impacto, la incertidumbre y la desesperanza que están sembrados en estos momentos en los venezolanos. Apuntemos que nos llega esta situación de pandemia sobre una crisis macro que ya traíamos. ¿Qué es lo primero que yo observo? El miedo. Hemos oído mucho del miedo, porque las pandemias traen una dimensión psicológica, una dimensión social, una económica que debemos atender. Y efectivamente esa fue la primera reacción ante los anuncios de cuidado ante el coronavirus y es una reacción normal ante una situación que es anormal. Entonces, gran cantidad de personas van a sentir preocupación, angustia, tensiones en mayor o menor medida, porque esta es una pandemia que si bien no es la primera de este siglo si es la de mayor magnitud que implica perturbación psicosocial que excede nuestra capacidad para mantenernos en calma y con cierta racionalidad para enfrentar los hechos. Acompañando el miedo, vimos la reacción impulsiva e irracional de salir a hacer colas, a comprar, a guardar, para proteger la familia, tememos porque somos una sociedad vulnerable y tenemos miedo de estar infectados y que el sistema de salud no nos va a proteger. Tememos por la historia que nosotros tenemos y por las noticias que nos llegan de países que con un sistema de salud mucho más robusto que el nuestro, sus ciudadanos se sienten frágiles. Ahora, la incertidumbre y la desesperanza no son las sensaciones que estoy percibiendo en este momento, luego de las primeras semanas, sino este pánico, este miedo colectivo. Luego de dos o tres semanas de encierro lo que percibo es mucha ansiedad, aburrimiento e inclusive hastío. Hay gente que no tolera estar mucho tiempo encerrado, hay muchas preocupaciones, se les agotó el dinero, la despensa. Y tenemos un gran sector de la población que vive del día a día… Otra consecuencia que estamos viendo son los problemas a lo interno de las familias. Hay familias que presentaban conflictos de hijos adolescentes con problemas de comportamiento, consumo de drogas. Los esposos con consumo de alcohol, infidelidades, en fin, ciertos problemas que el encierro está haciendo que se pongan en evidencia. Ese ponerse en evidencia de las mentiras, los comportamientos violentos y adictivos es otra consecuencia de este problema que estamos viviendo. Así que las consecuencias van desde lo más individual, familiar y social y no hemos hecho absolutamente nada para atender la dimensión de salud pública del problema de coronavirus que está dejando, como vemos, este tsunami emocional, este movimiento a lo interno de la familia y a lo individual y que está, también comprobado, que eso trae consecuencias que debes ir previendo: cómo mejorar los sistemas de salud o ayuda psicológica.

2-DE LO INDIVIDUAL A LO SOLIDARIO

Desde la dimensión psicosocial, estas emociones que se han generado con esta crisis sobre otra crisis, donde es muy difícil trazar estrategias, dar soporte social porque no hay dinero para los subsidios y apoyos sociales. Pero el sentimiento de solidaridad y acompañamiento es fundamental en estos momentos, porque son momentos de darle aliento a la gente, que sean las emociones de vinculación las que prevalezcan, no las de ruptura, no las que paralizan como el miedo o como la rabia. Debemos potenciar emociones como la solidaridad, el apego, el interés e incluso la alegría y la serenidad que son estados emocionales que nos unen, que fortalecen los vínculos. Entonces esa es una de las primeras indicaciones que se deben hacer con respecto a esta situación que estamos viviendo.

Por otra parte, no hay una respuesta cierta para llevar de inmediato sosiego a la población. Yo creo que la realidad nos invita a repensarnos. Esta realidad es inédita y aunque hemos tenido otras pandemias, ninguna ha tenido la magnitud y las indicaciones como ésta del aislamiento que nos obliga a estar en casa y comienza a repensar la vida y nuestros esquemas de relaciones.

Otra indicación se refiere la necesidad de mirar otras dimensiones como el encierro, las dinámicas familiares, la distribución del espacio, las nuevas normas que rigen la convivencia prolongada y el manejo de las emociones. Las emociones cambian, la sintomatología o su expresión es distinta en cada uno de los miembros de la familia e incluso en cada uno de nosotros, las emociones cambian día a día; la dinámica familiar va a depender también de las características de sus miembros, si hay antecedentes de otros problemas conductuales o psicológicos, esos se va a exacerbar. Por lo tanto hay que estar pendiente de cada uno de los miembros de la familia.

3. CUARENTENA PRODUCTIVA

La gente se pregunta ¿qué hago en la casa?, ¿cómo hago para matar el tiempo?, y no se trata de eso, sino de ser productivo en su casa, aproveche de aprender algo, aprovechar los miles de cursos virtuales que han abierto universidades que pueden incluso fortalecer tu formación profesional porque algunos te conducen a certificados. Aprender un oficio. No es solamente estar en las redes sociales consumiendo información banal. Hay mucha información que te puede dejar cosas interesantes. Pero también hay que considerar que muchos no tienen internet, entonces es el momento de solidaridad, de ayudar al que no tiene ese recurso. Envíele el libro que descargaste por email. Llama a alguien y sugiere actividades con los niños, e inclusive, si tienes tiempo, porque observo que todavía hay personas que tienen mucho tiempo libre, ayude en la distancia con las tareas de los hijos de sus vecinos. ¿Cuántos maestros y profesores jubilados tenemos?

Mis recomendaciones van por allí, pero resalto la visión social y mirar los problemas en varios tiempos. El hoy y también el mañana cercano: cuáles acciones podemos ir desarrollando o ir perfilando desde ya, para el regreso a la normalidad, al trabajo. No olvidemos que las pandemias tienen secuelas psicológicas presentes, pero también va a dejar secuelas más adelante, en aquellas personas que hayan perdido un familiar, o que lleguemos al trabajo y falte alguien, o que alguien estornude en la oficina o en un transporte público, esto último va a generar miedos y exclusión, por ejemplo. Ese derrumbe de las certezas, el cambio de los conceptos como el futuro, como la seguridad laboral, o por el contrario el miedo a perder mi trabajo; el concepto de tiempo, pero también hemos aprendido en estos momentos que el descanso es importante, y hacer una ruptura entre una semana y otra también para la orientación espacial y temporal. Por eso la expresión de algunos: “que todos los días del encierro parecen igual”. Hay gente que señala que hoy no sabe qué día es. Entonces hay que organizar rutinas para que los días no parezcan iguales, poner un calendario a la vista, marcar el paso de los días, construir rutinas para todos los miembros de la familia, y hacer cosas distintas los domingos. Así podemos sentirnos más orientados en el tiempo. Finalmente, hay que prepararse para los nuevos retos, para los nuevos comportamientos, las nuevas competencias que debemos aprender para enfrentar ese futuro que nos viene, que es un futuro distinto. Es una nueva realidad.

TANQUE DE RESERVA por YORELIS ACOSTA

Cómo escribí para el portal prodavinci.com, estas son algunas de las recomendaciones sobre cómo lidiar con el aislamiento prolongado y el manejo de las emociones en este encierro qué más hacer en estos momentos:

· Céntrese en el momento presente.

· Vayamos resolviendo día a día.

· No consuma información en exceso sobre el coronavirus. Ya lo sabemos, ocúpese más bien en leer otras cosas, aprender, resolver, y ayudar a los suyos y a sus vecinos, si puede.

· Establezca espacios y horarios.

· Diseñe rutinas para todos los miembros de su familia. Manejo especial requieren los niños y adultos mayores.

· Incluya actividades físicas pero también de formación y aprendizaje.

· Informe que Ud. debe trabajar, para que se respete su labor y se eviten interrupciones.

· Maneje sus emociones, disminuya la ansiedad. Procure reducir los pensamientos negativos incluyendo otro tipo de información que equilibre el pensamiento y le de tranquilidad.

· Debemos potenciar las emociones que nos vinculen: como la solidaridad, el apego, el interés, la alegría, la serenidad.

· Busque ayuda profesional, si la requiere




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES