Porlamar
9 de agosto de 2020





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






Un presidente a la medida
Para diciembre de 2018, Guaidó viajó a los Estados Unidos, Colombia y Brasil para coordinar los planes de manifestaciones masivas que se realizarían en el marco de la nueva toma de posesión presidencial de Nicolás Maduro, en enero del 2019.
José Gregorio Rodríguez Jotaerre577@gmail.com

15 May, 2020 | La periodista Shannon Ebrahim, colaboradora de importantes medios de comunicación del mundo, publicó desde Sudáfrica el 17 de febrero del 2019, un perfil de Juan Guaidó, revelando antiguos nexos del personaje con organizaciones de la extrema derecha mundial, especialmente con Optor, movimiento juvenil que nació en Serbia en 1988, que cuenta con centros de adiestramiento en Europa, donde los “escogidos” son entrenados en métodos de lucha para el derrocamiento de gobiernos que no cuentan con la “bendición” de los EEUU. Según la reportera, el aprendizaje de Guaidó habría sido financiado por la ONG estadounidense, National Endowment for Democracy, la CIA y la USAID.

Ebrahim escribió: “Venezuela se está convirtiendo en una prueba de fuego para la capacidad de Occidente de llevar a cabo con éxito un cambio de régimen sin ejecutar una intervención militar completa. El presidente Trump no está tan interesado en movilizar grandes cantidades de tropas para organizar una intervención militar como lo hicieron en Irak, pero está decidido a perseguir el cambio de régimen por otros medios”.

Según la periodista, en noviembre de 2010, Guaidó asistió a un curso de capacitación secreto en México para derrocar al presidente Hugo Chávez. El entrenamiento habría sido proporcionado por Otpor, (significa resistencia) y fue financiado por la ONG estadounidense, National Endowment for Democracy.

Al regresar a Venezuela, Guaidó se incorporó activamente a la campaña de desestabilización que incluía la violencia callejera y en el 2014 aprovechó mucho lo aprendido en su entrenamiento, promoviendo las Guarimbas.

En el 2017, participa en los actos vandálicos que destrozaron bienes muebles y unidades de transporte público en la ciudad de Caracas.

Para diciembre de 2018, Guaidó viajó a los Estados Unidos, Colombia y Brasil para coordinar los planes de manifestaciones masivas que se realizarían en el marco de la nueva toma de posesión presidencial de Nicolás Maduro, en enero del 2019.

Fue un plan minuciosamente elaborado con el secretario de Estado de EE. UU., Mike Pompeo, con quién se reunió con el 10 de enero. El personaje de marras se autoproclamó el 23 de enero del 2109 y Pomeo fue el primero en “reconocerlo” como presidente “interino”.

Ebrahim denunció que hasta ese momento, los esfuerzos de los Estados Unidos para sacar a Maduro de manera encubierta habían fracasado todos. Se refirió a la Operación Constitución, a la Operación Armagedón y al intento de asesinato en el desfile de la GNB de agosto del 2018.

Posteriormente tuvieron lugar los sucesos en la frontera colombo-venezolana del 23 de febrero y del Distribuidor Altamira en la Gran Caracas, el 30 de abril del año pasado.

La estrategia más reciente fue el “macutazo” conocido como Operación Gedeón, de cuyos detalles y sus principales promotores ha informado ampliamente la prensa nacional e internacional.

El “liderazgo” de Guaidó no es espontaneo, fue confeccionado como un traje a la medida por la administración de los EEUU.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES