Porlamar
24 de mayo de 2020





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






Santiago Bacci: El virus no se irá hasta que seamos inmunes
El internista-infectólogo del Centro Médico de Caracas asegura que para lograr el desconfinamiento en Venezuela se deberá aprender de los aciertos y desaciertos de la "desescalada" en otros países.
Redacción | @elsoldmargarita

Foto: CORTESÍA eluniversal.com

Duración estimada de esta pandemia es de 18-24 meses y no terminará hasta que tengamos una población inmune en 70%. / Foto: CORTESÍA eluniversal.com

15 May, 2020 | Reforzar o flexibilizar la cuarentena, reabrir la economía, la “nueva normalidad” y la creación de la vacuna o el tratamiento, son los temas que más se debaten en esta inesperada época del Covid-19, señala el portal eluniversal.com

Según la visión médica del Dr. Santiago Bacci, internista e infectólogo del Centro Médico de Caracas, para flexibilizar el confinamiento en Venezuela, debemos tomar como ejemplo los aciertos y desaciertos de la “desescalada” de los españoles.

“Hay que ganar conocimiento de qué es seguro y qué no lo es, dónde se puede mantener la distancia social y dónde resulta imposible en términos prácticos. Hay que ir con pasos conservadores, pie de plomo, e ir evaluando sobre la marcha el surgimiento de nuevos casos. Es preferible sobrereaccionar que reaccionar con pocas medidas de prevención”, señala.

“La evaluación de los distintos planos de apertura, en pleno desarrollo, en los diferentes países que ya pasaron el primer pico de la epidemia, nos servirán a nosotros para imitar aquellos que resultaron exitosos”, indica.

Asegurar que quedarse en casa salva millares de vidas, pero “nadie es fanático de la cuarentena y no tenemos dudas de que es insostenible a medio plazo. La afectación de los medios de vida de los ciudadanos es tan peligrosa como la vida misma y no hay dudas de que la cuarentena es un lujo que no todos se pueden dar”.

Además, sostiene que es complicado calcular las severas y dramáticas consecuencias sociales y económicas de la prolongación del confinamiento. “No faltan los que perciben la pauta de prevención impuestas como una democracia en cuarentena”.

¿Qué información es fundamental para guiarnos en el modo de hacer la reapertura económica?

El internista sostiene que las dudas sobre cómo evaluar la inmunidad de los venezolanos van a jugar un papel crítico al enfrentar la nueva normalidad.

“Alguien con coronavirus puede lucir perfectamente sano. Son enfermos sin síntomas, que no son detectados por el radar de un médico. En la comunidad ocurre diseminación silenciosa de la enfermedad que no podemos detectar, a menos de que realicemos pruebas diagnósticas en la población. El número de pruebas moleculares de reacción en cadena de polimerasa (PCR), podría ser un buen indicador para iniciar el desconfinamiento”.

Igualmente, manifiesta que en nuestro país debemos mejorar este aspecto del diagnóstico de laboratorio del coronavirus, para evaluar mejor donde estamos parados respecto al número de infectados y la inmunidad del grupo necesario para desacelerar la trasmisión exponencial.

“La relativa poca cantidad de pruebas que se ha hecho, hace difícil la aplicación de modelos epidemiológicos matemáticos para hacer proyecciones de reapertura. No podemos hacer aterrizar este avión con los ojos vendados”, expresa.

En relación a las pruebas serológicas, hay más calorías del momento y menos luces sobre su capacidad de detectar el virus (sensibilidad) y los problemas de falsos positivos y negativos con las pruebas serológicas disponibles.

“Estamos solo iniciando el camino de la validación de estos métodos paraclínicos, los cuales debemos evaluar quienes han tenido contacto con el virus y quienes han desarrollado anticuerpos neutralizantes protectores y afectados el confinamiento. Otra medida epidemiológica recomendable es diseñar controles de control de infecciones y la corrección identificación y rastreo de contactos de los casos comprobados”, agrega.

Escenarios para los próximos meses

“Según algunos expertos, la duración estimada de esta pandemia es de 18-24 meses y no terminará hasta que tengamos una población inmune en 70% o más de inmunidad de rebaño. El virus no se irá a ninguna parte hasta que una buena parte de los venezolanos estemos inmunes a él”, asegura el Dr. Bacci.

Según un documento recientemente publicado de la Academia Venezolana de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales, los modelos matemáticos señalan la posibilidad de un subregistro actual en el número de casos publicados.

“En Venezuela, el desarrollo de la epidemia ha experimentado un retraso, como consecuencia del confinamiento. El escenario de una curva aplanada y un control total de la epidemia que se ha difundido es improbable a la luz de sus proyecciones. Sin embargo, no parece factible que la epidemia detenga su curso. El país debe prepararse para el impacto que representa un número entre 1000-4000 casos nuevos, entre junio y septiembre de este año".

Bacci destaca que, aparte del distanciamiento físico, el lavado de manos y el uso del tapaboca, nuestra mejor carta de naipes podría ser una vacuna segura y efectiva, en la cual están puestas las esperanzas.

“El desarrollo de esta vacuna no es tarea fácil, pero nos sentimos optimistas de que con este nivel de colaboración entre científicos, la llamada 'ciencia abierta', que vendrán avances históricos en la investigación de vacunas”.

“Las vacunas pueden mostrar fallas en la seguridad y tener que ser retiradas en las últimas fases de desarrollo, como sucedió con la vacuna rotavirus 1998-99 y el dengue en Filipinas. Las vacunas se basan en la confianza de la gente y los activistas contra las vacunas se encargan de minar esta confianza ”, declara

“La nueva normalidad”

“Para nadie es un secreto, que la normalidad del país previo a los que estamos viviendo era relativa y la escasez de la gasolina es un factor pro cuarentena. Venezuela no es una isla en esta pandemia y este evento de salud pública global coincide con tiempos muy difíciles para Venezuela, sobretodo, en la capacidad potencial de respuesta del sistema sanitario ante una amenaza de esta magnitud”, dice el infectólogo.

La nueva normalidad es un punto que cada vez toma mayor fuerza a nivel mundial y genera tanta incertidumbre como nostalgia en cuanto a la vida que llevábamos antes del Covid-19. Sin embargo, Bacci sostiene que esta nueva vida "debe permitirnos funcionar como sociedad, estar seguros, alimentarnos, llevar a los niños al colegio y pagar la renta".

Asimismo, indica que hay mucha incertidumbre y necesitamos humildad en nuestra comprensión de la realidad. Aún estamos en plena pandemia.

"Creo que aún no hemos presenciado el impacto completo de la epidemia. Todo ha sucedido muy rápido y apenas en enero las alarmas no eran muy visibles y no había llegado a declarar la pandemia por la OMS sino hasta marzo. No tenemos una bola de cristal de cómo acabará este juego. Probablemente estemos, en términos beisbolísticos, en los primeros innings de la pelota y el coronavirus ha tenido suficiente resistencia y capacidad para asombrarnos".

Avances en tratamientos y vacunas

En la opinión del Dr. Bacci, quien también asistió al Hospital Vargas, el mundo entero espera el día en que se encuentra un medicamento, tratamiento o vacuna que ayude a salvar vidas.

"Los médicos tenemos que tomar decisiones en el tratamiento farmacológico pero siempre buscando su validación en estudios científicos aleatorios y controlados".

Anticuerpo creado por científicos de Israel

El Ministerio de la Defensa Israelí informó que detectó un anticuerpo monoclonal capaz de neutralizar el coronavirus (Sars-CoV-2). No obstante, el internista enfatiza en que esta afirmación es apresurada. El camino de tener un anticuerpo para desarrollar, patentar y producir un medicamento es largo. Pese a que el anticuerpo podría funcionar, no ha pasado pruebas en animales ni humanos, afirma.

En cuanto al Remdesivir, señala que este es un tratamiento que estuvo investigando para la enfermedad del virus del Ébola, pero que no llegó a comercializarse. Ahora se ha visto que también podría ser útil frente a este coronavirus.

“Si hacemos una comparación con la Fórmula 1, Remdesivir puede que esté en la pole position o primera en la salida. Es decir, de los fármacos que están en la carrera es el mejor situado. Pero eso no significa ni que vaya a ganar la carrera. Ni siquiera que vaya a terminarla. No debemos echar las campanas al vuelo. En este momento es el estándar de tratamiento para el coronavirus en América, pero es pronto para opinar, no parece ser el 'cambiador de juego' o el medicamento que cambia el juego de la epidemia”.














Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES