Porlamar
2 de julio de 2020





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






Resistencia democrática
Acción Democrática es un partido con 79 años de historia. Ningún régimen ha podido con AD.
LUIS LONGART GUERRA

22 Jun, 2020 | Lo que ha venido ocurriendo en las últimas horas en materia política no debe sorprender a nadie. El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), sin un ápice de credibilidad, actuando como el bufete de Miraflores, designó a los rectores del Consejo Nacional Electoral (CNE) y luego procedió a despojar a los partidos AD, Primero Justicia y Un Nuevo Tiempo de sus respectivas tarjetas electorales e igualmente designó directivas ad-hoc para que asalten a esas organizaciones políticas.
Tales hechos constituyen una verdadera aberración política y judicial que ha sido rechazada en el mundo democrático nacional e internacional. Una actuación propia de los regímenes fascistas y autocráticos que solo les interesa mantenerse a toda costa y riesgo en el poder. Un paso muy peligroso para la paz y la tranquilidad de los venezolanos., porque de la imposición no surge nada bueno ni beneficioso para nadie.
Ese zarpazo contra la Asamblea Nacional, único poder legítimo de este país, reafirma que el régimen escogió el camino de la violencia y la arbitrariedad para tratar de imponer sus nefastos planes de control y dominación, ya que corresponde al Parlamento la selección y escogencia de los rectores del CNE de acuerdo a la normativa constitucional.
La decisión del despojo de las tarjetas electorales de AD, Primero Justicia y Un Nuevo Tiempo tiene el fin de dividir a la oposición democrática utilizando a los diputados “picados de alacrán” y a otros dirigentes cuyas ambiciones los llevó a la corrupción, sobornados por el régimen, para que enlodados como están con dinero sucio, busquen a los militantes de esos partidos para someterlos a tan bochornosos actos.
Consideramos que el régimen ha cometido un grave error con estas irritas actuaciones del TSJ, con ellas sólo obtiene victorias pírricas, ilusas, aéreas, que pronto se las llevará el viento, porque este régimen no es sostenible, es lo peor que ha pasado por la historia de Venezuela.
Pensar que una decisión amañada y parcializada de una justicia que responde a los caprichos de Miraflores va a llevar democracia interna en los partidos AD, Primero Justicia y Un Nuevo Tiempo es ser un ignorante de la política venezolana o simplemente un ingenuo.
Acción Democrática es un partido con 79 años de historia. Ningún régimen ha podido con AD. El gobierno dictatorial de Pérez Jiménez encarceló, asesinó, torturó y exilió a muchos de sus dirigentes. Al final, cayó Pérez Jiménez y AD emergió triunfal.
Los nuevos partidos Primero Justicia y Un Nuevo Tiempo tampoco serán borrados por esta nefasta decisión, porque han demostrado garra y fortaleza frente a los embates del régimen.
Tampoco sorprende para nada la declaración de Maduro afirmando: “Aquí hay democracia plena y habrán elecciones libres.”
La verdad sea dicha: Aquí, no hay ni una cosa, ni habrá la otra. ¿Cómo puede llamarse democracia a este desastre?. ¿Elecciones libres, sin respeto a la Constitución y despojando a los partidos de oposición democrática de sus tarjetas electorales? ¿Quién cree eso?
Lo que se impone en la oposición es resistencia democrática y constitucional. Protestar es ejercer un derecho constitucional. Repensar una estrategia de lucha eficaz y masiva. Quienes han obstruido y dinamitado el camino democrático y electoral no pueden pretender que los venezolanos acatemos en forma sumisa y obediente las flagrantes violaciones que sus aberraciones políticas y judiciales propinan a la Constitución, a la que han convertido en un librito que sirve para todo y no sirve para nada.
La historia de nuestro país está llena de estos episodios y como lo sostuvo nuestro Libertador Simón Bolívar, “Dios concede a la victoria a la constancia”.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES