Porlamar
7 de agosto de 2020





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






La política como negocio
Luego de más de 540 días de ejercicio de gobierno “imaginario” el ex presidente de la AN no tiene logros políticos que exhibir.
José Gregorio Rodríguez /Jotaerre577@gmail.com

23 Jul, 2020 | Este 23 de julio se cumplió año y medio desde que en la plaza Juan Pablo II del municipio Chacao, Juan Guaidó proclamara: “Hoy 23 de enero de 2019, en mi condición de presidente de la Asamblea Nacional, invocando los artículos de la Constitución de la República, ante Dios todopoderoso, Venezuela, el respeto a mis colegas diputados y miembros de la Unidad, juro asumir formalmente las competencias del Ejecutivo nacional como presidente encargado de Venezuela para lograr el cese de la usurpación, un Gobierno de transición y elecciones libres”.

Acto seguido se produjo el “reconocimiento” del gobierno de los EEUU, Brasil, Colombia y unos cuantos países del mundo, de eso que comúnmente suelen llamar la “orbita de influencia” de USA, de los gobiernos de los países de Europa miembros de la OTAN

Luego de más de 540 días de ejercicio de gobierno “imaginario” el ex presidente de la AN no tiene logros políticos que exhibir. Pero no hay que ser injustos, ha alcanzado algunos objetivos, como por ejemplo, la profundización de las sanciones económicas y comerciales que han transformado la vida de los venezolanos en un verdadero calvario.

También en lo económico, en lo que a las finanzas particulares del diputado, y sus más cercanos allegados respecta, las ejecutorias de su “usurpación” han resultado exitosas.

Como escribieron en fecha reciente un grupo de figuras que se ubican a la diestra del G4 (AD, PJ, UNT y VP): “Siguen sin aclararse, entre otras, las acciones de Cúcuta de 23 febrero de 2019, el llamamiento disparatado a un alzamiento militar desde la autopista del este en Caracas, de 30 de abril de 2019; las actuaciones que condujeron a la operación Gedeón (…); los certificados de buena conducta expedidos por la Comisión de Contraloría de la Asamblea (…); las designaciones en CITGO y Monómeros, con base en cuotas partidistas; la operación de los Bonos 2020; el proyecto de ley para la recuperación de bienes de origen y destino ilícito, signado por la discrecionalidad y la opacidad”.

A lo que sólo añadiremos, por razones de espacio, el robo del oro de los venezolanos depositado en un banco de Inglaterra.

Mientras tanto, el presidente constitucional Nicolás Maduro, sigue al frente del poder en Venezuela, enfrentando sin recursos pero con éxito, la pandemia del siglo XXI.

En lo que a la agenda política respecta, con el impulso del gobierno junto con los factores democráticos que forman parte de la Mesa de Diálogo Nacional, el Poder Electoral, recientemente renovado, convocó las elecciones parlamentarias para el 6 de diciembre próximo.

Estoy firmemente convencido que solo entre venezolanos sabremos resolver nuestro asuntos en paz, democracia y ejercicio pleno de nuestra soberanía.

Mientras tanto los otros, quienes se niegan a consultar al pueblo y acatar su veredicto, continúan en la operación de saqueo criminal más descomunal que haya registrado Venezuela en su historia republicana.

Para ellos la política es un negocio.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES