Porlamar
23 de enero de 2021





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






Los Reyes Magos en Porlamar
En Porlamar para la década de los años 80 era costumbre que un grupo de jóvenes y adultos relacionados a la Organización Social, Cultural y Deportiva Marinos de Punda, junto al entusiasta maestro Gregorio Romero Rivas, más conocido como el maestro Goyo, organizaran la puesta en escena del nacimiento viviente y lo escenificaban en la Plaza Bolívar de Porlamar
Fernando Fernandez Fermín

6 Ene, 2021 | El calendario litúrgico y la tradición nos llevan a celebrar en el mundo cristiano la “Adoración de los Reyes magos”. La historia bíblica de estos seres es tan confusa como su nombre, ya que no se precisa exactamente cuántos eran, de donde provenían, solo se habla de unos magos de oriente, que ofrecieron al Niño Dios: oro, incienso y mirra. El oro es el regalo típico que se obsequia a los reyes porque simboliza señorío y realeza, un regalo adecuado para el “Rey de reyes”. El incienso, se usaba en la ordenación de los antiguos sacerdotes, en holocaustos y como aceite para ungir a las dignidades terrenales, simbólicamente obsequiado al niño Dios en su papel de Cordero. La mirra, suele relacionarse con los embalsamamientos y los entierros por sus cualidades preservativas, advirtiendo la condición humana del niño Dios. La cantidad de las ofrendas por tradición fueron asociadas al mismo número de personajes, que no eran magos sino sabios, estudiosos de los fenómenos naturales y que siguieron a una constelación muy fulgurante.
Aquí en nuestro país, al igual que universalmente, se celebra la llegada de los magos cada 6 de enero. En Porlamar para la década de los años 80 era costumbre que un grupo de jóvenes y adultos relacionados a la Organización Social, Cultural y Deportiva Marinos de Punda, junto al entusiasta maestro Gregorio Romero Rivas, más conocido como el maestro Goyo, organizaran la puesta en escena del nacimiento viviente y lo escenificaban en la Plaza Bolívar de Porlamar. Mientras estas costumbres eran llevas acabo al oeste y centro de la ciudad, hacía el norte, en la comunidad de La Cruz Grande en 1983, un grupo de jóvenes que veníamos realizando las festividades en honor a la Santa Cruz en la capilla, decidieron con el apoyo del maestro Goyo escenificar en diciembre de ese año por vez primera, el nacimiento viviente en la Plaza “Federico Nuñez” y luego en el año 1985 llevan a cabo la “Adoración de los reyes magos”, cada 6 de enero hasta el año 1991 cuando muere el maestro Goyo.
Esta tradición ha pasado por varias etapas y se ha adaptado a las necesidades del momento, ya no se hacen simultáneamente con el nacimiento viviente, ni los míticos personajes van a caballos, incluso hasta han sido personificados por mujeres. Ahora solo se aguarda que la iglesia celebra la misa de Adoración de los Reyes, llamada eclesiásticamente Epifanía del Señor, la cual fue movida no hace mucho tiempo de su día fijo el 6 de enero, para celebrarse el primer domingo después de fin de año, ya que para el segundo domingo del año lectivo el calendario litúrgico contempla el “Bautismo del Señor”, celebración ésta con que cierra la iglesia católica el tiempo de Navidad. Actualmente se retomó la fecha del 6 se enero, aunque en tiempos de nuestros mayores se dedicaban tres días continuos para honrar a Melchor, Gaspar y Baltazar. Mas sin embargo, nosotros los venezolanos y orientales seguimos celebrando las pascuas floridas hasta el dos de febrero Día de la Candelaria.
Nuestros reyes magos durante estos dos últimos años han salido desde la iglesia parroquial de Palguarime hasta el cerro Campo Alegre donde está el barrio Vicente Marcano y el año pasado hasta la sede del CNP donde moran unas familias necesitadas. Este año la pandemia nos obliga a reinventarnos y buscar nuevas alternativas para celebras esta tradicional fiestas de Reyes Magos tan esperadas por los niños.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Vida de Hoy | Gente Feliz | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES