Porlamar
23 de enero de 2021





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






Guaidó: No te vistas que no vas
No queda ninguna duda, el señor Trump, quiso aplicar en su país la misma medicina que viene intentando contra Venezuela desde el 2017.
José Gregorio Rodríguez Jotaerre577@gmail.com

7 Ene, 2021 | El bochornoso espectáculo escenificado por Donald Trump y sus “malandro’s boys”, en Washington DC el pasado 6 de enero, cuando un grupo de sus seguidores, tomó la sede del Capitolio de ese país inmediatamente después que el dignatario se reuniera con ellos frente a la Casa Blanca, y les reiterara sus infundadas denuncias de fraude, dejó al descubierto que la democracia norteamericana, la cual pretenden vender como modelo para el mundo, no es más que una fachada profundamente resquebrajada en su interior desde hace bastante tiempo, a cuyo proceso de descomposición el “guapetón de Nueva York” pisó el acelerador.

Como señaló el editorial del diario El País de España del 7ENE: “Es el espantoso resultado de años de sistemático esfuerzo por parte del magnate nacional-populista por fomentar la polarización en el seno de la sociedad estadounidense. Años de concienzudo trabajo para rociar con gasolina los cimientos de la convivencia civil y serena han prendido el fuego más terrible en el mismo templo de la democracia de EE UU”...

Letras impresas en uno de los principales propagandistas de la oposición radical venezolana, desde donde se describió con simpatía y hasta con admiración, la actuación de hordas de manifestantes que asolaron las calles de Caracas y de las principales ciudades de Venezuela, en las protestas callejeras desbordadas por la violencia, los años: 2013, 2014, 2016 y 2017, ideadas ente otros, por el actual “huésped de honor” del Reino de España, Leopoldo López.

No queda ninguna duda, el señor Trump, quiso aplicar en su país la misma medicina que viene intentando contra Venezuela desde el 2017. Para quienes tenían alguna duda, debe haber quedado claro que los mercenarios que intentaron desembarcar en costas venezolanas en mayo del 2020 para derrocar el gobierno constitucional del presidente Nicolás Maduro, son de la misma estirpe, de quienes actuaron el 6ENE en el Congreso de los Estados Unidos.

Curiosamente, esto ocurrió el mismo día que el presidente Nicolás Maduro recibía en el Palacio de Miraflores a la comisión parlamentaria que le anunciaba la instalación de la nueva Asamblea Nacional, y les comunicaba su disposición al diálogo constructivo: “Este día tenía que llegar y llegó, y para que llegara este día y el inicio de un nuevo ciclo político, teníamos que pasar por lo que fuimos capaces de construir, fuentes de diálogo. Donde todo había sido violencia, pudimos construir diálogo. Termina con un final feliz, la elección del Poder Legislativo en el país”.

Mientras en Washington, Trump incitaba a sus seguidores a que asaltaran la sede del poder legislativo estadounidense y le exigía máxima lealtad a su vicepresidente Mike Pence, a quien pidió desconociera la victoria electoral de Joe Biden; en Caracas, el presidente Maduro invitaba al diálogo y la reconciliación nacional.

Los venezolanos de bien esperamos que todo esto sirva para reconocer que ni el modelo gringo, ni ningún otro paradigma, podrá sustituir nunca el país ejemplar consagrado en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, por el cual todos debemos trabajar.

Por su parte, la Unión Europea se desmarcó de la línea de continuidad de la anterior AN electa en Venezuela en el 2015, la calificó de saliente y le “sacó la silla” al ex diputado Juan Guaidó.

Entre tanto, el nuevo presidente de la comisión de exteriores de la cámara de representantes de EEUU, Gregory Meeks, quien el pasado diciembre había declarado reprochando la línea abstencionista de una parte de la oposición venezolana, comentó esta semana al referirse nuevamente a la situación de nuestro país: “No podemos entrar y decir que este es su presidente. Ese no es nuestro papel, ese es el papel del pueblo venezolano".

Sin Trump y sin la UE, el señor Guaidó se quedó sin su “chapa de juguete”, sin curul y sin oficina en Miraflores. No te vistas que no vas.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Vida de Hoy | Gente Feliz | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES