Porlamar
17 de abril de 2021





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






Economic sanctions kill
La importancia de quien lo escribe y su permanente preocupación por lo que acontece en nuestro país me persuaden a compartir aspectos relevantes de tan acertada reflexión.
José Gregorio Rodríguez Jotaerre577@gmail.com

18 Mar, 2021 | El pasado 12 de marzo el Sol de Margarita publicó un artículo de mi autoría con el título ¿Quién quiere más sanciones? en el cual afirmé que “cada día son más las instituciones, los organismos, las personalidades, los expertos, nacionales e internacionales, que se pronuncian contra las medidas coercitivas unilaterales que los EEUU y sus aliados del mundo han impuesto contra Venezuela”, y destaqué la actuación del experto de la ONU Alfred de Zayas.

Al día siguiente recibí un correo electrónico del señor Zayas, quien luego de comentar nuestras líneas mencionó que los días miércoles y jueves de esa semana, habló en nombre de la “International Human Rights Association of American Minorities” en el Consejo de Derechos Humanos de NNUU en Ginebra, sobre las sanciones contra Venezuela.

Envió el texto de las dos intervenciones referidas y junto con ellas, un artículo de opinión publicado en la revista de la Sociedad de Escritores de la ONU en Ginebra, “New Special”, en sus páginas 40 y 41, correspondiente a la edición de marzo 2021, con el título: Economic Sanctions Kill, Sanciones Económicas Matan.

La importancia de quien lo escribe y su permanente preocupación por lo que acontece en nuestro país me persuaden a compartir aspectos relevantes de tan acertada reflexión. Veamos:

“La comunidad internacional está comprometida a promover el disfrute de todos los derechos humanos por todas las personas en todos los países. Este noble objetivo consagrado en la Declaración Universal de Derechos Humanos y diez tratados fundamentales de derechos humanos solo puede lograrse mediante la solidaridad y la cooperación internacionales (…)”.

“La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos ha demostrado que sus servicios de asesoramiento y asistencia técnica son eficaces para fortalecer la democracia, el estado de derecho y las instituciones estatales. Un ejemplo: la apertura de una oficina del ACNUDH en Caracas, Venezuela, en 2019 representa un paso significativo en la coordinación de la asistencia de las agencias de la ONU, incluidos el PNUD, ACNUR, UNICEF, OMS, OIT y FAO.

Teniendo en cuenta que la Carta de las Naciones Unidas es similar a una constitución mundial, debemos esforzarnos por garantizar que la acción internacional se base en el multilateralismo y que la legislación y la práctica nacionales se ajusten a esa constitución. La historia muestra que la paz internacional y el bienestar de las naciones se ven amenazados por el unilateralismo, incluida la imposición de medidas coercitivas unilaterales contra otros países, con mayor frecuencia contra rivales geopolíticos o geoeconómicos. Solo las sanciones de la ONU impuestas de conformidad con el Capítulo VII de la Carta de la ONU son legales. Las sanciones unilaterales contravienen la letra y el espíritu de la Carta de la ONU”.

Al referir que según lo documentado por UNICEF y otras organizaciones internacionales, se estima que en Venezuela unas 40.000 personas murieron debido a las sanciones solo en 2018, sostiene que, “cuando las sanciones causan tales estragos, deben levantarse y deben probarse otros métodos que sean consistentes con los principios y propósitos de la ONU”.

“Según la teoría, se espera que tales sanciones ‘persuadan’ a los países con el objetivo de cambiar sus políticas. Como a los expertos les gusta predecir, las sanciones deberían llevar a tal descontento público que la población se enojará contra sus gobiernos o conducirá a un golpe de estado. Si bien el propósito de las sanciones es precisamente provocar el caos, una emergencia nacional, una situación volátil con consecuencias impredecibles, la narrativa política que intenta justificar las sanciones invoca los derechos humanos y los principios humanitarios como su verdadero propósito. Ésta es la instrumentalización clásica de los derechos humanos con el propósito de inducir un ‘cambio de régimen’. Pero, ¿se benefician los derechos humanos con las sanciones? ¿Existe alguna evidencia empírica que demuestre que los países sujetos a sanciones han mejorado su historial de derechos humanos?”.

El experto Alfred de Zayas, afirma como conclusión que, “la democracia no se puede exportar e imponer por la fuerza, que los derechos humanos no son el resultado de una aplicación vertical de arriba hacia abajo, sino que requieren un reconocimiento horizontal de la dignidad de todo ser humano, y que el ejercicio de la los derechos humanos dependen de la educación, el respeto mutuo y la solidaridad”.

Finalmente refiere que, “la profesora Alena Douhan, relatora de la ONU sobre los impactos adversos sobre los derechos humanos de las medidas coercitivas unilaterales, acaba de regresar de una misión de dos semanas a Venezuela en febrero de 2021, donde evaluó el impacto de las sanciones económicas de EE. UU. y la UE, y exigió específicamente que sean levantadas”.

Sinceramente aspiro en este obligado resumen por razones de espacio, haber logrado transmitir lo sustancial de la reflexión del señor Alfred de Zayas, a quien debo agradecer se tomara la molestia de leer a un humilde columnista que desde la isla de Margarita, en Venezuela, en el espacio del Sol de Margarita, escribió sobre las sanciones contra Venezuela, al tiempo que aprovecho la oportunidad para agradecerle su permanente preocupación por nuestra situación-país.

Definitivamente de Zayas tiene razón ¡Las sanciones económicas matan!




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Vida de Hoy | Gente Feliz | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES