Porlamar
17 de abril de 2021





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






Venga pa´l Luis Ortega
Tenemos noticias que la situación en los hospitales del país es dramática, y yo me atrevo a afirmar que no más que la del “Luis Ortega” de Porlamar, que ya era pésima antes de la pandemia y de las sanciones del Imperio, por lo que no es difícil imaginar cómo estará este nosocomio hoy en día.
Marcos Tineo M. tineo.marcos@gmal.com

25 Mar, 2021 | No hay forma de evitar que uno se caliente cuando leemos noticias tan contradictorias, porque resulta evidente que, desde las alturas del gobierno, que tiene el deber de procurar el bienestar de los venezolanos, nos están mamando gallo haciendo mofa con algo tan preciado como la salud, y más en estos tiempos en que todos estamos expuestos a morir contagiados por coronavirus.

Les cuento. El régimen rechaza la vacuna de AstraZeneca, pese a que la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS) han certificado que su aplicación no produce trombosis y que su porcentaje de efectividad esta por el orden del 90%. Por lo contrario, el jefe del gobierno promueve y gasta millones de dólares en la compra de unas “goticas milagrosas” llamadas Carvativir, de las cuales poco se conoce, creadas a espaldas de la comunidad científica nacional, y que presentan como medicamento preventivo y curativo al mismo tiempo.

Se ha señalado que la base de semejante brebaje son el tomillo y el orégano por lo que no resultará extraño que en estos días, los “brujos” y los “pícaros” acaben con las existencias de estas plantas para montar las ventas del vegetal, induciéndonos al consumo, sin pasar por la química de los laboratorios, del antídoto del Covid 19.

No pude evitar recordar un estribillo muy margariteño que dice: “chivo que come orégano/ y bebe café maniáo / es más sabroso mi hermano / si te lo comes robao.

Otra de las cosas que hacen hervir la sangre es leer que “el gobierno garantiza tratamiento gratuito y hospitales en la pandemia. “No, si así es que es que es” dice la vernácula expresión.

Tenemos noticias que la situación en los hospitales del país es dramática, y yo me atrevo a afirmar que no más que la del “Luis Ortega” de Porlamar, que ya era pésima antes de la pandemia y de las sanciones del Imperio, por lo que no es difícil imaginar cómo estará este nosocomio hoy en día.

Precisaré que no sólo faltan medicamentos y equipos de toda naturaleza, y que además de enfrentar dificultades para aplicar las normas de bioseguridad para el personal, la ausencia de médicos y paramédicos es cada día más notoria. Tanto es así, que los pacientes prefieren ser tratados en casa antes que convalecer en las salas del Hospital, mientras que aquellos que pueden pagarlo con medios propios o gracias a colectas públicas, han abarrotado las pocas clínicas del estado.

Pero lo que yo pueda relatar acá sobre la situación del Luis Ortega se queda corto ante lo que se vive allí. La angustia de entregar a un familiar en el centro asistencial y luego quedarse en el ranchón que está al lado a la espera de noticias dadas por un enfermero o un portero que a gritos llama a los familiares de “fulano de tal” para decirle de las medicinas o implementos que requiere su paciente, el pronóstico de su enfermedad, su estado y si está vivo o muerto.

Los que piensen que esto es exagerado, los invito a verificarlo “in situ”. Sobre todo a los que son funcionarios del alto gobierno. Vénganse pa´l Luis Ortega y traigan un pariente enfermo de lo que sea, no tiene que ser de coronavirus; eso sí, no se identifiquen como dirigentes o como “chivos” del gobierno. Así vivirán en carne propia lo que a diario sufren los margariteños que tienen que acudir a este hospital en busca de remedio para sus males




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Vida de Hoy | Gente Feliz | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES