Porlamar
17 de abril de 2021





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






"De cuando un guaiquerí llora a un wayú"
Recuerdo verte pasar por el umbral de mi salón aquella tarde, tu cajón era el invitado a acompañar mis guitarras, pero más que un percusionista de oído fino,
más que un hijo de la lengua wayuunaki, la vida me estaba cediendo de su vientre un hermano, así lo corroboré luego.
Juan Ortiz @Juanortiz_c

Foto: CORTESÍA

/ Foto: CORTESÍA

31 Mar, 2021 |

(A mi siempre querido hermano: Luis Villasmil)
Te conocí lo poeta antes de la mala nueva,
el verso te brotaba como de siempre
y lo wayú caminaba cada letra con las voces ancestrales
sobre piraguas y palafitos,
sobre esa hamaca que hoy extraña el agua de tus ojos claros.
Recuerdo verte pasar por el umbral de mi salón aquella tarde,
tu cajón era el invitado a acompañar mis guitarras,
pero más que un percusionista de oído fino,
más que un hijo de la lengua wayuunaki,
la vida me estaba cediendo de su vientre un hermano,
así lo corroboré luego.
Entre nosotros siempre fue grato el encuentro,
el café,
la cerveza,
la charla de volver bajo cocoteros y ver a nuestras hijas jugar en esa playa que hace rato ya era tuya,
la misma que hoy rememora mis pasos de infante.
Un guaiquerí trata,
como puede,
de exaltar el alma que te habitó el cuerpo,
querido wayú,
este hombre de sal,
tan distinto a la etnia originaria
quiere alzar una endecha magnánima en tu nombre,
¡que se eleven los bongós, carajo!
¡los ranchos de bahareque a la orilla del lago están de luto!
Se ha ido un hijo,
un padre,
un esposo,
un hermano,
la percusión ha quedado manca en la raíz,
¡que suene un último redoble, Luis!
Cómo quería verte de nuevo, hermano,
pero la suerte se nos barajó oscura...
mas en esta amargura,
quebrado en lágrimas en alguna parte del alma,
recuerdo las charlas,
los recitales,
tus ojos tan vivos y la sonrisa franca,
recuerdo,
querido indio extraño,
tus letras
tus podcasts,
y esas ganas enormes de hacer algo el nuevo día.
En mí vivirá tu música,
tu poesía,
y ese cálido último abrazo,
nos vemos en los sueños,
en el trazo,
hasta que el Padre disponga un reencuentro.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Vida de Hoy | Gente Feliz | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES