Porlamar
24 de abril de 2024





EL TIEMPO EN MARGARITA 28°C






Presencias: una ofrenda a los bastiones del camino | Primera entrega
Estos días de verano me han cedido unas horas para meditar en torno a tan fundamental tema. Por tal motivo, he compilado parte de las ofrendas hechas a estas presencias necesarias y he decidido llevarlas a un libro
Juan Ortiz

10 Feb, 2024 | Llegada cierta etapa de la vida, uno da un vistazo atrás y rememora a todos aquellos seres que han sido cruciales en nuestra formación. Allí, rodeado de la bondad y la hermandad, se agradece cada espaldarazo, cada consejo oportuno, cada silencio, cada momento de compañía.

Estos días de verano me han cedido unas horas para meditar en torno a tan fundamental tema. Por tal motivo, he compilado parte de las ofrendas hechas a estas presencias necesarias y he decidido llevarlas a un libro. Sé que faltarán muchos de ellos por nombrar, pero se nos ha cedido solo una vida, y el tiempo apremia, sin embargo, he buscado la manera de que todos se sientan identificados en estas letras.

En esta oportunidad, les he traído cinco homenajes a figuras que considero de alto valor. Dos de ellas ya no están físicamente, pero los frutos de su generosa siembra siguen después de ellos. Las otras tres no descansan; no deja de asombrarme su altruismo y don de gente, cualidades que hoy por hoy no abundan mucho y que cuando coinciden en un mismo ser hacen un enorme bien a la sociedad que les recibe. Gracias, presencias necesarias, por su entrega y dedicación. Aquí, un abrazo en letras de alguien que reconoce sus pasos.


Dama del Sol
(A Mariela Contramaestre)

Destello para alumbrar los naufragios
de cuando un niño dejó su pueblo
y se fue al mar;
casa para encontrar los alivios,
para hallar los sirios
que darían un nombre
a un reciente hombre
que apenas empezaba a andar.

Siempre allí,
Dama del Sol,
consejo oportuno,
presencia cuyo abrazo acuno
junto al de Gloria,
“Madre”, te dije,
recuerda que en mí eres victoria
en cada verso aunque no esté,
ha sido enorme tu papel en mi camino,
estabas desde antes plantada en el destino
de un transeúnte caracol,
bendigo tu nombre y el candor
con que amas a tus hijos.


Sol dentro del Sol
(A Dany Fuentes)

Dany Fuentes está allí:
es un sol dentro del Sol,
dulzura es, también amor,
servicio y nobleza en sí.
Su silencio enseña calma,
a domar cualquier bravura,
su metodismo es la cura
al "Yo no puedo" del alma.

"Ama al prójimo": bandera
enarbolada en su andar,
su rosario ante el altar
de la Virgen marinera.
Su agudo ojo es centinela
de este espacio Transeúnte:
en cada estrofa, verso, apunte
se denota su cautela.

Te celebro ahora y siempre:
madre, amiga, editora,
periodista y promotora
del bienestar de tu gente.


Al Sol le faltaba brillo
(A Yanet Escalona)

Mi vida es rica por muchas cosas,
como, por ejemplo,
coincidir con tu luz y que de tu tiempo
de existencia pueda atesorar
varias gratas conversas,
varias entrevistas,
eso me hace un hombre acaudalado,
una suerte que pocos
pueden decir que tuvieron.

Sí, mujer,
caer en la tinta de tu oficio
tiene la particularidad de salpresar
las vidas,
de inmortalizar la memoria
de los hombres.

Y es que tu pluma de arcángel,
Escalona, tenía algo bendito.

Creo que parte de tu magia era que
ante tal situación que te tocó,
no te pude hallar la tristeza,
nunca, en ningún encuentro,
en ninguna tertulia,
lo tuyo era una alegría en todo
y para todos,
y eso es un triunfo ante lo que sea,
la mejor y más digna resistencia.

Lo cierto es que,
aunque duele tu ausencia,
hay que aceptarlo,
y entender que los seres de luz,
como tú,
tan solo transmutan.

Comprendo,
pues,
que únicamente has pasado
de un Sol a otro,
porque al Astro Padre,
estimada Yanet,
le faltaba brillo.


Nota perenne del periodismo insular
(a Marcos Tineo Malavé)

¿Qué dirá la pluma ahora
sobre la hoja desnuda?,
¿quién llevará al pueblo
el diario que acontece?

El Sol isleño anochece
en luto de gaviotas,
callan gaitas y jotas,
se alza un polo doliente.

Marcos, nota indeleble
del periodismo insular,
tu partida nubla el mar,
quiebra hondo aquí a tu gente.

Queda el camino real,
recto, el buen ejemplo,
tu palabra de templo
en los paisajes de la sal.


Maga de la sal
(A Magaly Guédez de García)

Sembrarte en los senderos marinos
copó de verdes augurios
la tierra que te recibía.

Venías con la cayena en el nombre,
las redes rimando el apellido,
tu sombrero cogollo brillo,
y los trajes de alegrías,
como si siempre hubieras estado
y tu llegada no era más que un retorno.

Cuando atestigüé los lienzos
de tu andar, el azul trinar
de tu mano dada al servicio,
orillé a tu gerencia mis oficios
de alcatraz y trovador,
se izó tu sonrisa médano mar
y me apadrinó tu enramada.

Desde entonces has sido hada,
madrina dada a abrir las puertas,
Maga de la sal que concierta
lo necesario para cada inicio,
bendigo siempre al solsticio
que trajo a este lar tu presencia.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Vida de Hoy | Gente Feliz | 50° Aniversario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES