Porlamar
13 de mayo de 2021





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






Politización de la vacuna anticovid
Hay sectores nacionales que han tratado de intervenir en buscar solución al problema de la vacunación contra el Covid. Uno de ellos ha sido Fedecamaras.
LUIS LONGART GUERRA

19 Abr, 2021 | Constituye un acto repudiable pretender politizar la vacunación contra el Covid 19.
No dudamos en calificar tal hecho como una mayúscula irresponsabilidad que, ni más ni menos, significa jugar con la salud y la vida de los venezolanos.
Considero repugnante que mientras Maduro y la cúpula oficialista ha sido vacunada e inmunizada desde esa instancia de poder con prepotencia y sectarismo se impida otras iniciativas para la implementación de un Plan de Vacunación masiva sosteniendo que ello es sólo atribución y competencia del Ministerio de Salud.
Para nadie es un secreto que el Covid 19 es una auténtica tragedia que ha afectado a todos los países del planeta. Como en cualquier tragedia, sea aérea o marítima, los manuales de procedimientos establecen que el piloto de la nave o aeronave debe ser el último en salir del aparato siniestrado, pero en la política de este hoy desdichado país, primero se vacunan los que están en poder, aunque sea de facto y de manera ilegitima, y luego los demás ciudadanos, si alcanzan las vacunas o cuando ello sea posible. Es decir, no hay un plan concebido de acuerdo a los lineamientos de los organismos internacionales en la materia, sino la libre discrecionalidad y arbitrariedad del régimen. Y lo peor, luego se llenan la boca hablando de humanismo, solidaridad y preocupación por el pueblo.
Hay sectores nacionales que han tratado de intervenir en buscar solución al problema de la vacunación contra el Covid. Uno de ellos ha sido Fedecamaras.
Hace pocos días, Maduro “pasó coleto” con Fedecamaras. Llamó a los dirigentes empresariales golpistas y conspiradores y afirmó que Fedecamaras “sigue siendo el mismo nido de víboras”. Con tales señalamientos todas las reuniones del régimen con el sector empresarial parecen quedar congeladas ya que volvió a exhibir su incuestionable talante antidemocrático y totalitario.
La única respuesta del régimen ante el problema fue anunciar desde el Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS) que se vacunará a los ciudadanos de la tercera edad a través del Carnet de la Patria, que es un instrumento de control político y social, lo que constituye un acto de odiosa discriminación, porque los venezolanos tenemos la Cédula de identidad como único requisito para este tipo de actuación
Por otra parte, en este régimen reina no solo la improvisación, sino también la opacidad, no ha hay cifras confiables, no hay transparencia, no se informa que vacunas se utilizarán para ese plan. ¿Será que pretenden aprovechar la necesidad y la angustia de los venezolanos para convertirnos en conejillos de indias para la fase de experimentación de las vacunas cubanas?
Por si fuera poco, se viene hablando de un mercado negro de vacunas. Bueno, si sólo es el Ministerio de Salud el que puede importar, distribuir e implementar el plan de vacunación, cual es el origen, entonces, de esas vacunas de la corrupción. Se habla que lo mismo ocurre con el oxígeno que necesitan los enfermos con graves deficiencias respiratorias.
Con todo lo expuesto, la conclusión es que el régimen parece representar una amenaza peor que los efectos de la propia pandemia.
Un minuto con la Transparencia: “Muchas son las leyes en un Estado corrompido”. Tacito.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Vida de Hoy | Gente Feliz | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES