Porlamar
13 de mayo de 2021





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






Colombia se paró
Ellos intentarán seguir con más de lo mismo. Por una parte, provocar acciones desestabilizadoras con el propósito de derrocar el gobierno constitucional del presidente Nicolás Maduro.
José Gregorio Rodríguez Jotaerre577@gmail.com

29 Abr, 2021 | Mientras los soldados de la patria repelen los ataques de la delincuencia desbordada en la frontera colombo-venezolana por los lados de Apure, ante la mirada complaciente sino cómplice, de las autoridades civiles y militares del gobierno de Iván Duque, la canalla mediática internacional calumnia, difama y sataniza a los altos mandos de las FANB, en otro intento por desmoralizar a nuestros militares.

Nuevamente menosprecian la inteligencia de nuestros oficiales y su profunda lealtad al pueblo venezolano. Subestiman la férrea unidad cívico-militar forjada a lo largo de un poco más de cuatro lustros de revolución bolivariana.

Para los conjurados del odio, en la defensa de nuestra soberanía e integridad territorial, se cometen abusos contra la integridad de los delincuentes que pretenden convertir nuestro territorio en su guarida. Que desfachatez, convertir un acto de legítima defensa de la patria en un hecho criminal.

¿Por qué no condenan la instalación de minas antipersona en territorio venezolano? ¿Por qué no dicen nada del abandono de las autoridades colombianas de la frontera con Venezuela? ¿Por qué hablan de los desplazados si la inmensa mayoría de quienes se vieron forzados a cruzar la frontera huyendo de la acción del hampa del vecino país regresaron a la población de La Victoria, en el Apure venezolano, de la mano de nuestras autoridades?

¿Por qué no se pronuncian sobre los últimos acontecimientos en la frontera apureña, donde se han desarrollado cruentos enfrentamientos con grupos irregulares armados colombianos que ocasionaron la muerte de ocho soldados de nuestra FANB?

Como lo hemos referido en varias oportunidades, esto sucede “al alimón” con la actuación de bandas criminales en la ciudad de Caracas, infiltradas y dirigidas por elementos desplazados desde Colombia en el pasado reciente, a quienes les llegó la “orden” de actuar para generar caos.

No se equivoquen, en el comunicado de la FANB del pasado 26 de abril, el General en Jefe, Vladimir Padrino López, ministro de la Defensa, habló claro y fuerte: “Reiteramos la firme decisión de consolidar un estado Apure absolutamente libre, devolviendo la paz y la tranquilidad a los habitantes de la zona. En este sentido, por órdenes precisas del ciudadano Nicolás Maduro Moros, Presidente Constitucional de la República Bolivariana de Venezuela, nuestro Comandante en Jefe, continuaremos e intensificaremos las operaciones militares que permitan neutralizar cualquier reducto de estos delincuentes, a los que combatiremos sin descanso con todas las fortalezas morales y materiales hasta su total expulsión y derrota definitiva”.

Ellos intentarán seguir con más de lo mismo. Por una parte, provocar acciones desestabilizadoras con el propósito de derrocar el gobierno constitucional del presidente Nicolás Maduro.

No olvidemos nunca que el gobierno colombiano es el principal operador político en la región del plan contentivo de las sanciones coercitivas unilaterales y del saqueo de nuestros recursos en el exterior con la complicidad de una parte de la dirección política opositora de nuestro país, y que su política exterior está orientada a facilitar el reconocimiento de una “institucionalidad usurpadora” -un presidente, un TSJ, un Ministerio Público- paralelos, que responde a los intereses de los EEUU y que su territorio es la principal base de operaciones de esa conjura.

Por la otra, ocultar el creciente descontento social en Colombia y el desplome de la popularidad del señor Duque. Veamos.

De acuerdo con los resultados de un sondeo de opinión realizado por la empresa encuestadora Invamer-Gallup entre el 13 y el 19 de abril de 2021, contratado por Caracol Televisión y Blu Radio, el 63,2 por ciento de la población de la hermana república, desaprueba la gestión de Iván Duque, alcanzando niveles nunca antes vistos en ciudades como Bogotá, donde el 81,9 por ciento de la gente repudia su gobierno.

Números que seguramente se incrementaron luego del exitoso paro realizado en Colombia este 28 de abril, en rechazo a la ley de reforma tributaria presentada por el gobierno del señor Duque en el Congreso.

Al momento de escribir estas líneas apenas comienza la polémica en el vecino país por los resultados del paro cívico, pero hay un dato inocultable de la realidad, los ciudadanos perdieron el miedo y el pasado 28 de abril Colombia se paró




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Vida de Hoy | Gente Feliz | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES