Porlamar
12 de junio de 2021





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






Duque en caída libre
Este paro que aún no concluye, ha contribuido considerablemente al desplome de la popularidad del presidente Iván Duque, quien ya se percibía mal en las encuestas y que ahora entró en “picada”. Veamos.
José Gregorio Rodríguez Jotaerre577@gmail.com

27 May, 2021 | Este viernes 28 de mayo, se cumple un mes desde que comenzó el paro nacional que desencadenó una ola de protestas en Colombia, como nunca antes había sucedido en el vecino país.

La reforma tributaria, ya retirada, que actuó como disparador de la protesta, pretendía reducir la pobreza y la desigualdad con una indiscriminada alza impositiva a la clase media, en lugar de aumentar los impuestos a las élites económicas y sus grandes empresas.

Es de tal magnitud la desconexión de la clase política colombiana, especialmente de quienes gobiernan con el señor Duque y su mentor, el ex presidente Álvaro Uribe Vélez, con la mayoría del pueblo colombiano, que en la provincia de ese país maduraba el descontento sin organización, ni liderazgo nacional, creciendo a niveles insospechados, luego de tres años de mal gobierno, en el cual sólo han crecido el narcotráfico como industria, la siembra de cultivos ilícitos, la desigualdad social expresada en una exponencial ampliación de la brecha entre ricos y pobres, la pobreza extrema, el desplazamiento interno de comunidades enteras producto de la violencia, la desaparición forzada de líderes sociales y la alianza de las fuerzas militares y policiales con los agentes de la delincuencia fronteriza para agredir a sus vecinos, especialmente a Venezuela, país que alberga a más de seis millones de nacionales colombianos.

El señor Duque, desde el primer día de su gobierno, no ha hecho sino agredir a Venezuela, actuando como operador y facilitador de los designios de la Casa Blanca de los EEUU, desde donde salió la política de asfixia económica, expresada en sanciones unilaterales para afectar la calidad de vida de los venezolanos, en la búsqueda de una explosión social que facilitara un pronunciamiento militar, para derrocar el gobierno constitucional del presidente Nicolás Maduro.

El presidente de la hermana república, se convirtió en el principal aliado de los EEUU de Norteamérica contra Venezuela, y facilitó la comisión de cualquier cantidad de tropelías contra el pueblo de Venezuela y su legítimo gobierno desde territorio colombiano, descuidando su principal deber de resolver los graves problemas de los ciudadanos de su país.

Pero el pueblo se cansó y lo ha castigado con su creciente desafecto, el cual definitivamente “explotó” en las calles de toda Colombia con una indetenible jornada de protestas populares que comenzó con el paro nacional del pasado 28 de abril, generando hasta la fecha cerca de 50 muertos, más de mil detenidos, cerca de dos mil desaparecidos y cualquier cantidad de lesionados, ocasionados por la más brutal represión desatada por las fuerzas policiales y militares.

Este paro que aún no concluye, ha contribuido considerablemente al desplome de la popularidad del presidente Iván Duque, quien ya se percibía mal en las encuestas y que ahora entró en “picada”. Veamos.

Este lunes 24 de mayo la encuestadora Invamer Poll (antes Gallup), presentó los resultados su último trabajo de campo, donde se evidencia un aumento considerable de la desaprobación de la gestión del presidente Iván Duque, sin duda alguna afectada por las movilizaciones sociales que se viven en ese país desde el pasado 28 de abril.

El primer mandatario pasó de tener una desaprobación del 59 %, en los resultados de febrero, a 76 % de desaprobación en mayo, lo que significa un aumento del 17 %.

Además, esta nueva muestra tiene una particularidad, y es que Invamer “radiografió” Colombia en tres momentos: antes de iniciar las protestas del paro nacional (23-27 de abril), durante el inicio de las manifestaciones (28 de abril al 3 de mayo) y 20 días después de iniciadas (18 al 22 de mayo).

En los más de 30 años que Invamer lleva haciendo esta medición, ningún mandatario había alcanzado semejante nivel de desaprobación. Por ejemplo, según los datos históricos de la encuesta, durante el gobierno de Andrés Pastrana y su fallido proceso de paz las FARC, la desaprobación alcanzó el 74%.

En los ocho años de mandato del ex presidente Juan Manuel Santos, cuando se acentuó la polarización por cuenta de los diálogos con las FARC en La Habana, el pico de desfavorabilidad del entonces mandatario fue entre 2010 y 2018, según Invamer, del 73 %. Ahora, con Duque, el porcentaje alcanzó el 76 % en abril y, durante los primeros días, entre el 28 de abril (día de inicio de las manifestaciones) y el 3 de mayo, la desaprobación se trepó a un techo histórico: el 79 %, frente al apoyo de apenas el 17 % de la población.

También tuvo un aumento drástico en imagen desfavorable la vicepresidenta y hoy canciller, Marta Lucía Ramírez, quien pasó del 40 %, en febrero, al 59 % en mayo, pasando por el 49 % en abril.

Ramírez también tuvo cambios notables en desaprobación durante los tres tiempos que midió la encuesta en medio del paro nacional: antes del paro tenía una desfavorabilidad del 46 %; en el inicio de las protestas era del 53 % y 20 días después del comienzo de las manifestaciones se ubicó en el 59 %.

Un gobierno cuyos dos principales líderes, el presidente y la vicepresidenta exhiben tales niveles de rechazo, definitivamente está en graves problemas de gestión.

Es de tal magnitud la gravedad de la situación, que la mayoría de los analistas independientes colombianos coinciden en que Duque atraviesa por una de las crisis de gobernabilidad más agudas de los últimos tiempos en ese país, con un estallido social, renuncia de ministros, oficiales y otros cargos del alto gobierno.

Por si fuera poco, el presidente colombiano también arrastra en su desgracia a su mentor, el ex presidente Álvaro Uribe, quien en esta medición observa una opinión desfavorable del 73 % de la población, el peor “registro” del ex gobernante colombiano en su trayectoria política.

Igualmente, el 89% de los encuestados señala que está de acuerdo con el paro nacional iniciado el pasado 28 de abril. Al mismo tiempo, el 56 por ciento manifestó tener una imagen negativa de la policía, duramente cuestionada por la represión de las protestas.

Definitivamente, el presidente Iván Duque está aplazado como gobernante, y está en plena “caída libre”.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Vida de Hoy | Gente Feliz | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES