Porlamar
12 de junio de 2021





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






La joya de la corona
Para muchos, Andrés Pastrana, es el peor presidente de la historia de Colombia y a su pésima gestión en política exterior atribuyen la “pérdida” de más de 75 mil kilómetros de mar territorial con Nicaragua.
José Gregorio Rodríguez Jotaerre577@gmail.com

4 Jun, 2021 | Son inocultables los “odios” del ex presidente colombiano, Andrés Pastrana. No logra superar que Ernesto Samper Pizano, le ganó las elecciones presidenciales de Colombia en 1.994.

Tampoco ha podido sobreponerse al hecho que el ex presidente Juan Manuel Santos, concretó y firmó un acuerdo de paz con unas de las guerrillas más antiguas del continente americano, las Fuerzas Revolucionarias Armadas de Colombia- Ejército del Pueblo (FARC-EP), en el año 2.016.

Mucha gente no recuerda o no conoce, en especial los dirigentes políticos de las nuevas generaciones, en Venezuela y el mundo, que Andrés Pastrana, como presidente electo de su país (1.998-2.002), visitó en su cuartel general, al máximo líder de las guerrillas de las FARC, Manuel Marulanda “Tirofijo”, en 1.988 y con él se comprometió a “despejar” una zona de Colombia para iniciar conversaciones de paz una vez se posesionara.

Luego de crear una zona de distensión de más de 42 mil metros cuadrados de territorio, entre los departamentos del Meta y del Caquetá, comenzaron y concluyeron, con más pena que gloria, los diálogos de paz, los cuales se prolongaron por casi los cuatro años de su gobierno y se constituyeron en el más estruendoso fracaso de su gestión.

Para muchos, Andrés Pastrana, es el peor presidente de la historia de Colombia y a su pésima gestión en política exterior atribuyen la “pérdida” de más de 75 mil kilómetros de mar territorial con Nicaragua.

Resulta que ahora, Pastrana se ha convertido en integrante de una suerte de “corte celestial” que juzga y condena, la actuación de los gobiernos y quienes los lideran, que no son afines a su particular manera de ver el mundo.

En fecha reciente ofreció a la revistas Alternativa y Semana, sendas declaraciones en donde afirma, que la situación actual de protesta social en Colombia, forma parte de “un andamiaje criminal que está orquestado desde Venezuela por parte del dictador Nicolás Maduro. El socialismo del siglo XXI quiere venir a desinstitucionalizar este país, porque Colombia es la joya de la corona para ellos. Aquí hay toda una estrategia de la narcodictadura venezolana y sus aliados. El castrochavismo y el socialismo del siglo XXI vienen por el país”.

La verdad no me corresponde opinar sobre la situación interna de Colombia, pero resulta obvio, que la protesta social se sustenta en un acumulado histórico de desigualdad, injusticia, guerrilla, paramilitarismo, narcotráfico y violencia que no tiene nada que ver con nuestro país.

El ex presidente colombiano debe tener claro que la situación de inequidad social en su país y la violencia, son la causa fundamental de la migración de más de seis millones de colombianos que viven en Venezuela.

El señor Pastrana, utiliza la protesta social que comenzó desde el pasado 28 de abril, no solo para agredir a Venezuela y su presidente, sino también para adelantar la campaña presidencial en Colombia. Utiliza la coartada de Venezuela para postular, cuestionar, criticar y hasta acusar dirigentes políticos y sociales de su país con la mira puesta en esas elecciones.

Le recordamos al ex presidente que a principios de este año la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), denunció en un comunicado, que los primeros días de 2021 han sido los más violentos en términos de masacres, enfrentamientos armados y amenazas de muerte a líderes sociales, desde la firma de los acuerdos de paz con las FARC el 26 de septiembre del 2016, y puntualizó que “la guerra se recrudeció en los campos del país, con una explosión de grupos que se adelantaron al Estado en la reconquista de zonas dejadas por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, pese al desarme de sus más de 7.000 combatientes”.

Finalmente, la JEP recuerda que “ex combatientes y líderes sociales son vistos en muchos casos como enemigos por organizaciones criminales que buscan expandir los cultivos ilegales, materia prima de la cocaína, o asumir el control territorial”, en un conflicto social y armado que durante casi seis décadas deja más de nueve millones de víctimas, entre muertos, desaparecidos y desplazados. Por ahora, dejémoslo hasta aquí.

Señor Pastrana: ¿A cuál joya de la corona usted se refiere?




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Vida de Hoy | Gente Feliz | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES