Porlamar
22 de septiembre de 2021





EL TIEMPO EN MARGARITA 28°C






Veinte años de antiterrorismo muestran a cooperación global como solución
El doble rasero y el antiterrorismo selectivo tampoco conducen a la lucha mundial contra el terrorismo.
XINHUA

Foto: Xinhua

Imagen del 11 de septiembre de 2019 del Homenaje de Luz, una instalación de arte de reflectores para crear dos columnas verticales para representar a las Torres Gemelas, en Nueva York. / Foto: Xinhua

11 Sep, 2021 | Este sábado se conmemora el 20 aniversario de los ataques terroristas del 11 de septiembre, que dieron inicio a una guerra global contra el terrorismo. A pesar de los progresos realizados en los esfuerzos internacionales para combatir el terrorismo, el mundo sigue acosado por sus amenazas tangibles.

Si la historia sirve de guía, el predominio y la hegemonía militares no pueden eliminar el terrorismo. El doble rasero y el antiterrorismo selectivo tampoco conducen a la lucha mundial contra el terrorismo.

La humanidad ha entrado en una nueva era de interconexión, con países que comparten intereses y también el futuro. Como resultado, según los expertos, la apremiante amenaza global del terrorismo requiere respuestas globales holísticas.

"El terrorismo internacional es una amenaza global que ningún país actuando solo puede derrotarlo. El mundo necesita una acción colectiva para contrarrestar esta amenaza", dijo a Xinhua Rommel Banlaoi, presidente del Instituto filipino para la Paz, la Violencia y la Investigación del Terrorismo.

Según Banlaoi, "el mundo necesita una acción colectiva para contrarrestar esta amenaza. China tiene prácticas ejemplares en la lucha contra el terrorismo que precisan ser compartidas con el mundo entero".

Como las causas profundas del terrorismo son complejas, que involucran factores políticos, económicos, sociales y culturales, la flagrante interferencia en los asuntos internos de un Estado y las acciones hegemónicas para proteger la seguridad de uno a costa de la estabilidad del otro son, sin duda, algunos de los factores clave.

Cinco días después de los ataques terroristas del 11 de septiembre, el entonces presidente de Estados Unidos, George W. Bush, anunció una "guerra contra el terrorismo", un término general para todos los ataques militares preventivos destinados a reducir la amenaza que el terrorismo representa para el territorio norteamericano.

La primera acción de Estados Unidos fue la invasión de Afganistán en octubre de 2001, que comenzó una guerra que solo llegó a su fin recientemente.

En las dos décadas siguientes, Washington y sus aliados han lanzado una invasión a Irak basada en mentiras deplorables, así como la injerencia militar en países como Libia y Siria, todo bajo el pretexto de la lucha contra el terrorismo.

Aunque las guerras lanzadas por Estados Unidos y sus aliados pueden haber producido un éxito inmediato, tales resultados han demostrado ser de corta duración en el mejor de los casos. La injusticia lamentable y las víctimas civiles provocadas por la injerencia y el hegemonismo occidentales han creado un caldo de cultivo para la radicalización y el extremismo violento.

Tomemos como ejemplo la invasión de Irak por Estados Unidos y Gran Bretaña. Durante todo el año 2002, Washington afirmó que el entonces presidente iraquí Saddam Hussein estaba aliado con terroristas y desarrollando "armas de destrucción masiva".

A pesar de la fuerte oposición de la comunidad internacional y la escasa prueba de que Irak estaba desarrollando armas nucleares o químicas, Estados Unidos y Gran Bretaña siguieron adelante con la invasión y derrocaron al Gobierno iraquí.

Lo que siguió fueron años de insurgencia y violencia sectaria, y según The Atlantic, "la mayoría de los historiadores del Estado Islámico están de acuerdo en que el grupo surgió de al-Qaeda en Irak como respuesta a la invasión estadounidense en 2003".

La guerra contra el terrorismo, de dos décadas de duración, ha enseñado al mundo que la seguridad debe ser universal y abarcar a todos los países. Es imposible mantener la seguridad de uno o algunos países, olvidando al resto. Es más, ningún país debe buscar la llamada seguridad absoluta de sí mismo a expensas de la seguridad de otros países.

Algunos observadores del estatus de seguridad global también han expresado su preocupación de cómo el doble rasero y el antiterrorismo selectivo pueden obstaculizar la cooperación global en la lucha contra el terrorismo.

Aunque el Movimiento Islámico del Turquestán Oriental (ETIM, por sus siglas en inglés) es un grupo terrorista reconocido internacionalmente y figura en la lista del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, Washington cambió la designación de la ONU en noviembre de 2020 al eliminarlo de su lista de organizaciones terroristas, y blanqueó descaradamente el grupo terrorista.

El empleo del doble rasero ha demostrado que las acciones tomadas por Estados Unidos no son creíbles, opinó Syed Hasan Javed, director del Centro de Estudios Chinos de la Universidad Nacional de Ciencias y Tecnología de Pakistán.

"También envía un mensaje al mundo de que están clasificando a las organizaciones terroristas según sus propios intereses. Muestra que los grupos terroristas están siendo prohibidos sobre la base de religiones y etnias, pero no sobre el terrorismo real en el que están involucrados", aseveró.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Vida de Hoy | Gente Feliz | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES