Porlamar
25 de octubre de 2021





EL TIEMPO EN MARGARITA 28°C






Diálogo en México y 21 de noviembre
En medio de esta compleja situación los venezolanos nos enfrentamos al evento electoral del 21 de noviembre para elegir gobernadores, alcaldes, legisladores estadales y concejales.
LUIS LONGART GUERRA

20 Sep, 2021 | Ciudad de México, la capital azteca, una de las más populosas ciudades del mundo es asiento de importantes acontecimientos políticos que tienen mucho que ver con el destino democrático de nuestro país. Por un lado, fue sede la Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), una organización de concertación política e integración latinoamericana y caribeña que tiene entre sus fundadores a Hugo Chávez, Evo Morales, Lula da Silva, Raúl Castro, Rafael Correa y Cristina Fernández de Kirchner, todos mandatarios fuera del poder en sus respectivos países. La Celac nació con el expreso propósito de adversar y tratar de sustituir a la Organización de Estados Americanos (OEA) por su acercamiento con los gobiernos de Estados Unidos y Canadá. Esta nueva convocatoria encabezada por Andrés Manuel López Obrador, Presidente de México, parece tener la misma intención, pero por sus resultados, dicha aspiración quedará de nuevo en suspenso.
Pues bien, en esa reunión se presentó Maduro y sólo fue bien recibido por sus compinches de Cuba, Nicaragua y Bolivia. En cambio, los mandatarios de países democráticos repudiaron su presencia por las intervenciones de Mario Abdo y Luis La Calle Pou, presidentes de Paraguay y Uruguay, quienes denunciaron la brutal represión que hoy se vive en Cuba, Nicaragua y Venezuela.
Maduro trató de defenderse invitando a esos mandatarios a un debate sobre la democracia. La verdad es que Maduro podrá debatir de cualquier cosa, menos de democracia. Habla de elecciones, pero el mundo democrático nacional e internacional sabe que aquí no hay elecciones libres, democráticas y transparentes, y precisamente, por eso, entre otras cosas, la propia Ciudad de México, es sede de un diáogo auspiciado por el Reino de Noruega y acompañado por Rusia y los Países Bajos, donde la Plataforma Unitaria de Venezuela encabezada por Gerardo Blyde y el régimen de Maduro encabezado por Jorge Rodríguez, tratan de llegar a acuerdos que permitan una solución negociada para una salida democrática, constitucional y electoral a la grave crisis que vivimos los venezolanos después de 22 años de desastre político y económico llamado Socialismo del siglo XXI.
En el marco de este proceso de diálogo, el régimen de Maduro acaba de proponer la incorporación de Alex Saab como representante de su delegación a las conversaciones de México. Saab es un sujeto de nacionalidad colombiana acusado de delitos de lavado de activos, corrupción y asociación para delinquir por el gobierno de los Estados Unidos, y luego de un largo proceso judicial desarrollado en la Isla de Cabo Verde, sus autoridades acaban de anunciar su extradición a los Estados Unidos. Esta actuación del régimen de Maduro ha sido calificada como un nuevo intento de patear y sabotear la Mesa de Negociación para no cumplir con los acuerdos en beneficio del pueblo venezolano.
En medio de esta compleja situación los venezolanos nos enfrentamos al evento electoral del 21 de noviembre para elegir gobernadores, alcaldes, legisladores estadales y concejales. Desde la Unidad Democrática se ha decidido participar en este evento con la tarjeta de la “manito”, la tarjeta de la Unidad, la más exitosa experiencia electoral de los últimos años. Para nosotros, se trató de una decisión tardía, no obstante llamamos a votar por los candidatos de la Unidad y el Cambio, para ejercer no sólo un derecho, sino como un instrumento que debe ser ejercido sin vergüenza y con mucha esperanza en el porvenir de la democracia venezolana.
No obstante, ratificar mi compromiso con los candidatos de la Unidad Democrática, me atrevo a sugerir con todo respeto, que la alternativa democrática debe ir con candidatos únicos a la gobernación, alcaldías, consejo legislativo y concejos municipales. La Unidad es un problema de justicia y de sentido común. Sería imperdonable, repito, imperdonable, que en Nueva Esparta, un estado con mayoría opositora a este desastre político, la ambición desmedida y desbocada logre derrotar los legítimos deseos de cambio de los margariteños y cochenses. ¿Se entendió?.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Vida de Hoy | Gente Feliz | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES