Porlamar
28 de noviembre de 2021





EL TIEMPO EN MARGARITA 28°C






“Por favor no nos sigan matando”
"El hombre aún no ha entendido eso que ellos mismos cantan que el árbol debemos solícito amor y que somos obra de Dios"
Emigdio Malaver G. / emalaverg@gmail.com /@Malavermillo

4 Nov, 2021 | El conuco ya estaba dispuesto a darle la bienvenida a la lluvia. La tierra estaba limpia y arada. Es noviembre y los pocos agricultores de la Tacarigua de Margarita ya tienen listas las semillas para enterrarlas en el húmedo surco y de ahí broten la alegría de las plántulas.

El perro Pipo, mientras el periodista Juancho Marcano recogía unos ajíes, se acercó a la mata de mango que ya se le observaba cierta floración en las ramas, y con ésta inició una conversación, luego de los respectivos saludos.

- Amiga, dijo el perro, el hombre, muchas veces, sigue siendo insensible tanto con los animales, como con las plantas y eso es bien lamentable, pues no han entendido que los otros seres vivos son también importantes en la vida del planeta, porque todo está hecho para que se interrelacionen y convivan en plena armonía que conduzca a la buena marcha de la vida de cualquier ente vivo que habite en esta tierra.

“Amigo Pipo, te confieso que todos los días del mundo elevo una plegaria al cielo y hasta pido que por favor no nos sigan matando, que entiendan que somos importantes para la vida humana y animal y para el buen desenvolvimiento del planeta. Pero sucede que el hombre aún no ha entendido eso que ellos mismos cantan que el árbol debemos solícito amor y que somos obra de Dios”, dijo la mata de mango angustiada.

El perro Pipo oyó también preocupado la exposición de la mata de mango y luego agregó: “Te entiendo, amiga, porque sé que hay hombres que no han entendido eso que tu manifiesta porque son unos insensibles y de paso no saben que están cometiendo un pecado ante las leyes religiosas y un delito ante las ley de los hombres, las cuales ellos mismas crean y después las violan”.

- Así mismo es, amigo, dijo la mata de mango, que al ver a Juancho Marcano ya había terminado su tarea, le hizo señas al perro Pipo y éste entendió que la conversa había terminado y que había que tomar el regreso a casa, pues el periodista tenía una visita pendiente por esperar y tenía que esperarla en su vivienda.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Vida de Hoy | Gente Feliz | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES