Porlamar
17 de agosto de 2022





EL TIEMPO EN MARGARITA 28°C






En que anda la MUD
El 27 de diciembre del 2021, los integrantes de la Asamblea Nacional que culminó sus funciones el 5 de enero del 2021, que auspicia el inexistente gobierno del ex diputado Juan Guaido, declararon la continuación de la “obra de política ficción” del gobierno imaginario.
José Gregorio Rodríguez Jotaerre577@gmail.com

6 Ene, 2022 | En repetidas oportunidades manifestamos nuestras reservas por la participación de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) y sus satélites, en las megaelecciones regionales y municipales del pasado 21 de noviembre del 2021.

Por esta vía saludamos la presencia de una misión de observación electoral de la Unión Europea, luego de más 15 años de ausencia en nuestro país para este propósito, sin embargo, alertamos sobre las verdaderas intenciones de su presencia. Siempre pensamos que su actuación tuvo que ver con la participación de la MUD en las elecciones.

Afirmamos que los europeos habían venido para cumplir cuando menos dos cometidos. El primero; la observación del proceso electoral. El segundo, verificar la verdadera situación de la oposición nacional.

Los europeos apreciaron el lamentable espectáculo de una oposición debilitada, dividida, fragmentada, entre muchos sectores con intereses particulares propios.

Verificaron que todo lo que decían misiones diplomáticas imparciales, diputados sin militancia en los bloques mayoritarios de la Eurocámara y uno que otro silenciado dirigente político del viejo continente es cierto. La oposición venezolana no gana elecciones porque no tiene plan, no tiene proyecto de país, carece de vocación unitaria, y adolece de un centro político de dirección que le de coherencia.

A pesar de todo, declararon antes de marcharse que consiguieron imperfecciones en el sistema electoral venezolano. Al final del día, se subordinaron al mandato supremo del Departamento de Estado de los EEUU. La orden era dejar algunas dudas sobre el proceso eleccionario de Venezuela.

A estas alturas del cuento, nos duele decir que tuvimos razón. Entre los europeos, unos hicieron el papel de policías buenos, y otros interpretaron el rol de los malos. Siempre estuvieron inteligenciados con la MUD y peor aún con los EEUU.

Ahora nos parece que no fue casual el anuncio de la Unión Europea días antes del 21 noviembre, renovando un importante paquete de medidas coercitivas unilaterales (MCU), contra Venezuela.

Para rematar, los acontecimientos posteriores a las elecciones constatan nuestras sospechas. Veamos.

El 20 de diciembre pasado el Tribunal Supremo de Justicia del Reino Unido ratifico que del oro venezolano en custodia en Inglaterra solo puede disponer el señor Juan Guaidó.

El 27 de diciembre del 2021, los integrantes de la Asamblea Nacional que culminó sus funciones el 5 de enero del 2021, que auspicia el inexistente gobierno del ex diputado Juan Guaido, declararon la continuación de la “obra de política ficción” del gobierno imaginario.

Decisión que luego de las “consultas” políticas de rigor realizadas entre los partidos que integran el llamado G4, es decir, entre los partidarios del ex secretario general de AD, Henry Ramos Allup; la gente de Primero Justicia, lideradas por Henrique Capriles y Julio Borges; los afectos a Manuel Rosales, de Un Nuevo Tiempo y los seguidores Leopoldo López y Juan Guaidó, de Voluntad Popular, fue ratificada el 4 de enero de enero.

Resulta que el comunicado de Primero Justicia del 27 de septiembre del año pasado renunciando a “la gestión de activos venezolanos en el exterior dada la falta de receptividad de Juan Guaidó y los representantes del gobierno interino responsables de esta tarea, especialmente de Voluntad Popular” y anunciando “la decisión de no participar más en los espacios que atienden la materia referida a los activos en el exterior”, de acuerdo con las recientes declaraciones del dirigente de esa organización, Juan Pablo Guanipa, no era más que un mecanismo de presión para entrar en el manejo directo de los fondos de Venezuela en el extranjero y en la distribución de los aportes para la “ayuda humanitaria” que regularmente le suministran varias agencias del gobierno estadounidense.

La MUD actuando amparada en la “organización de fachada” en la que convirtieron la inexistente Asamblea Nacional del 2016-2021, luego de participar en las megaelecciones regionales y municipales del 21NOV pasado y no obtener los resultados deseados, nuevamente le da el palo a la lámpara y retorna a la política del gobierno paralelo, que no es otra que la ratificación de su condición de agentes en nuestro país del gobierno de los EEUU de Norteamérica.

Por cierto, en que condición queda el gobernador del Zulia, Manuel Rosales, cuya organización, UNT, respalda la política de continuidad a la línea política subversiva del gobierno paralelo auspiciada por la MUD. Le rendirá cuentas y trabajara de la mano con el señor Juan Guaidó, en vez de hacerlo con el presidente constitucional, Nicolás Maduro.

Esperemos a ver los resultados de las elecciones de Barinas este domingo 9 de enero. Aquí se definirán muchas cosas. Es mucho lo que está en juego




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Vida de Hoy | Gente Feliz | 50° Aniversario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES