Porlamar
17 de mayo de 2022





EL TIEMPO EN MARGARITA 28°C






La posición de la Iglesia Católica
Los Arzobispos y Obispos de nuestro país inician su documento de 2022 afirmando su convicción en la defensa de la persona, del “ser humano con su dignidad” , principalmente la persona pobre.
Luis Longart Guerra

17 Ene, 2022 | A principios del mes de enero de cada año, la Conferencia Episcopal Venezolana se dirige a los venezolanos expresando su posición ante la situación política, económica, social, moral y espiritual del país.
Siempre hemos sostenido que la Iglesia Católica Venezolana ha sido, es y será una institución comprometida con la solidaridad, el bien común, la libertad, la democracia, la paz y el cambio.
Así, decenas de sacerdotes acompañaron la lucha independentista, otros fueron hostigados, perseguidos y muchos de ellos enviados presos a España por los jefes realistas. Es más, entre los firmantes de nuestra primera Constitución en 1811, de los 37 diputados, 7 eran sacerdotes.
Después de la Independencia, el período de Guzmán Blanco (1870-1888) se caracterizó por un fuerte conflicto entre la Iglesia Católica y la autocracia guzmancista. Se expulsó del país al Arzobispo de Caracas Silvestre Guevara y Lira, quien se negó a oficiar actos eclesiásticos en honor a Guzmán Blanco e igual medida se aplicó al Obispo de Mérida, Monseñor Juan Hilario Bosset, se clausuran seminarios y conventos y se confiscan sus bienes e incluso hubo un intento de creación de una Iglesia nacional independiente de los dictados de Roma.
El general Juan Vicente Gómez, quien manejó con mano de hierro las riendas del poder, también tuvo su conflicto con la Iglesia Católica. El Monseñor Montes de Oca, Obispo de Valencia, denunció los desmanes del régimen, por lo que el dictador decretó su destierro. Todo el Episcopado nacional respaldó al prelado carabobeño y tal conflicto se resolvió con un decreto de Gómez suspendiendo la expulsión del Obispo valenciano.
En la época perezjimenista, la jerarquía católica también jugó un papel estelar en el derrocamiento del dictador con la Carta Pastoral del Arzobispo de Caracas Monseñor Rafael Arias Blanco que fue un aldabonazo que llegó a la conciencia de todos los venezolanos y que desnudó a un régimen de opresión que mantenía una estricta censura.
Hemos hecho un brevísimo resumen de la posición de la Iglesia Católica en su misión de acompañar al pueblo venezolano.
En este momento histórico no tiene porque ser distinta la misión y posición del Episcopado venezolano.
Los Arzobispos y Obispos de nuestro país inician su documento de 2022 afirmando su convicción en la defensa de la persona, del “ser humano con su dignidad” , principalmente la persona pobre, que “hoy es colocada a un lado por el régimen político, para dar relevancia a un sistema ideológico excluyente, perdiéndose el sentido de la democracia como poder del pueblo”.
Califican de “dolorosa la situación del país” expresada en un “desmantelamiento de las instituciones democráticas y de las empresas del Estado y un dramático éxodo de 6 millones de compatriotas expatriados por falta de oportunidades de desarrollo en el país”.
Denuncian “la pobreza de la gran mayoría de nuestro pueblo, con particular énfasis en la desnutrición de la infancia y las situaciones de injusticias que viven las personas de avanzada edad, además, de los daños psicológicos, morales y espirituales que experimentan los venezolanos en el drama que estamos viviendo”.
Afirman que “los resultados del domingo 9 de enero en Barinas son una demostración de cuan necesario es reconocer y aceptar que estamos frente a un cambio en Venezuela para construir un país libre de la opresión y el deterioro al que ha sido sometido.”
Ratifican que “desde la Iglesia seguimos el compromiso de acompañar al pueblo en el resguardo de su dignidad y en la construcción del bien común, participando en procesos de reflexión sobre la nueva sociedad que queremos construir o refundar con la participación de todos.”
Reafirman que “la Iglesia siempre ha apostado por el dialogo, pero no se trata de cualquier dialogo, no se trata simplemente de compartir palabras e informaciones, el diálogo debe tener objetivos concretos, en la búsqueda de logros que den respuesta a las necesidades del país.
Compartimos como cristianos católicos todas las expresiones contenidas en este documento y pedimos a todos respaldar a nuestros Arzobispos y Obispos en su insoslayable tarea de pastores de un pueblo que tiene puestas sus esperanzas en Dios y en la Virgen María para salir de esto.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Vida de Hoy | Gente Feliz | 50° Aniversario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES