Porlamar
19 de mayo de 2022





EL TIEMPO EN MARGARITA 28°C






¿Quién es Francia Márquez?
Debe existir una emoción colectiva que medie entre los extremos políticos del dolor inconmensurable, entre la poesía del amor y la prosa de la justicia.
José Gregorio Rodríguez jotaerre577@gmail.com

21 Abr, 2022 | El Vicepresidente de la República de Colombia es el segundo cargo del Poder Ejecutivo en Colombia Es elegido el mismo día y con la misma fórmula que el Presidente de la República, luego de la reforma constitucional de 1991.

Humberto La Calle Lombana, fue el vicepresidente de Ernesto Samper Pizano (1994-96). El personaje renunció a los dos años, al no resistir el escándalo conocido como los “narco casetes”, denunciado por el aspirante a la presidencia derrotado por Samper, Andrés Pastrana.

Luego le correspondió el turno a Gustavo Adolfo Bell Lemus, entre 1998 y 2002 en el gobierno de Andrés Pastrana Arango.

El señor Francisco Santos Calderón, fue elegido en 2002 como vicepresidente en la fórmula de Álvaro Uribe Vélez y reelecto en el año 2006, con el mismo Uribe.

Entre el entre 2010 y 2014, le correspondió el turno a Angelino Garzón, quien se desempeñó como vicepresidente con Juan Manuel Santos, en su primer período presidencial y luego llegó, para el segundo gobierno de Santos, Germán Vargas Lleras, entre el 2014 y el 2017.

La última vicepresidenta, Marta Lucía Ramírez, fue electa en el 2018 en la fórmula junto con Iván Duque, y no se sabe quién es más impopular o genera más rechazo, si ella o el presidente.

Por vez primera, desde la reforma constitucional de 1991, aparece una candidata a la vicepresidenta, Francia Márquez, con peso propio y capacidad electoral para inclinar la balanza a favor, en este caso, del candidato presidencial del Pacto Histórico, Gustavo Petro.

¿Quién es Francia Márquez? ¿Tiene trayectoria política? ¿De dónde salió? Estas son interrogantes que ya tienen respuesta para buena parte de los colombianos que viven en su país, pero que se formulan los casi 6 millones de nacionales de la hermana república que echaron raíces en nuestro país y unos cuántos millones más que se encuentran alrededor del globo terráqueo.

Francia Elena Márquez Mina, es oriunda de la vereda Yolombó, en el corregimiento La Toma, en el Departamento del Cauca, territorio habitado casi totalmente por gente afro descendiente, donde nació el primero de diciembre de 1981, hace ya casi 41 años.

Con tan solo 15 años de edad inició su liderazgo social cuando se opuso a la construcción de la represa de La Salvajina, una obra hidroeléctrica en el Río Cauca, ubicada en el territorio del que Márquez es originaria. Tras su construcción, los pobladores perdieron tierras, se vieron desplazados y perdieron su fuente de trabajo con la minería artesanal.

Abogada de profesión, cuenta sin complejos que para obtener el título estudió casi 10 años. Cursaba dos semestres, paraba por un año para trabajar y reunir dinero para pagar nuevamente la universidad, estudiando y trabajando se graduó de abogada. Esto habla muy bien de ella, de su perseverancia, de su fortaleza y capacidad de estudio y trabajo.

En el 2014, Francia Márquez fue una de las líderes que organizó una marcha de mujeres afro descendientes que usaban turbantes que identificaban su origen étnico y que fue conocida como "La Marcha de los Turbantes" y también como la marcha de las "Mujeres Negras por el Cuidado de la Vida y los Territorios Ancestrales".

“El posicionamiento de Francia Márquez en el escenario nacional significa un importante avance en la política étnica del país en la lucha por el reconocimiento de la población negra y afrodescendiente, como una representante legítima de esta población posicionó el racismo como un tema de debate electoral, planteando la necesidad de soluciones estructurales”, dice Aura Hurtado, profesora de la Universidad del Valle.

Francia Márquez, participó en la consulta primaria del 13 de marzo de la mano del senador Alexander López, quién la propuso como candidata del Polo Democrático Alternativo, en la coalición del Pacto Histórico y se convirtió en la sorpresa electoral, logrando más de 783.000 sufragios, convirtiéndose en la tercera aspirante más votada, por detrás de Gustavo Petro, a la izquierda, y Federico Gutiérrez, en la derecha.

La hoy aspirante a la vicepresidencia en la fórmula de Gustavo Petro, no solo superó en votos al ex alcalde de Medellín Sergio Fajardo, tres veces candidato presidencial -que logró sólo un poco más de 700 mil papeletas en la consulta del Centro Esperanza - sino que además se impuso sobre reconocidas figuras con larga trayectoria en Colombia, como el ex ministro Alejandro Gaviria, o el ex gobernador de Boyacá, Carlos Amaya.

En diciembre del 2014, participó en La Habana en los diálogos de paz entre el gobierno de Juan Manuel Santos y la guerrilla de las FARC. En esa oportunidad le correspondió disertar sobre la forma en la que el conflicto armado político y económico ha afectado históricamente de manera desproporcionada a las comunidades afrocolombianas y de manera específica, a las mujeres negras, abogando por la necesidad de garantizar la participación efectiva de los pueblos étnicos en el proceso para lograr la paz estable y duradera.

Seguramente se me escapan algunas cosas importantes de la trayectoria de esta mujer colombiana, luchadora y valiente, pero sin duda salió de las entrañas del pueblo, eso que identifican eufemísticamente como la “Colombia profunda”,

En un reciente reportaje de EFE, se reseña que “uno de los momentos en que su nombre saltó al reconocimiento en el país se produjo durante las protestas antigubernamentales de 2021. Fue entonces cuando se convirtió en una relevante voz entre los movimientos sociales que paralizaban la nación en medio de las denuncias de incumplimientos del Acuerdo de Paz, los asesinatos de líderes sociales, la pobreza y décadas de desigualdad social”.

Márquez se mostró del lado de los jóvenes que formaban parte de la denominada “primera línea”, aquellos que con cascos y escudos de hojalata establecieron una especie de barrera defensiva ante la violencia policial.

Mientras los miembros de la “primera línea” impedían con barricadas el ingreso de la fuerza pública y de políticos a los barrios, Francia Márquez ingresaba sin problema alguno. Supo abogar por los derechos que reclamaban los manifestantes y su influencia ahora logra calar en la contienda electoral. Ahora proclama con fuerza: “hay que ir de la resistencia al poder”.

Como escribiera en días pasados el abogado colombiano, Fernando Vargas Valencia, experto en DDHH y derecho internacional humanitario: “Colombia es un territorio del dolor y es legítimo hacer política que cure las heridas, que honre a los muertos, que ofrezca sosiego a las madres de desaparecidos y desaparecidas, que promueva juntanzas para que quienes perdieron sus ahorros dando empleo a los que más lo necesitaban puedan volver a soñar el bienestar individual y colectivo, que permita el retorno de las y los desterrados, la reunión de las familias, la economía del don.

No se trata entonces de una política de la venganza, como algunas gentes quieren afirmar. Tampoco puede ser un proyecto del olvido. Debe existir una emoción colectiva que medie entre los extremos políticos del dolor inconmensurable, entre la poesía del amor y la prosa de la justicia.

La hija de los ríos del sudeste, la sobrina del hacedor de néctares curativos, la cantaora de sus dolorosos muertos, la hija de la lágrima de las mujeres amenazadas de muerte por defender la vida, la mujer que llegó volteando sin respiro a ser candidata a la vicepresidencia, la bailarina sonámbula de guaguancó de feria de Cali y de currulaos de Petronio, tiene toda la experiencia para romper lo indecible y guiar a este país tan niño nocturno que camina agarrado de las paredes del silencio, huyendo de los alcaravanes de su propio pasado”.

Para escribirlo con las palabras de la propia Francia Márquez: “Soy parte de un proceso, de una historia de lucha y resistencia que empezó con mis ancestros traídos en condición de esclavitud. Soy parte de la lucha contra el racismo estructural, soy parte de los que luchan por seguir pariendo libertad y justicia. De quiénes conservan la esperanza por un mejor vivir, de aquellas mujeres que usan el amor maternal para cuidar su territorio como espacio de vida, de quiénes alzan la voz para parar la destrucción de los ríos, de los bosques, de los páramos”.

Ella es Francia Márquez, candidata a la vicepresidencia de la República de Colombia.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Vida de Hoy | Gente Feliz | 50° Aniversario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES