Porlamar
4 de julio de 2022





EL TIEMPO EN MARGARITA 28°C






Juventud divino tesoro
La disposición de la juventud colombiana de salir a votar este domingo, depende que en la figura de Gustavo Petro, la izquierda logre por primera vez una victoria electoral presidencial en el vecino país.
José Gregorio Rodríguez jotaerre577@gmail.com

16 Jun, 2022 | No está fácil pronosticar el resultado de la segunda y definitiva vuelta de las elecciones presidenciales en Colombia que se realizarán este domingo 19 de junio. Hasta que se podían divulgar los resultados de las encuestas, todas apuntaban a un “empate técnico”, recurso con el que los “vaticinadores” políticos suelen “escurrir el bulto” para no comprometer su reputación de videntes.

Es verdad que el final es de difícil pronóstico, pero observando algunos indicios se puede arriesgar uno a señalar una tendencia y hasta el resultado final. Por lo pronto, recordaremos los tres más importantes antecedentes de elecciones presidenciales en Colombia, resueltas por estrecho margen.

Las presidenciales de 1970, en las que Misael Pastrana Borrero superó a Gustavo Rojas Pinilla, por el 1,6% de los votos. De allí surgió el M-19 -porque esas elecciones se realizaron el 19 de abril de 1970- organización guerrillera de la que luego formaría parte el hoy candidato del Pacto Histórico, Gustavo Petro.

Las elecciones presidenciales de 1978, donde el dirigente del Partido Liberal, Julio César Turbay Ayala, se impuso con 2.7 % puntos de ventaja sobre, Belisario Betancourt, candidato de un movimiento disidente del Partido Conservador, y otras agrupaciones partidistas, y la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de 1994, en las cuales Colombia “estrenó” la figura del balotaje, donde el liberal Ernesto Samper Pizano, le ganó al dirigente conservador, Andrés Pastrana Arango, por menos de 2% de ventaja.

En esta oportunidad todo parece indicar que el resultado será similar o algo más ajustado, a los registrados en las elecciones de 1970, 1978 y 1994. Y sin duda, es la definición más estrecha desde que las presidenciales se definen en segunda vuelta.

Los últimos días en que podían difundirse los resultados de los sondeos de opinión, una lluvia de encuestas inundó la prensa, radio, televisión y las redes sociales, pronosticando resultados.

Como explica la periodista, columnista y activista feminista del vecino país, Catalina Ruíz-Navarro: “Hay una división clarísima en la predilección de los votantes según su edad y generación. En todas las mediciones fue claro que los y las jóvenes están con Petro, según #LaGranEncuesta de YanHass, el 54 % está con el candidato de izquierda en segunda vuelta y solo un 25 % con Rodolfo Hernández. Por supuesto, Hernández en esta encuesta alcanza su mayor favorabilidad en las personas mayores de 55 años. Según el Tracking Presidencial encargado a GAD3 por RCN, el 68 % de los y las jóvenes está también con Petro y Francia, y entre las personas de más de 55 años, Rodolfo Hernández tiene una favorabilidad del voto de un 65 %. Esto habla de una brecha generacional entre izquierda y derecha. Tradicionalmente las personas mayores son menos abstencionistas que los y las jóvenes, pero los valores en la juventud están cambiando. Tener posturas políticas hoy es visto como algo positivo, algo muy diferente a la apatía generalizada de comienzos de los 2000. También muy importante es ver a los y las jóvenes identificándose como de izquierda, eso es un cambio crucial en el electorado colombiano”.

De esta observación se desprende que de la disposición de la juventud colombiana de salir a votar este domingo, depende que en la figura de Gustavo Petro, la izquierda logre por primera vez una victoria electoral presidencial en el vecino país.

Al escribir estas líneas conocimos que el candidato Gustavo Petro, había aceptado todas las condiciones “puestas” por Rodolfo Hernández, para realizar un debate público, el “único” entre los dos candidatos, ordenado por un tribunal de Bogotá.

En un ambiente de “parejo resultado” un debate entre los dos candidatos difundido masivamente, podría resultar definitorio para el resultado final.

Puede motivar a los jóvenes a salir a votar, o dejar la situación en manos de las maquinarias políticas del establecimiento colombiano, las cuales podrían definir el resultado a favor de su “gallo tapado”.

Los jóvenes colombianos parecen tener la última palabra. Juventud divino tesoro.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Vida de Hoy | Gente Feliz | 50° Aniversario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES