Porlamar
27 de noviembre de 2022





EL TIEMPO EN MARGARITA 28°C






Oposición sin brújula
Cinco meses después de este “primer anuncio”, el pasado mes de octubre, comunicaron que las “milagrosas” primarias serán a finales del primer semestre del año 2023.
José Gregorio Rodríguez Jotaerre577@gmail.com

10 Nov, 2022 | La política venezolana comenzó el año 2022 con las elecciones para escoger gobernador el pasado 9 de enero, en el estado Barinas. En esa ocasión, buena parte de la oposición política venezolana ensayó con la unidad “cuasi perfecta” y obtuvieron una victoria que, como la espuma de cualquier bebida gasificada, logró mantener la efervescencia de las burbujas tan sólo un buen rato, el suficiente para que dejaran el sentido del “olfato político” fijo en el imaginario sonido de la explosión de las pompas repletas de aire.

Extraviados en el efecto de esa victoria, olvidaron la “pela” que habían recibido tan solo 50 días antes, en las mega elecciones regionales y municipales del 21 de noviembre del 2022.

Inmediatamente, comenzó el desfile por los medios de comunicación de los dirigentes de la oposición arrogándose la victoria en el estado llanero venezolano, reivindicando el acto de desprendimiento de sus respectivas organizaciones, en beneficio de un propósito colectivo que bautizaron “tirios y troyanos”, como unidad superior.

No se alargó por mucho tiempo el experimento unitario y los "propietarios" del G4 nuevamente secuestraron el proceso, en beneficio de sus particulares intereses grupales.

¿Qué pasó entonces? Cada uno agarró por su lado y le anunció al país un plan “táctico” diferente. Y para desdicha de sus seguidores, lo han venido cumpliendo con absoluta precisión. No olvidemos el fracasado intento de un referéndum revocatorio contra el presidente Nicolás Maduro, impulsado por algunas individualidades del antichavismo vernáculo.

Los factores del llamado G4 Plus (AD- Ramos Allup, Primero Justicia, Un Nuevo Tiempo y Voluntad Popular) a quienes se suman un pequeño grupo de micro partidos encabezados por el Encuentro Ciudadano de Delsa Solórzano, se “cogieron para ellos” las elecciones primarias de la oposición venezolana.

A partir de ese momento se declararon en proceso de reflexión y reorganización, el cual por cierto no incluyó el debido acto de contrición frente a la sociedad venezolana, la cual todavía espera una explicación por su prolongada y fracasada política de abstención electoral, y por su postura de aliento y respaldo de la política de medidas coercitivas unilaterales impulsada por los EEUU de Norteamérica, que en materia económica y financiera, colocaron al país al borde de la quiebra y a sus ciudadanos sometidos al sufrimiento de penurias de todo tipo.

Para no hacer muy largo el cuento y como quiera que de este asunto hemos escrito en varias ocasiones, recordemos que en mayo reaparecieron con su nuevo “tinglado político”, luego de haber debutado al principio del tiempo del chavismo en el poder como Coordinadora Democrática, haberse transformado en Mesa de la Unidad Democrática, y ahora mutado a Plataforma Unitaria Democrática.

Anunciaron en esa fecha, el nombre de Omar Barboza, dirigente fundador de Un Nuevo Tiempo, como coordinador general de la Plataforma Unitaria y la línea política de las primarias para escoger su candidato presidencial.

Cinco meses después de este “primer anuncio”, el pasado mes de octubre, comunicaron que las “milagrosas” primarias serán a finales del primer semestre del año 2023.

Pero no se nos puede olvidar que, en ambos momentos, tanto en mayo como en octubre, los anuncios de la Plataforma Unitaria estuvieron precedidos por “sendos” cónclaves de la cúpula de ese conglomerado suprapartidista en la ciudad de Panamá, con sus jefes políticos de los EEUU.

Hasta que por fin este 9 de noviembre, formalizan la designación de la comisión de primarias, integrada por 5 miembros principales y 5 suplentes. 10 ciudadanos a quienes les dejaron la tarea no sólo de organizar el proceso, sino también de “elaborar”, o por lo menos informar a la opinión pública, el contenido de un reglamento que se reserva el “derecho de admisión” de los participantes en la consulta.

Así están las cosas “formalmente” en la oposición venezolana. Con el G4 “padroteando” las políticas del sector en materia de elecciones primarias.

Sin embargo, no todo es “paz y amor” por los lados de la Plataforma Unitaria, el G4 tiene que lidiar todavía con la “papa caliente” del “gobierno imaginario” de Juan Guaidó, y los intereses que representa. No la tienen fácil para salir bien librados de la “piedra en el camino” que representa el muchacho de La Guaira. Lo que si les sobra es suficiente “cara dura” para ofrecer cualquier explicación que “justifique” su proceder.

Lo que sí es verdad es que, más allá de las primarias, esta oposición de la que hoy escribimos no tiene proyecto de país, ni presenta propuesta alguna que signifique soluciones a los problemas de la gente.

Se aferran a las primarias e invocan permanentemente su llamado a retomar el diálogo en México. Si las primarias se complican y del diálogo no obtienen todo lo que quieren, se quedarán en el aire sin política alguna.

La verdad luce como una oposición sin brújula.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Vida de Hoy | Gente Feliz | 50° Aniversario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES