Porlamar
28 de mayo de 2024





EL TIEMPO EN MARGARITA 28°C






“La mirada de un sueño / Antología”, la nueva obra de la escritora y poeta caraqueña Paula J. Orta Osilia
No se halla en la obra de Orta un lenguaje rebuscado, sino el hablar cotidiano, la palabra común del día a día.
Juan Ortiz

9 Mar, 2023 | “Poesía es uno de los más bonitos apodos que damos a la vida”, dijo una vez el poeta francés Jacques Prévert; esta frase define en parte lo que vino a mí cuando leí por vez primera «La mirada de un sueño / Antología», obra completa de la escritora caraqueña Paula Orta Osilia. Entre los versos de la poetisa he hallado amor, ternura, desasosiego, entrega, tristeza, alegría, dolor por la pérdida, resignación… en fin: un amplio compendio de las emociones y sentimientos que engloban esto a lo que llamamos vida.

La obra de Orta, pues, refleja inequívocamente todas las facetas de su existencia. En cada verso de sus poemas, en cada oración y frase de sus cuentos y reflexiones ella se desnuda ante el lector mostrando su sensibilidad y apreciación respecto al mundo y los acontecimientos que le han tocado transitar. Ella ha sabido usar la poesía y la literatura como un medio para plasmar su paso por estos parajes de Dios, y lo ha hecho de una manera sutil y muy propia.

Al leer la poesía de Paula, es imposible no notar la influencia de grandes, como Benedetti, Neruda, Rubén Darío y otros tantos que son de cita obligada en su biblioteca. No resulta extraño, entonces, el rico lenguaje que reviste su obra. A lo largo de La mirada de un sueño también se aprecia una considerable soltura en el manejo de las formas poéticas clásicas, como cuartetas y cuartetos —estos últimos muy predominantes en el libro—, pero sin el típico vestido acorazado de la métrica exacta o la rima perfecta consonante. Hay una búsqueda clara de la firma propia, algo que se evidencia en poemas como “Lluvia” o “Amanecer”, por nombrar algunos.

Ahora, si bien hay una predilección por la rima y la redondez —con apartados muy musicales bien llevados—, la prosa también le viene excelente a la poetisa, con fuerza y contundencia, como en el caso de “No vengas todavía” o “Desesperanza”. En lo referente al apartado literario, la autora no se queda corta: en sus cuentos el lector hallará una narrativa muy descriptiva, pintoresca y directa que deja con esa sensación de “querer más” cuando se ha llegado al último párrafo.

No se halla en la obra de Orta un lenguaje rebuscado, sino el hablar cotidiano, la palabra común del día a día. Esta cualidad —contrario a lo que muchos puristas puedan decir— no le resta poder a su aporte, sino que lo maximiza, lo hace más cercano y le permite cumplir una hermosa tarea: que sus versos sean para “aquellos que los necesitan”, como reza una parte de la afamada respuesta que el cartero Mario Ruoppolo diese a Neruda en Il Postino.

Las letras de la poetisa cantan a su gente, a su sangre, exaltan la labor de quienes le precedieron, a los que llama su “raíz”, aquellos seres que cumplieron la excelsa y acertada labor de acercarle al mundo literario, como su abuela y su padre, quienes tienen, cada uno, un muy sentido apartado en esta antología. Además, la poetisa escribe a sus hijos y nietos, a los que considera su “continuación”, aludiendo, por supuesto, a que son ellos los encargados de perpetuar la permanencia de su legado en este mundo, tanto en lo poético-literario, como en lo espiritual, genético, cívico, moral y ético.

No puedo más que agradecer a Paula por el honor de permitirme prologarle, así como también por cederme la enorme responsabilidad de ser el corrector, editor y maquetador de esta obra. Me ha sido muy emotivo y formativo ser partícipe del proceso que conllevó a la consolidación de este sueño. Desde este espacio que hoy habito le deseo lo mejor, y que sigan brotando incansablemente de ella la buena literatura y la buena poesía.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Vida de Hoy | Gente Feliz | 50° Aniversario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES