Porlamar
23 de julio de 2024





EL TIEMPO EN MARGARITA 28°C






La narrativa de Brasilia
Con un documento de 9 puntos aprobado por consenso concluyó el encuentro y el acordaron (punto 9): “volver a reunirse, en fecha y lugar a ser determinados, para repasar el curso de las iniciativas de cooperación sudamericana y determinar los próximos pasos a tomarse”.
JOSÉ GREGORIO RODRÍGUEZ R. jotaerre577@gmail.com

1 Jun, 2023 | En un ambiente de mucho respeto y tolerancia se realizó exitosamente este 30 de mayo, la “Cumbre de Brasilia”, en la que participaron los presidentes; Alberto Fernández, de Argentina; Gustavo Petro, de Colombia; Luis Arce, de Bolivia; Gabriel Boric, de Chile; Guillermo Lasso, de Ecuador; Mario Abdo Benítez, de Paraguay; Mohamed Irfaan Ali, de Guyana; Mario Abdo Benítez; de Paraguay; Luis Lacalle Pou, de Uruguay; Chan Santokhi, de Surinam; Nicolás Maduro, de Venezuela; Alberto Otárola, asistió el presidente del Consejo de Ministros de Perú; convocada por el presidente, Luis Inacio “Lula” Da Silva, anfitrión del cónclave realizado en la ciudad de Brasilia, capital de la República Federativa de Brasil.

Con un documento de 9 puntos aprobado por consenso concluyó el encuentro y el acordaron (punto 9): “volver a reunirse, en fecha y lugar a ser determinados, para repasar el curso de las iniciativas de cooperación sudamericana y determinar los próximos pasos a tomarse”.

Sin embargo mayor interés despertó en “cierta prensa” y en los “francotiradores del teclado”, la presencia del presidente constitucional de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro.

Y es que, luego de una reunión bilateral entre los mandatarios de Brasil y Venezuela, Lula da Silva, hizo hincapié en que el autoritarismo en Venezuela es producto “de una narrativa construida" y le pidió a Nicolás Maduro, cambiar esa percepción: "Ustedes saben muy bien cuál es la narrativa que han construido respecto de Venezuela, del autoritarismo, de la antidemocracia. Esa narrativa ustedes la tienen que deconstruir mostrando su propia narrativa para que la gente cambie de opinión".

A esos comentarios del presidente Lula Da Silva sobre Venezuela, se refirió el presidente de Chile, Gabriel Boric, señalando que: "No es una construcción narrativa; es una realidad, es seria y he tenido la oportunidad de verla en los ojos y el dolor de cientos de miles de venezolanos que hoy día están en nuestra patria".

En el mismo orden de ideas, opinó el presidente de Uruguay, Luis Lacalle Pou, quien dijo: "Quedé sorprendido cuando se habló de (que) lo que sucede en Venezuela es una narrativa (…) Si hay tantos grupos en el mundo que están tratando de mediar para que la democracia sea plena en Venezuela, para que se respeten los derechos humanos, para que no haya presos políticos, lo peor que podemos hacer es tapar el sol con un dedo".

Con el debido respeto, como un venezolano del común, me permito enviarle por esta vía a los presidentes Gabriel Boric, de Chile; y Luis Lacalle Pou, de Uruguay, el resumen ejecutivo del estudio “Sanciones económicas como castigo colectivo: El caso de Venezuela”, elaborado por los investigadores estadounidenses Mark Weisbort y Jeffrey Sachs, del Center for Economic and Policy Research (CEPR), divulgado en mayo de 2019:

RESUMEN EJECUTIVO

“Este estudio analiza algunos de los impactos más importantes de las sanciones económicas impuestas a Venezuela por el Gobierno de EEUU desde agosto de 2017; y encuentra que la mayor parte del impacto de estas sanciones no se ha producido en el Gobierno, sino en la población civil. Las sanciones redujeron la ingesta calórica de la población, aumentaron las enfermedades y la mortalidad (tanto para adultos como para menores) y desplazaron a millones de venezolanos que huyeron del país como producto del empeoramiento de la depresión económica y la hiperinflación. Las sanciones agudizaron la crisis económica de Venezuela e hicieron casi imposible estabilizar la economía, lo que contribuyó aún más a un mayor número de muertes. Todos estos impactos perjudicaron de manera desproporcionada a los venezolanos más pobres y más vulnerables. Incluso más severas y destructivas que las amplias sanciones económicas de agosto de 2017 fueron las sanciones impuestas por una orden ejecutiva el 28 de enero de 2019 y las órdenes ejecutivas posteriores de este año; junto con el reconocimiento de un Gobierno paralelo, que, como se muestra a continuación, creó un nuevo conjunto de sanciones financieras y comerciales que son incluso más asfixiantes que las propias órdenes ejecutivas. Encontramos que las sanciones han infligido, y progresivamente infligen, daños muy graves a la vida y la salud humanas, incluidas más de 40 mil muertes entre 2017 y 2018; y que estas sanciones encajarían en la definición de castigo colectivo de la población civil, tal como se describe en las convenciones internacionales de Ginebra y La Haya, de las cuales Estados Unidos es signatario”.

LAS SANCIONES DE AGOSTO DE 2017

“Las sanciones de agosto de 2017 prohibieron al Gobierno venezolano pedir préstamos en los mercados financieros de Estados Unidos. Esto evitó que el Gobierno pudiera reestructurar su deuda externa, ya que cualquier reestructuración de deuda requiere la emisión de nuevos bonos a cambio de la deuda existente. Por lo tanto, estas sanciones impidieron que la economía se recuperara de una profunda recesión que ya había cobrado un alto precio a la población, la que junto con la economía era más vulnerable a estas sanciones y a las que siguieron como consecuencia de la crisis económica (…) Es importante recalcar que casi la totalidad de las divisas que se necesitan para importar medicamentos, alimentos, equipos médicos, repuestos y equipos necesarios para la generación de electricidad, sistemas de agua o transporte, son recibidos por la economía venezolana a través de los ingresos del Gobierno de la exportación de petróleo. Así, las sanciones que reducen las ganancias del Gobierno y, por lo tanto, los ingresos del Gobierno, reducen así las importaciones de estos bienes esenciales que en muchos casos salvan vidas (…) Es muy probable que la pérdida de tantos miles de millones de dólares en divisas y la pérdida en ingresos del Gobierno constituyeran el principal empujón que llevó a la economía a pasar de su alta inflación, cuando se implementaron las sanciones en agosto de 2017, a la hiperinflación. Otras decisiones ejecutivas tomadas por el Gobierno de Trump dieron como resultado el cierre de las cuentas venezolanas en instituciones financieras, la pérdida de acceso al crédito y otras restricciones financieras que han tenido graves impactos negativos en la producción de petróleo y en la economía”.

LAS SANCIONES DEL 2019

“Este ha sido el caso de la serie de órdenes ejecutivas que comenzaron el 28 de enero, a las que le siguió el reconocimiento de Juan Guaidó como ‘presidente interino’ de Venezuela por parte de Trump y de sus aliados. En este apartado debemos incluir no solo las sanciones que fueron explícitamente dictadas por estas órdenes ejecutivas, sino también las sanciones que fueron implícitas y activadas a causa del reconocimiento de un Gobierno paralelo; y sanciones adicionales resultantes de declaraciones, amenazas o acciones adicionales del Poder Ejecutivo de Estados Unidos. Si observamos el impacto que tiene la combinación de todas estas acciones, descubrimos que redujeron drásticamente la capacidad de Venezuela para producir y vender petróleo y para vender cualquier activo extranjero del Gobierno, el más importante de los cuales fue congelado y/o confiscado; y también para usar cualquier moneda extranjera, que el país todavía pueda recibir como ingreso, para comprar importaciones esenciales”.

ALGUNAS CONCLUSIONES

“Por lo tanto, uno de los impactos más importantes de las sanciones, en términos de sus efectos en la vida humana y la salud, es encerrar a Venezuela en una espiral económica descendente. Por esta razón, es importante tener en cuenta que cuando observamos, por ejemplo, el estimado de más de 40.000 muertes ocurridas solo de 2017 a 2018, la posibilidad contrafáctica en ausencia de sanciones no es solo cero muertes más, sino que en realidad una reducción de la mortalidad y otras mejoras en los indicadores de salud. Esto es porque una recuperación económica ya podría haber comenzado en ausencia de las sanciones económicas. Y a la inversa, el número de muertes que se avecina este año, si las sanciones siguen vigentes, es casi seguro que será mucho más alto que lo que hemos visto anteriormente, dada la tasa muy acelerada de disminución de la producción de petróleo y, por lo tanto, la disponibilidad de importaciones esenciales, y también la disminución acelerada del ingreso por persona”.

Como se podrán dar cuenta, este estudio solo se refiere a algunas de las más de 900 medidas coercitivas unilaterales que a la fecha, el gobierno de los Estados Unidos de Norteamérica, sus aliados de la Unión Europea y la Gran Bretaña, han aplicado contra nuestro país, y que nuestro pueblo ha resistido, con la dignidad y el coraje que nunca esperaron sus promotores, quienes apostaron a una explosión social que facilitara el derrocamiento del gobierno constitucional del presidente Nicolás Maduro.

Señores presidentes, no es narrativa, es una realidad cruda y real que padecemos día tras día quienes vivimos en esta tierra de paz. Como diría algún narrador de radio de nuestro país en el pasado reciente ¡vengan pa’ que las vean! y saquen ustedes sus propias conclusiones.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Vida de Hoy | Gente Feliz | 50° Aniversario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES