Porlamar
29 de mayo de 2024





EL TIEMPO EN MARGARITA 28°C






Celos, malvados celos
Es importante reconocer que los celos no son necesariamente una señal de que las relaciones se encuentren en peligro, independientemente de la naturaleza de ellas.
Noel Álvarez Noelalvarez10@gmail.com

14 Nov, 2023 | Los celos son una emoción intensa que muchas personas experimentan en algún momento de sus vidas. Se pueden definir como un sentimiento de inseguridad, envidia o desconfianza en una relación, que se origina cuando se percibe que la atención, el afecto o el interés de una persona querida se dirige hacia otra persona.

Los celos pueden manifestarse de muchas maneras diferentes, desde la preocupación leve hasta la obsesión y la ira. Aunque los celos pueden ser un sentimiento común, también pueden ser tóxicos y dañinos. Pueden llevar a la desconfianza, la paranoia y la posesión, y pueden dañar seriamente una relación. Los celos excesivos pueden incluso llevar a la violencia emocional o física.

En muchas relaciones de pareja, los celos pueden llevar a discusiones y conflictos. Por ejemplo, una persona puede sentir celos de su pareja debido a la interacción con amigos del sexo opuesto o incluso por conversaciones aparentemente inofensivas. Estos celos a veces pueden exacerbarse y dar lugar a discusiones intensas o incluso a rupturas.

Los hermanos a menudo sienten celos cuando perciben que uno de ellos recibe más atención o cariño de los padres. Estos celos pueden manifestarse en rivalidades y peleas entre hermanos, lo que puede llegar a crear un ambiente desagradable en el hogar.

En el entorno laboral, los celos entre colegas pueden surgir cuando uno de ellos recibe un ascenso, un aumento de salario o reconocimiento. Esto puede dar lugar a tensiones en el lugar de trabajo, competencia negativa y un ambiente laboral desagradable.

Las amistades pueden ser afectadas por los celos. Si una persona siente que un amigo está pasando más tiempo o mostrando más atención a otros amigos, puede dar lugar a sentimientos heridos y conflictos.

En la era de las redes sociales, los celos pueden ser provocados por la percepción de que otros tienen una vida más emocionante o exitosa por el hecho de tener más seguidores. Esto puede llevar a la envidia y a los sentimientos negativos en línea.

En algunos casos, la herencia y la distribución de bienes entre miembros de la familia pueden generar celos y conflictos importantes, a menudo resultando en disputas legales y relaciones familiares dañadas.

Los personajes públicos, a menudo son objeto de envidias y celos públicos. Los celos entre ellos o hacia ellos pueden resultar en chismes, rivalidades públicas y, a veces, incluso confrontaciones físicas. Entre adversarios políticos lo vivimos a cada momento, no obstante, y tal como se los recomiendo a los activistas de nuestro partido, GENTE, uno debe cuidarse más de los correligionarios, que de los que tiene en la acera del frente, entre otras cosas porque las traiciones ineluctablemente provienen siempre del lado de los amigos.

Hace poco tiempo, un diario británico publicó un caso que, según ellos, se trataba de la mujer más celosa del Reino Unido. Esta dama se casó con su novio y a partir de allí, cuando su esposo llegaba a casa, lo sometía a un detector de mentiras. Al parecer la mujer sufría del síndrome de Otelo, cuyo nombre proviene de la conocida obra de Shakespeare, en la cual, Otelo mata a Desdémona poseído por unos celos enfermizos. Esta patología es un delirio por el cual la persona que lo sufre está firmemente convencida de que su pareja le es infiel.

El celópata está obsesionado con la idea de la infidelidad y muestra una serie de conductas que se manifiestan tratando de buscar pruebas que lo demuestren, por ejemplo, entrando en la computadora o escudriñando el celular de su pareja. También puede mostrarse violento y humillar al otro. Muchas veces los celos son alimentados por influencias externas, en la obra de Shakespeare, Otelo fue influenciado por Yago que le metía ideas de la infidelidad de su esposa. Los sujetos celotípicos pueden ser son influenciables por las opiniones de otras personas o medios de comunicación.

Si bien los celos pueden ser difíciles de manejar, es importante abordarlos de manera saludable y constructiva. Una de las formas más efectivas de lidiar con los celos es comunicarse abiertamente con la persona objeto de ellos. Explicar cómo uno se siente y por qué, puede ayudar a aclarar cualquier malentendido y reconstruir la confianza y comprensión en la relación. Otra forma de manejar los celos es trabajar en la propia autoestima y confianza. Aprender a amarse y valorarse a sí mismo puede ayudar a reducir la necesidad de compararse con los demás y aumentar la seguridad en la relación.

Es importante reconocer que los celos no son necesariamente una señal de que las relaciones se encuentren en peligro, independientemente de la naturaleza de ellas. Todos experimentamos sentimientos de inseguridad y envidia en algún momento de nuestras vidas, y los celos pueden ser una oportunidad para fortalecernos espiritualmente y aprender a confiar en las otras personas. En última instancia, los celos son una emoción compleja y multifacética que pueden ser difíciles de manejar, pero, si se abordan de manera saludable y constructiva, pueden ser una magnífica oportunidad para construir relaciones fuertes y duraderas con los demás.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Vida de Hoy | Gente Feliz | 50° Aniversario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES