Porlamar
15 de abril de 2024





EL TIEMPO EN MARGARITA 28°C






Marte podría estar generando “remolinos gigantes” en los océanos profundos
Adriana Dutkiewicz, coautora del estudio y sedimentóloga de la Universidad de Sydney, dijo que los científicos no esperaban descubrir estos ciclos y que solo hay una manera de explicarlos: “Están vinculados a ciclos en las interacciones de Marte y la Tierra orbitando alrededor del Sol”, dijo en un comunicado.
Redacción | @elsoldmargarita

Foto: CORTESÍA

Marte. / Foto: CORTESÍA

12 Mar, 2024 | Atlanta. Marte puede estar a unos 140 millones de kilómetros de la Tierra, pero el planeta rojo está influyendo en nuestros océanos profundos al ayudar a impulsar "remolinos gigantes", según una nueva investigación.

Los científicos analizaron sedimentos, perforados en cientos de sitios de aguas profundas durante el último medio siglo, para mirar hacia atrás decenas de millones de años en el pasado de la Tierra, en un intento por comprender mejor la fuerza de las corrientes oceánicas profundas.

Lo que encontraron los sorprendió.

Los sedimentos revelaron que las corrientes de las profundidades marinas se debilitaron y fortalecieron a lo largo de ciclos climáticos de 2,4 millones de años, según el estudio publicado el martes en la revista Nature Communications.

Adriana Dutkiewicz, coautora del estudio y sedimentóloga de la Universidad de Sydney, dijo que los científicos no esperaban descubrir estos ciclos y que solo hay una manera de explicarlos: “Están vinculados a ciclos en las interacciones de Marte y la Tierra orbitando alrededor del Sol”, dijo en un comunicado. Los autores dicen que este es el primer estudio que establece estas conexiones.

Los dos planetas se afectan entre sí a través de un fenómeno llamado "resonancia", que ocurre cuando dos cuerpos en órbita aplican un empujón y una atracción gravitacional entre sí, lo que a veces se describe como una especie de armonización entre planetas distantes. Esta interacción cambia la forma de sus órbitas, afectando su cercanía a la circular y su distancia al Sol.

Para la Tierra, esta interacción con Marte se traduce en períodos de mayor energía solar (es decir, un clima más cálido) y estos ciclos más cálidos se correlacionan con corrientes oceánicas más vigorosas, según el informe.

Si bien estos ciclos de 2,4 millones de años afectan el calentamiento y las corrientes oceánicas en la Tierra, son ciclos climáticos naturales y no están relacionados con el rápido calentamiento que el mundo está experimentando hoy mientras los humanos continúan quemando combustibles fósiles que calientan el planeta, dijo Dietmar Müller, profesor de Geofísica en la Universidad de Sydney y coautor del estudio.

Los autores describen estas corrientes, o remolinos, como “remolinos gigantes” que pueden llegar al fondo de las profundidades del océano, erosionando el fondo marino y generando grandes acumulaciones de sedimentos, como ventisqueros.

Los científicos pudieron mapear estos fuertes remolinos a través de "roturas" en los núcleos de sedimentos que analizaron. Los sedimentos de las profundidades marinas se acumulan en capas continuas durante condiciones de calma, pero las fuertes corrientes oceánicas alteran esto, dejando un sello visible de su existencia.

Debido a que los datos satelitales que pueden mapear visiblemente los cambios en la circulación oceánica solo han estado disponibles desde hace unas pocas décadas, los núcleos de sedimentos, que ayudan a construir una imagen del pasado que se remonta a millones de años, son muy útiles para comprender los cambios en la circulación en un clima más cálido, dijo Müller a CNN.

Si el calentamiento actual causado por el hombre continúa su trayectoria actual, dijo Müller, “este efecto eclipsará a todos los demás procesos durante mucho tiempo. Pero el registro geológico todavía nos proporciona información valiosa sobre cómo funcionan los océanos en un mundo más cálido”.

Los autores sugieren que es posible que estos remolinos podrían incluso ayudar a mitigar algunos de los impactos de un posible colapso de la circulación meridional de inversión del Atlántico (AMOC, por sus siglas en inglés), una circulación oceánica crucial que funciona como una enorme cinta transportadora que lleva agua caliente desde los trópicos al lejano océano Atlántico Norte.

Los científicos han estado haciendo sonar cada vez más la alarma sobre la salud de este crítico sistema de corrientes. Se teme que incluso pueda estar mostrando signos tempranos de que está en camino de colapsar, a medida que el calentamiento global calienta los océanos y derrite el hielo, alterando el delicado equilibrio de calor y sal que determina la fuerza de la AMOC.

Un colapso tendría consecuencias climáticas catastróficas, incluida una caída rápida de las temperaturas en algunos lugares y un aumento en otros.

"Nuestro trabajo no dice nada sobre lo que le puede pasar o no a la AMOC", afirmó Müller. "Nuestro punto es, más bien, que incluso si la AMOC se detuviese, todavía hay otros procesos para mezclar el océano, aunque sus efectos serían bastante diferentes".

Se teme que una detención de la AMOC significaría que las aguas superficiales ricas en oxígeno ya no se mezclarían con aguas más profundas, lo que llevaría a un océano estancado en gran medida desprovisto de vida. "Nuestros resultados sugieren que los remolinos más intensos en las profundidades del océano en un mundo más cálido pueden prevenir ese estancamiento de los océanos", dijo.

Joel Hirschi, jefe asociado de Modelado de Sistemas Marinos en el Centro Nacional de Oceanografía del Reino Unido, que no participó en la investigación, dijo que el hallazgo del estudio sobre la existencia de un ciclo de 2,4 millones de años en los sedimentos marinos era digno de mención. La metodología es sólida y es posible un vínculo con Marte, añadió.

Pero, dijo a CNN, el “vínculo propuesto con la circulación oceánica es especulativo y la evidencia de que la circulación oceánica profunda vinculada a los remolinos es más fuerte en climas cálidos es escasa”.

Las observaciones satelitales han demostrado que estos remolinos se han vuelto más activos en las últimas décadas, pero las corrientes no siempre llegan al fondo del océano, dijo, lo que significa que no podrían evitar la acumulación de sedimentos.

Aún no está claro exactamente cómo se desarrollarán en el futuro los diferentes procesos que afectan las corrientes de los océanos profundos y la vida marina, dijeron los autores del estudio en un comunicado, pero esperan que este nuevo estudio ayude a construir mejores modelos de resultados climáticos futuros.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Vida de Hoy | Gente Feliz | 50° Aniversario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES