Porlamar
14 de julio de 2024





EL TIEMPO EN MARGARITA 28°C






La variante FLiRT amenaza con una ola de covid-19 en EE.UU.
Son ramificaciones de la variante JN.1 —todas parte de la familia ómicron más amplia— que causó la ola de este invierno. El acrónimo en el nombre se refiere a las ubicaciones de las mutaciones de aminoácidos que el virus ha adquirido
Redacción | @elsoldmargarita

Foto: CORTESÍA

La variante FLiRT amenaza con una ola de covid-19 en EE.UU., pero los expertos dicen que el riesgo es incierto. / Foto: CORTESÍA

18 May, 2024 | Atlanta. Los niveles de covid-19 están cerca de los más bajos que han estado en Estados Unidos, pero una nueva cosecha de variantes del virus amenaza una vez más con interrumpir la tendencia a la baja mientras el país se adentra en el verano.

La KP.2 —una de las llamadas variantes FLiRT— ha superado a la JN.1 para convertirse en la variante dominante del coronavirus en Estados Unidos, según datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC por sus siglas en inglés). Los datos hasta el 11 de mayo muestran que es responsable de más de un cuarto de los casos en el país, casi el doble que JN.1. Una variante relacionada, KP.1.1, ha causado alrededor del 7% de los casos, según datos de los CDC.

Las variantes FLiRT son ramificaciones de la variante JN.1 —todas parte de la familia ómicron más amplia— que causó la ola de este invierno. El acrónimo en el nombre se refiere a las ubicaciones de las mutaciones de aminoácidos que el virus ha adquirido, algunas en lugares que ayudan a evadir la respuesta inmune del cuerpo y otras que ayudan a que sea más transmisible.

"Las variantes de covid-19 están 'acumulando mutaciones que hacen una de dos cosas: o bien causan que los anticuerpos que has acumulado por vacunación o infección ya no se unan al virus —llamamos a eso escape de la inmunidad— o bien aumentan la fuerza con la que los virus se unen a las células", dijo el Dr. Andy Pekosz, virólogo de la Escuela de Salud Pública Bloomberg de la Universidad Johns Hopkins.

Este se ha convertido en un patrón familiar en la evolución del virus que causa covid-19, pero los expertos dicen que aún no sabemos lo suficiente para predecir exactamente dónde ocurrirán los cambios a continuación o cómo afectarán la forma en que el virus se propaga a través de la población.

Las mutaciones de las variantes FLiRT hacen que la mayor transmisibilidad —y una posible oleada en verano— sea una amenaza real. El covid-19 está adoptando algunos patrones estacionales, que han incluido un aumento en veranos pasados, pero el nivel exacto de riesgo para este año no está claro.

"Hemos tenido algunas variantes en el pasado que comienzan bastante fuertes y luego no dominan. Estas subvariantes podrían convertirse progresivamente dominantes, o podrían llegar a representar entre el 20% y el 40% de los casos y luego quedarse allí. Solo tenemos que esperar y ver", dijo el Dr. William Schaffner, experto en enfermedades infecciosas de la Universidad Vanderbilt. "El virus sigue estando al mando. Nos dirá qué va a hacer. Todas nuestras bolas de cristal son bastante nubladas".

La vigilancia de covid-19 ha disminuido significativamente desde que terminó la emergencia de salud pública en EE.UU. hace un año, lo que también aumenta la incertidumbre. Pero los datos disponibles son consistentes. Por ahora, la vigilancia de aguas residuales sugiere que la actividad viral es muy baja y está disminuyendo en todas las regiones del país, y las tasas de hospitalización por covid-19 siguen siendo extremadamente bajas.

"Aprendimos de los laboratorios que las variantes FLiRT parecen, hasta ahora, ser tan transmisibles como las otras subvariantes de ómicron, lo que significa que son realmente bastante contagiosas. Pero no parecen estar produciendo una enfermedad más grave o algún tipo de enfermedad distintiva desde el punto de vista de los síntomas de presentación clínica", dijo Schaffner.

Hasta el 1 de mayo, el requisito para que todos los hospitales informen datos de covid-19 al gobierno federal ha expirado. Pero el Centro Médico de la Universidad Vanderbilt de Schaffner forma parte de una red de vigilancia dirigida por los CDC que continúa rastreando tendencias en función de una muestra de hospitales que cubren aproximadamente el 10% de la población estadounidense. Las tasas de hospitalización por covid-19 han caído de casi 8 nuevas admisiones por cada 100.000 personas en la primera semana del año a aproximadamente 1 nueva admisión por cada 100.000 personas a fines de abril, según muestran los datos.

Si bien las variantes FLiRT representan algún riesgo este verano, los expertos siguen centrados en lo que podría suceder en otoño.

"Si tuviera que predecir, diría que esto podría resultar en algunos casos extras, un pequeño aumento este verano. Pero realmente se trata de qué variante esté presente cuando lleguemos al otoño", dijo Pekosz. "Probablemente en otoño deberíamos esperar ver un aumento de casos de covid. Y si tenemos una variante que tenga muchas de estas mutaciones que evitan la inmunidad, entonces el potencial en otoño de tener un aumento más grande es mayor".

El otoño y el invierno boreales representan un mayor riesgo debido a la inmunidad que se ha desarrollado en la población, dijo.

"El virus ahora necesita mejores condiciones para transmitirse, y esas mejores condiciones para transmitirse probablemente ocurrirán en otoño cuando el clima se enfríe, las personas pasen más tiempo en interiores y sean más propensas a estar en entornos donde la transmisión de virus respiratorios ocurra de manera más eficiente".

Una investigación publicada el miércoles en la revista médica JAMA es un recordatorio de la carga que covid-19 continúa teniendo en los EE.UU. Este invierno, aunque las tasas de hospitalización por covid-19 fueron mucho más bajas que en años anteriores, aún fue más mortal que la gripe. Un estudio de miles de pacientes hospitalizados encontró que el 5,7% de los pacientes con covid-19 murieron, en comparación con el 4,2% de aquellos hospitalizados por influenza. En otras palabras, covid-19 llevaba aproximadamente un 35% más de riesgo de muerte que la gripe.

Las personas que recibieron la última vacuna contra la covid-19 el otoño pasado aún pueden tener cierta protección contra las últimas variantes; esa vacuna se dirigió a una cepa diferente pero se encontró que era igualmente efectiva contra JN.1, y los expertos dicen que algunos de esos beneficios pueden extenderse a sus parientes FLiRT. Las personas que tuvieron una infección reciente —especialmente desde el inicio del año, cuando JN.1 era prominente— también pueden tener cierta protección. Pero la inmunidad disminuye con el tiempo.

En junio, el comité asesor de vacunas de la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. se reunirá para discutir recomendaciones para la versión de la vacuna contra la covid-19 que estará disponible este otoño boreal. La reunión fue pospuesta por aproximadamente tres semanas para "permitir tiempo adicional para obtener datos de vigilancia" y tener "información más actualizada al discutir y hacer recomendaciones", según una publicación en el sitio web de la agencia federal.

Por ahora, dicen los expertos, el riesgo sigue siendo relativamente bajo.

"Como con todas las cosas relacionadas con la covid, nuestra perspectiva puede cambiar en una o dos semanas. Pero en este momento, estamos realmente en un lugar muy bueno, el mejor lugar en el que hemos estado en mucho, mucho tiempo", dijo Schaffner.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Vida de Hoy | Gente Feliz | 50° Aniversario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES