Porlamar
23 de julio de 2024





EL TIEMPO EN MARGARITA 28°C






¿Qué divide y qué une a los hombres?
Pipo, dejó de oír el alboroto de las aves y caminó lentamente hasta donde estaba sentado el reportero y cuando notó que trató de descansar un poco la vista, aprovechó ese momento para preguntar
Emigdio Malaver G. / emalaverg@gmail.com /@Malavermillo

4 Jul, 2024 | El periodista Juancho Marcano, una vez que había pasado el aguacero producto del huracán Beryl, anunciado que iba a pasar muy cerca de Margarita, se dispuso a leer en la placidez del jardín, que estaba contento por el agua acariciadora de la lluvia; mientras que su perro Pipo, observaba a un par de guacharacas que cantaban y celebraban el agua caída del firmamento.

Pipo, dejó de oír el alboroto de las aves y caminó lentamente hasta donde estaba sentado el reportero y cuando notó que trató de descansar un poco la vista, aprovechó ese momento para preguntar:

- ¿Qué estás leyendo, Juancho?

- En vista de que por ahí pasa o pasó un huracán, estoy releyendo un libro de Ángel Félix Gómez, uno de los grandes escritores que tuvo esta tierra de gracia, aunque no sólo fue escritor, fue un hombre polifacético. Pero bueno este libro se llama El Huracán de 1933, del cual me hablaba, mi abuela Leticia cuando era muy niño.

- ¿Y cómo fue eso, Juancho?

- Terrible, Pipo. Eso fue el 28 de junio del año 1933. Y aunque tú no me creas, según dice el autor, en ese tiempo los agricultores estaban extrañados, pues ese año había llovido todos los meses, el día anterior fueron aguaceros tras aguaceros y en la mañana, vinieron los vientos huracanados que en este pueblo acabaron con techos de casa, con matas y animales. Para que tengas una idea, te voy a leer este pedacito del libro: “En la Tacarigua de Margarita, los campesinos no durmieron en toda la noche. Agua y más agua. Las cosechas perdidas. Los gallos no habían cantado a pesar que ya era de madrugada. Y el pavor se apoderó del pueblo al ver una gran cantidad de aves marinas en el cielo…”. Afortunadamente, Pipo, en nuestro pueblo no hubo pérdidas humanas.

- Caramba, Juancho, muy trágico y ojalá que eso no suceda más nunca. Pero ya matada la curiosidad, te quería comentar que Evaristo estuvo aquí y escuché que le dijo a la Sra. María que “el orgullo divide a los hombres y la humildad los une”, que así pensaba Sócrates. ¿Qué tú me puedes decir?

- De acuerdo, totalmente de acuerdo, dijo el periodista y se volvió a sumir en la lectura.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Vida de Hoy | Gente Feliz | 50° Aniversario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES