Porlamar
8 de diciembre de 2019





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






No solo venezolanos ricos buscan refugio en Miami
En algunos casos dejan todo en su país y viven aquí, con la ayuda de amigos, familiares, iglesias u organizaciones comunitarias. Sin visas de trabajo o residencia, esperan obtener un asilo político para trabajar y poder subsistir.
AP

Foto: AP

Frank Perozo, se fue a Estados Unidos tras recibir amenazas de muerte por haber denunciado irregularidades como miembro de mesa. / Foto: AP

15 Mar, 2014 | Miami.- Cuesta creer que Frank Perozo, un administrador de empresas que habla seis idiomas y llevaba una vida desahogada trabajando para firmas multinacionales en Venezuela, esté viviendo en una precaria casa móvil en las afueras de Miami que paga con la ayuda de amigos.

Perozo dijo que se vino a Estados Unidos con lo puesto hace cinco meses tras recibir amenazas de muerte por haber denunciado irregularidades como miembro de mesa en elecciones de 2013. Indicó que se permitía que discapacitados entrasen a sufragar acompañados por más de una persona y que a los miembros de mesa del oficialismo les permitían tener teléfonos móviles y a los de la oposición no. Antes de partir se mudó de casa, vendió su automóvil, dejó su empleo y cambió el número de su teléfono celular para evitar ser encontrado, pero aún así las amenazas siguieron.

"No es fácil vivir sabiendo que te están siguiendo. Me sentía como un ladrón, un preso, no podía hablar con nadie, no podía salir... Tenía miedo de que me mataran'', manifestó el hombre de 44 años, que ha adelgazado unos 11 kilos desde que llegó en octubre.

Perozo es parte de una nueva camada de inmigrantes venezolanos de clase media y sin demasiados recursos que vienen a Estados Unidos para escaparle a la inseguridad reinante en Venezuela, a menudo denunciando persecución política y sin el respaldo económico que tenían los connacionales que comenzaron a arribar tras la llegada de Hugo Chávez al poder en 1999.

Son mayormente profesionales y pequeños empresarios a los que se les hace cuesta arriba comenzar una vida nueva desde cero y que con frecuencia pasan grandes penurias en Estados Unidos. En algunos casos dejan todo en su país y viven aquí con la ayuda de amigos, familiares, iglesias u organizaciones comunitarias. Sin visas de trabajo o residencia, esperan obtener un asilo político que les permita trabajar para poder subsistir.

"Antes solo salían los ricos y la clase media tradicional. Ahora está saliendo la nueva burguesía y la clase media porque es mucho más difícil vivir allí'', manifestó a la AP Christopher Sabatini, director de políticas públicas del Consejo de las Américas y profesor de asuntos latinoamericanos en la Universidad de Columbia. "La mayor preocupación es la seguridad. La gente no sale a la calle, afecta su forma de vivir".

Los que emigran le huyen a una escasez crónica de alimentos básicos, una inflación del 56%, pocas perspectivas laborales y, sobre todo, la inseguridad. La convulsión política que vive Venezuela se ha intensificado en las últimas semanas, en que enfrentamientos entre manifestantes y la policía dejaron al menos 25 personas muertas y cientos de heridos.

Venezuela es uno de los países más violentos de la región, con una tasa de homicidios de 39 por cada 100.000 habitantes, según el Ministerio de Relaciones Interiores de esa nación. Cálculos del organismo activista Observatorio Venezolano de Violencia, sin embargo, indican que el 2012 terminó con un índice de 79 homicidios por cada 100.000 personas.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES